Algodoneros

Algodoneros, de James Agee

AlgodonerosEn el verano de 1936, James Agee, junto a su también amigo el fotógrafo Walker Evans, viajaron a Alabama con el objetivo de retratar la vida de los arrendatarios algodoneros, como encargo de la revista Fortune, el medio para el que el escritor trabajaba por entonces. El resultado fue un informe periodístico con un hondo calado moral que, a pesar de todo, permaneció sin publicar hasta hace poco y que la editorial Capitán Swing recupera también en español con el titulo de Algodoneros, acompañado por el lema de Tres familias de arrendatarios.

Tres familias, con sus padres y madres, con sus hijos, los niños y los que no llegaron a ser, sus casas, sus costumbres y sus labores, cuyas vidas su autor se limita a exponer a partir de diferentes perspectivas como la salud, el ocio, la educación, el trabajo, el hogar, la ropa, la alimentación o el dinero en un trabajo minucioso y arrebatador carente por completo de adornos o complementos, más allá de la elegancia de Walker Evans en cada una de sus fotografías. Porque Agee, que conoce el medio para el que trabaja, huye del sensacionalismo y acude a la verdad tal cual, completamente desnuda. Una verdad que no es bonita, y sí mucho más que incomoda, que se hace densa entre sus páginas, como ocurría entre los campos de Alabama de 1936. Y lo consigue gracias a un trabajo previo de investigación que le permita centrar su mirada en una familia media, consciente de que ni la peor, ni tampoco la mejor, de las situaciones le servirá para retratar la vida en general en el campo de los años treinta. Leer más “Algodoneros” »

El umbral de la eternidad

El umbral de la eternidad, de Ken Follet

El umbral de la eternidadTítulo: El umbral de la eternidad
Autor: Ken Follett
Editorial: Plaza y Janés
Páginas: 1.152
ISBN: 9788401342196

Terminé, se acabaron las más de mil páginas que me han llevado al final de esta trilogía de Follet que me han paseado por toda la historia de Europa, aunque ahora, en este último libro EEUU ha tenido mucho más protagonismo, ha estado mucho más presente, así como en parte Asia, ya que la Guerra de Vietnam también ha tenido sus páginas en este libro. El total de esta trilogía conocida como The Century (El Siglo), han sido 3.136 páginas, La caída de los gigantes, El invierno del mundo y este último titulado El umbral de la eternidad, han hecho las delicias de todos los amantes del estilo “Follet” ¿Se puede decir Folletianos? Queda raro, sí, muy raro.

Seguimos de la mano de las cinco familias a las que ya conocíamos; en esta ocasión ya de la mano de los Peshkov, Dewar, Von Ulrich y los Dvorkin, nietos, todos ellos, de aquellas familias rusa, inglesa, estadounidense, ruso-estadounidense y la alemana, que en esta ocasión veremos vivir separada por ese terrible muro que desde 1961 dividiría Berlín. Quizás por haber reseñado estos libros en mí quedaron ya fijadas las estirpes familiares, pero sé que muchos han tenido que refrescar la memoria, pues la distancia entre unos libros y otros, y los cambios y mezclas de las familias, algo les han despistado al principio.

Leer más “El umbral de la eternidad” »

La música del silencio

La música del silencio, de Patrick Rothfuss

La música del silencioPatrick Rothfuss es el escritor más honesto que conozco. Lo es tanto consigo mismo como con sus lectores. Lo sé por todo lo que he leído de él y sobre él, y porque he tenido la suerte de conocerlo en persona gracias al fantástico equipo ahora integrado en Penguin Random House, y puedo dar fe de su honestidad intrínseca, pero es que esta honestidad es algo que se ve en los detalles de su trabajo. En el prólogo de La música del silencio, el libro del que vamos a hablar hoy, ya deja advertido que si no has leído El nombre del viento y El temor de un hombre sabio, este no es un libro para ti. Y si no los has leído, te recomiendo que vayas a mi reseña de El nombre del viento y a la reseña de mi compañero y amigo David Tejera de El temor de un hombre sabio, y descubrirás una de las obras más interesantes de la literatura fantástica mundial.

A colación de este tema, debo decir que uno de mis principales objetivos como reseñista es indicar a qué tipo de persona puede gustarle el libro que recomiendo, ya que no creo que existan en general libros buenos o libros malos, sino que hay que encontrar el lector adecuado para cada libro. Y en este caso el trabajo es bastante sencillo: Si has leído El nombre del viento y después has saltado a El temor de un hombre sabio DEBES leer La música del silencio.

Leer más “La música del silencio” »

Juan Salvador Gaviota

Juan Salvador Gaviota, de Richard Bach

Juan Salvador GaviotaHay dos tipos de personas en el mundo: los soñadores y los realistas. Y escúchame bien: ningún progreso, ningún avance científico, ningún descubrimiento ni ninguna nueva forma de hacer las cosas ha surgido JAMÁS de la mente de una persona realista. Solo los soñadores tenemos la capacidad de cambiar el mundo, de hacer las cosas de una forma distinta a la que los realistas nos imponen día a día, de imaginar nuevas formas de pensar, de actuar, de intentar traer a la realidad aquellas cosas que solo vemos en nuestros sueños.

Y Juan Salvador Gaviota es un soñador. Quizá pensabas que las gaviotas no podían soñar, y probablemente muchas de ellas estén totalmente cerradas a la imaginación. Solo piensan en la Ley de la Bandada, en alimentarse, reproducirse y morir. Pescar y mantener el status quo es una obsesión para la mayoría de ellas, y no pueden ni imaginarse las cosas que pasan por la cabeza de Juan Salvador Gaviota. Y es que nuestro protagonista no se preocupa en exceso por las mismas cosas que los demás, y se pasa el día pensando en el vuelo. ¿Te imaginas lo fantástico que tiene que ser tener alas y poder cabalgar el viento? Pues la mayoría de las gaviotas no se dan cuenta de la suerte que tienen pudiendo volar, y se limitan a hacerlo siempre de la misma forma tal y como vienen haciendo durante generaciones.

Pero Juan Salvador Gaviota necesita mucho más que simplemente batir las alas y alimentarse. Quiere conocer todos los detalles del vuelo. ¿Puede una gaviota suspenderse en el aire sin aletear manteniéndose solo con las corrientes de aire? ¿Puede una gaviota volar más rápido que un halcón, pese a tener unas largas alas que le impiden hacer un picado? ¿Puede una gaviota transportarse en el tiempo y el espacio? ¿Cuál es el límite?

Leer más “Juan Salvador Gaviota” »

La espada de los cincuenta años

La espada de los cincuenta años, de Mark Z. Danielewski

La espada de los cincuenta añosDesde que leí La casa de hojas tengo a Mark Z. Danielewski en cuarentena, entiéndaseme bien: digamos que tengo en suspenso mi particular juicio literario sobre este autor porque siendo como es la citada obra una novela bastante buena (de hecho el compañero que la reseñó, cuyo criterio probablemente sea más de fiar que el mío propio, la considera una obra maestra), tengo mis dudas sobre si el verdadero talento del autor lo es para la narración o para el artificio y el marketing literario. Quise leer La espada de los cincuenta años para llegar a una conclusión al respecto, y ya les adelanto que no lo he logrado. Lo cual, en justicia, debe considerarse mérito suyo, porque lo es.

Si no logro entender a Mark Z. Danielewski no es porque sea un autor especialmente complicado, no creo que lo sea en absoluto, sino porque me resulta incomprensible que se decante por utilizar recursos que no sólo no aportan gran cosa a la buena historia que cuenta, sino que distrae al lector de lo esencial e incluso le irrita si es especialmente maniático, como es mi caso. Entiendo que él mismo se impide sacarle todo el partido que podría a su propio talento. Leer más “La espada de los cincuenta años” »

El armario de la ginebra

El armario de la ginebra, de Leslie Jamison

El armario de la ginebraHay libros que sorprenden desde el principio mientras que otros prefieren reservar su capacidad de sorpresa para el final, el desenlace, o para momentos especiales. Hay otros, pocos, y este “El armario de la ginebra” es uno, que sorprenden de a poquitos, que prefieren envolver al lector en sus redes para ir mostrándole sus tesoros poco a poco. En el caso de esta novela de Leslie Jamison es una opción inteligente porque sus tesoros, su belleza literaria, se expresa con mucha más fuerza cuanto más crudos son los pasajes, cuando las vidas que tan sincera y descarnadamente se nos muestran no son poéticas, ni edificantes, ni satisfactorias, ni hermosas. Todo lo que curiosamente sí es su relato. El armario de la ginebra, hasta la imagen que da forma al título es sobrecogedora cuando se nos muestra en toda su extensión, es una novela alejada de los tópicos, una de esas historias que logran que el lector se encariñe con personajes tan alejados del arquetipo del héroe literario que uno se sorprende de empatizar con ellos. No se puede decir que los demás personajes sean seres realizados, completos, en realidad todos ellos conforman una magnífica colección de personajes en mayor o menor medida disfuncionales, pero que buscan la felicidad y el amor. Y se equivocan. Se equivocan mucho. Y eso les hace tan profundamente humanos que resulta difícil escapar al sobrecogimiento que provoca la observación de sus desgraciadas vidas y sus torpes intentos de mejorarlas. Leer más “El armario de la ginebra” »

Elizabeth ha desaparecido

Elizabeth ha desaparecido, de Emma Healey

elizabeth ha desaparecido

“Elizabeth ha desparecido” no solo es el título de este libro. Es también el mantra que Maud se repite a sí misma, la frase que apunta en papelitos que va dejando por su casa (y en otros que también mete en su bolso y caen de él cuando rebusca en su interior), pero  que no recuerda haber escrito a pesar de reconocer su letra. En el bolso también tiene papeles con recetas, listas de la compra y demás… y la casa la tiene plagada de notas del tipo “nada de cocinar”, “ni siquiera huevos”, “no comprar más latas de melocotón”… Su vida es el post it del post it del post it…

“¿Cómo resuelves un misterio cuando no recuerdas las pistas?” es la frase que aparece en portada, la que te vende el libro, te inyecta el gusanillo de la intriga y también, junto a la foto de una silla vacía mirando a una ventana abierta, te aclara algo por donde pueden ir los tiros de esta novela. Y es que…¿cómo no va a querer leer una novela así un aficionado a la novela negra? ¡De cabeza!

A decir verdad la ¿desaparición? de Elizabeth no será el único misterio que Maud, de ochenta y dos años (no setenta como figura en la contraportada) tendrá que desvelar ya que a medida que vamos avanzando en la lectura somos testigos de cómo su alzheimer hace lo propio.

Olvidarse de que acabas de desayunar y volver a hacerte unas tostadas y un té, no poder seguir una conversación porque olvidas de que estabas hablando, tener la sensación de que tienes recordar algo sumamente importante y no poder hacerlo, caminar por la calle sin saber cómo has llegado hasta ahí, olvidar los nombres de las cosas… Para ella todo son, poco a poco, más y más misterios. Como para ponerse a hacer de detective…Son tantas y tantas las escenas cotidianas en las que usamos la memoria sin darnos cuenta y que nos parecen tan normales. Si a todo esto le sumamos que a Maud el tema de Elizabeth le obsesiona y que hay detalles que la retrotraen a setenta años atrás, en el Londres de después de la Segunda Guerra Mundial –cuando tiene lugar otra desaparición en su vida, la de su hermana– y que a veces confunde pasado y presente, tenemos un cacao impresionante en la cabeza de la pobre Maud.

Leer más “Elizabeth ha desaparecido” »

El combate

El combate, de Norman Mailer

El combateSi hablamos de deporte, nadie duda que el rey es el atletismo, el primero de los que el ser humano se atrevió, de forma natural, a practicar. A partir del siglo XX, por repercusión, importancia e imagen global, el fútbol se lleva el apelativo de “el rey de los deportes”. Pero si hablamos desde el punto de vista cultural, ese reinado no se le puede discutir al noble arte del boxeo. El deporte de las doce cuerdas ha inspirado desde hace décadas multitud de películas y libros, creando a su alrededor un millonario grupo de adeptos y convirtiendo a sus mejores púgiles en auténticas leyendas.

Y de este cóctel de boxeo, reyes y leyendas, el único nombre que nos podía salir es el de Cassius Clay, rebautizado como Muhammad Alí y considerados por muchos medios deportivos como el mejor deportista del Siglo XX. Para acercarnos a él nos encomendamos a Norman Mailer, genio del periodismo y uno de los profesionales del medio que mejor le conoció, regalando al mundo una de las obras literarias cumbres del pugilismo, El combate.

La figura de Muhammad Alí me fascinó en mis años universitarios, cuando me puse a leer el maravilloso Rey del Mundo escrito por David Remnick a finales de los 90. El gusanillo del boxeo se me había metido dentro, y había disfrutado también de las excelsas crónicas periodísticas de Gay Talese, otro de los representantes del “Nuevo periodismo” que tan bien representó Norman Mailer.

Leer más “El combate” »

El jilguero

El jilguero, de Donna Tartt

jilgueroTítulo: El jilguero
Autora: Donna Tartt
Editorial: Lumen, 2014
Páginas: 1152
ISBN: 9788426422439

Hace muy poco les hablaba del placer de leer despacio, placer de leer por leer arte, y el caso es que en esta ocasión les traigo una novela que se lee a ritmos cambiantes, porque es evidentemente un libro de iniciación, el protagonista es un chaval al que vamos a acompañar en su problemático crecimiento, eso le da profundidad, pero la novela es algo más que eso, es también un thriller, y eso le da ritmo.

Así pues, podríamos decir que estamos ante una novela de gran calidad, con una interesante trama y un grado de intimismo que ralentiza el ritmo sin llegar a caer en el aburrimiento, si bien, tampoco les ocultaré que de las más de mil páginas bien podrían sobrarle unas doscientas, pero por otro lado tampoco me han molestado.

Esta autora, en su día saltó a la fama con El secreto, y Un juego de niños, regresa ahora, doce años más tarde con El jilguero, una novela con la que ha conseguido el premio Pullitzer de literatura 2014. Una escritora que nos ofrece una gran obra casi cada década.

Theo Decker es un chaval de 13 años que vive con su madre, una mujer amante de las artes. Juntos están en el interior del Metropolitan Museum admirando una exposición de pintores flamencos entre los que se encuentra su obra preferida, el jilguero, de Carel Fabritius. Una explosión en el museo acabará con la vida de la madre. Theo sobrevive al atentado pero su vida cambiará radicalmente desde ese momento al quedar en sus manos la famosa obra. Un cuadro que ejercerá una mala influencia sobre el, algo así como el anillo de mi querido Bilbo Bolsón.

Leer más “El jilguero” »

Canciones de amor a quemarropa

Canciones de amor a quemarropa de Nickolas Butler

 Canciones de amor a quemarropaReconozcámoslo, la literatura es una droga, y de las fuertes. Muchos estamos enganchados, pero es tal su potencia, que la mayoría de la gente no la puede consumir en su estado más puro, y necesita “cortarla” o “diluirla”, adquiriéndola en subproductos a los que se les ha quitado una gran parte literaria y se le han añadido lugares comunes, tópicos, tramas más que trilladas y fórmulas de éxito probadas una y otra vez, dando como resultado novelas que se venden fácilmente, pero que carecen de la energía y la fuerza de la literatura auténtica.

En mi humilde opinión, la literatura auténtica es aquella que, desde la primera línea, te sumerge en la historia y te cubre completamente, provocando en primer lugar una total desconexión de la realidad, y en segundo lugar que puedas disfrutar de lo que está sucediendo en el nuevo mundo en el que ahora te encuentras, siendo un protagonista más del libro, o un espectador cercano, compartiendo emociones y pensamientos con los compañeros de viaje que el autor ha dispuesto para ti.

¿Y por qué te cuento esto? Porque mientras me adentro en las páginas de Canciones de amor a quemarropa, solo puedo pensar en lo real que me resulta todo. Me tiene todo el tiempo con las emociones a flor de piel, y voy saltando de la más profunda fraternidad, al amor en todas sus formas, al odio, a las viejas rencillas, a la nostalgia de una amistad de juventud, a la fuerza de la auténtica amistad, al egoísmo… Y todo ello con un orden, con una pureza y con una autenticidad que solo la mejor de las drogas podría ocasionar.

Leer más “Canciones de amor a quemarropa” »