La mujer de un solo hombre

La mujer de un solo hombre, de A.S.A. Harrison

la-mujer-de-un-solo-hombreLos amantes de la novela criminal estamos de enhorabuena: la editorial Salamandra ha añadido a su ya excelente oferta un nuevo sello, Salamandra Black. De momento, cuenta con cuatro títulos, y La mujer de un solo hombre es uno de ellos, quizá el más insólito, el que menos convencionalmente se pliega a las normas de la novela policiaca; sin dejar de serlo, porque lo es, se trata principalmente de una novela de gran hondura psicológica, una novela de personajes -dos, y sobre todo uno de esos dos, una mujer- y de la pareja que forman y, por extensión, de una cábala no muy alejada de la realidad, aunque algo exagerada -como corresponde a una fábula-, de lo que sucede a muchas parejas cuando, de repente, se encuentran a sí mismos preguntándose qué demonios ha pasado para que aquellos dos enamorados hayan acabado así.

Leer más “La mujer de un solo hombre” »

Lolita

Lolita, de Vladimir Nabokov

LolitaTítulo: Lolita
Autor: Vladimir Nabokov
Editorial: Anagrama
Páginas: 392
ISBN: 9788433970855

Así empieza todo:

“Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta. Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, un metro cuarenta y ocho de estatura con pies descalzos. Era Lola con pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos era siempre Lolita.”

¿Será un hándicap para poder entender o comprender el porqué para tanta gente Lolita es su novela de cabecera o la definen como obra maestra, no haberla leído en inglés?

No puedo saberlo porque yo he leído una traducción al castellano. Si bien, como en la mayoría de las traducciones, respetando en una primera lectura tanto la poesía en ingles, como todo lo que en francés él escribió. No es el primer autor que conocemos que cambia su idioma materno para continuar por el mundo de la gran literatura. Lo que sí llama la atención es el domino del doble sentido que le da en muchas ocasiones a las palabras o la composición de los nombres; no dejen de leer todas las notas a pie de página, bien en una primera lectura o en una segunda con mayor profundidad.

Es curioso que este autor ruso no me recuerde especialmente a ninguno de los viejos maestros de la literatura rusa, claro que tengo que decir que esta es la primera novela que leo de Nabokov, y me ha recordado más a algunos autores norteamericanos… O tampoco, porque la verdad es que me ha parecido sencillamente inclasificable y genial. Será por esa mezcla que al parecer su padre le leía cuando aún era sólo un niño, Los Miserables y El Quijote, ahí es nada la base del escritor.

Leer más “Lolita” »

Agatha Christie. Los cuadernos secretos

Agatha Christie. Los cuadernos secretos, de John Curran

agatha-christie-los-cuadernos-secretosEs recomendable, antes de leer Agatha Christie. Los cuadernos secretos, haber leído asimismo, si no todas, al menos sí las novelas por las que Agatha Christie se ganó su merecida fama como gran dama del suspense, no sólo porque aquí se destripan muchas de ellas, sino porque es sencillamente imposible disfrutar de este libro sin tener conocimiento -y, a poder ser, recuerdo fresco- de las obras de Christie.

Leer más “Agatha Christie. Los cuadernos secretos” »

Ritual

Ritual, de David Pinner

RitualQue una obra -en este caso, un libro- sea objeto de culto quiere decir que tiene una serie de partidarios o seguidores muy fieles. También quiere decir que es un producto minoritario. Es la cara y la cruz que tiene el hecho de hacer gala de una gran excentricidad o, si lo prefieren, de un marcadísimo estilo propio a la hora de escribir. Ritual, novela de David Pinner, se ajusta perfectamente a esa definición.

Leer más “Ritual” »

La entrega

La entrega, de Dennis Lehane

La entregaNo se trata de no pecar”, dice uno de los personajes de La entrega, “se trata de aceptar que naces caído y que la vida es un intento de redención“. Escribe pues Lehane sobre las buenas intenciones. O sobre el modo en que todo, también la literatura, tiene que ver mucho más con el fracaso que con las pequeñas o grandes victorias. Pero no siempre es suficiente con intentarlo. No lo es al menos si has nacido en el lugar donde ha nacido Bob, un barrio obrero y conflictivo de Boston, donde se entremezcla mafia, corrupción, apuestas ilegales y personajes heridos dispuestos a todo simplemente por conseguir avanzar. Algo que no parece importarle a Bob Saginowski, uno de esos tipos que no cuentan demasiado para nadie, cuando una noche después de trabajar en el bar del primo Marv, descubre un cachorro magullado en un cubo de basura. El contendor es en realidad una metáfora. Es por eso que detrás de él, como en un golpe de suerte, aparece Nadia. Días después alguien atracará el pub donde trabaja dando lugar a una serie de acontecimientos que desembocarán en otros. Supongo que algunas fronteras a veces tienen una línea muy delgada.

Así las cosas, hacía mucho tiempo que tenía ganas de leer algo de Denis Lehane. De él había oído hablar mucho, y todo bueno. Responsable de las historias de Mystic River, Shutter Island y Adiós, pequeña, adiós, es La entrega también la cuarta de sus publicaciones que se eleva hasta el séptimo arte. Una breve novela de diálogos y personajes bien perfilados que se pierden en un ambiente opresor, en divagaciones sobre la felicidad que no han conocido, la fe o sus circunstancias, donde a veces nada es lo que parece y otras es exactamente lo que es. Leer más “La entrega” »

Un millón de ruiseñores

Un millón de ruiseñores, de Susan Straight

un-millon-de-ruisenoresSi los libros fuesen alimentos y debiesen cumplir con las normas de etiquetado de éstos, la cubierta de Un millón de ruiseñores en lugar de foto de cubierta tendría una leyenda enorme que advirtiese de la ausencia de edulcorantes añadidos. Porque es una historia extraordinaria sobre la esclavitud escrita sin concesiones en la que lo más logrado, a mi entender, es que Susan Straight consigue que los personajes enfrenten la realidad con la herramientas de que disponen, que son bien pocas, lo que hace que en la mayor parte de los casos tuvieran que lidiar con la vida a base de instinto y creencias de su áfrica originaria, a las que se aferraban como único vínculo que tenían con su identidad.

Sorprende el pormenorizado escalafón étnico que regía el valor económico y por tanto las vidas de los esclavos, la cantidad de categorías. Moinette, la protagonista, además de ser mestiza es una “hija del placer”, el resultado de un rato de diversión de uno de los amos, lo que la condena a su vez a ser el instrumento animal del desahogo sexual de los blancos que así lo deseen. Pero es algo más, es una esclava que aprendió a leer y con unos ciertos rudimentos de cultura gracias a las enseñanzas de la hija de sus primeros amos. Y eso le confiere una mirada muy valiosa y una forma de entender las cosas que permite al lector entrar en la realidad descrita sin que pierda un ápice de su rudeza y su brutalidad. Leer más “Un millón de ruiseñores” »

Moby Dick

Moby Dick, de Herman Melville

Moby DickLa luz nos llega a veces de los lugares más insospechados. En el siglo XIX, por ejemplo, había que buscarla en el fondo del mar. Concretamente del aceite que se obtenía de las ballenas y que servía, entre otros productos, para proveernos de lámparas y velas. El mar era entonces, en parte sigue siendo, ese espacio del mundo ingobernable por el hombre, hipnotizante y bello pero profundamente oscuro e inestable. Herman Melville que, probablemente más por necesidad que por espíritu, se aventuró en varias travesías a bordo de un ballenero, se embarcaría tiempo después y ya en tierra firme en esta otra empresa que habría de durar cerca de dos años y que llevó el título de Moby Dick. La luz, en su caso, era el conocimiento.

El resultado es esta novela inmensa que recupera Sexto Piso en una maravillosa edición brillantemente ilustrada por el artista mexicano Gabriel Pacheco y con una nueva traducción a cargo de Andrés Barba. Una perfecta oportunidad para los que, como yo, aún tuvierais su lectura como una de las más grandes cuentas pendientes con la literatura.

Su historia, ya lo sabréis, es la de Ahab y su promesa de venganza con el colosal leviatán. A él lo conocemos de la mano de Ismael tiempo después de que este se presente con uno de los inicios más famosos de la literatura, “llamadme Ismael”, y embarque con su reciente y pintoresco amigo Queequeg como parte de su tripulación. Pero el capitán del Pequod solo ve su dolor. Que es ese vacío allí donde antes estaba la pierna que le arrancó Moby Dick. Su luz, por tanto, lo que le guía, es su rencor. O la oscuridad. Leer más “Moby Dick” »

Mr Mercedes

Mr Mercedes, de Stephen King

mr-mercedesDespués de leer Mr Mercedes, la primera incursión de Stephen King en la novela policiaca, queda clara una cosa: éste no es su género fuerte. King escribe como quiere, en eso estamos de acuerdo; lo hace rápido y bien, engancha como ningún otro autor vivo (ni muchos que ya no) y sabe contar una historia mejor que nadie que sepa juntar una frase con otra. Además, como todos sabemos, y aunque se le haya etiquetado así, Stephen King no es un escritor de novelas de terror (dijo él mismo que nunca las había considerado así), sino un escritor que escribe historias inquietantes, pero que también pueden llegar a ser conmovedoras y muy bellas (como El pasillo de la muerte y Rita Hayworth y la redención de Shawshank, por poner dos ejemplos muy conocidos y que dieron lugar a excelentes películas). Pero, por alguna razón, contar una historia sin elementos sobrenaturales con un psicópata asesino y un expolicía que quiere atraparlo no es algo que haya hecho con la misma naturalidad y el mismo acabado a los que nos tiene acostumbrados. Pero…

Pero.

Leer más “Mr Mercedes” »

Las Luminarias

Las Luminarias, de Eleanor Catton

las luminariasTítulo: Las Luminarias
Autora: Eleanor Catton
Editorial: Siruela
Traducción: Celia Montolío
ISBN: 9788416208326
Páginas: 808
Premio Man Booker Prize

 

Eleanor Catton, flamate premio Man Booker 2013, me ha sorprendido, y mucho, con esta novela que, de no saber de antemano que ella era la autora, bien podrían haberme colado Las Luminarias como un clásico decimonónico. Esta excepcional autora Neozelandesa cuenta apenas con 28 años y un futuro, imagino, de lo más prometedor, pues siendo esta su segunda novela no se ha podido poner un techo más alto, techo que sin embargo estoy absolutamente segura que logrará superar con su próxima obra. Así de lúcida y genial veo a esta autora.

Y es que les voy a ser de lo más sincera, mientras leía este libro recordaba a Wilkie Collins, y aquellas inolvidables sesiones de mi club de lectura desmenuzando a cada uno de los personajes y cada una de las versiones de los hechos de su inolvidable Dama de blanco.

Pero aun podemos ir un poco más allá, porque Eleanor les da volumen y color a los personajes, esos que quizá a Collins le quedaban demasiado blancos o negros, sin escala de color. Y supongo que ese desarrollo de los personajes bien pudiera venir de sus lecturas de la triste pero excelente literatura rusa.

Por otro lado, la mayor complejidad de las tramas y subtramas en la que nos va mostrando esa ambición que surge con la fiebre del oro en la costa de Nueva Zelanda, un territorio que a mitad del siglo XIX se pobló con muchos de aquellos que huían de la miseria, o de la justicia, o aquellos que con ánimo aventurero surcaban los mares con intención de hacer suculentos negocios entorno a ese oro que otros extraían, esa sí puede venir ya de sus lecturas infantiles, pues de los cuentos que uno lee o le leen de pequeño se van construyendo y tejiendo en la mente mil vidas y mil historias que luego se pueden combinar al gusto del escritor.

Leer más “Las Luminarias” »

La formación de Inglaterra

La formación de Inglaterra, de Isaac Asimov

La formación de Inglaterra

Siempre está bueno conocer la historia del lugar en el que uno vive, ya que, como ocurre con casi todo, analizar el origen nos ayuda a comprender el presente y reconocerse en él. Y si además tenemos la suerte de que esa historia nos la cuenten de manera sencilla pero al mismo tiempo interesante, como ocurre con Isaac Asimov en La formación de Inglaterra, entonces no podemos más que sentarnos a viajar al pasado desde la comodidad de nuestro sofá.

En agosto de 2013 fui uno más de las miles y miles de personas que, no divisando el horizonte en las hermosas tierras españolas, decidieron emigrar (por segunda vez, ya que a España llegué desde Argentina) a Gran Bretaña, más específicamente a Inglaterra, donde, decían, el trabajo sobraba; tanto mi mujer como yo, al mes de llegar, ya estábamos trabajando y poco a poco comenzamos a meternos en la cultura local, a caminar sus calles, a (intentar) hablar con sus gentes, a probar sus comidas, en fin, a conocer cómo es que viven y pasan sus días los habitantes de esta isla con tanta historia.

Leer más “La formación de Inglaterra” »