Razones para la anarquía

Razones para la anarquía, de Noam Chomsky

razones-para-la-anarquiaEl nombre de Noam Chomsky en la cubierta de un libro es un imán prácticamente irresistible, para mi leer a Chomsky siempre es un placer y no necesariamente por coincidencia de ideas, que honestamente creo que es lo de menos, sino por su brillante uso del lenguaje, su claridad expositiva, la erudición de que hace gala y la generosa y pertinente cesión de espacio a textos de otros autores que complementan sus propias argumentaciones. Es un intelectual comprometido, influyente y militante, sí, pero en sus escritos hace gala de la exigencia propia del mundo académico del que procede. La coincidencia o no con sus tesis puede que sea importante desde un punto de vista ideológico pero no lo es desde el punto de vista intelectual, es decir, conviene leer a Chomsky no para darle la razón acríticamente (eso no se debe hacer jamás) sino para reflexionar y llegar a conclusiones propias.

En el caso de Razones para la anarquía, además de esas propias razones y el aparato intelectual que las sustenta, lo que me ha llamado poderosamente la atención es la capacidad del autor para justificar las aparentes contradicciones entre los objetivos finales que se persiguen y las acciones diarias que aparentemente los contradicen pero que son necesarias. Acudir a la autoridad del estado cuando se está en contra de la autoridad del estado. Incluso de su propia existencia. Pues Chomsky es capaz de explicar esto convincentemente lo cual es de extraordinaria utilidad práctica, porque mal que bien a todos nos pasa en un momento u otro, independientemente de cuales sean nuestros principios, que debemos enfrentarnos a situaciones que en un escenario ideal resolveríamos de una manera pero que en el mundo real nos vemos obligados a afrontar de otra bien diferente. Leer más “Razones para la anarquía” »

Una isla en la luna

Una isla en la luna, de William Blake

una-isla-en-la-lunaLas virtudes de un buen libro son tantas que la única idea de sistematizarlas no ya en una reseña sino en un catálogo se antoja absurda por inabarcable, sin embargo en ocasiones se presenta la ocasión de destacar una de ellas de un libro no porque sea la más importante ni desde el punto de vista literario ni desde el académico, simplemente por el puro placer de hacerlo. Es el caso de Una isla en la luna, de William Blake, un clásico de la literatura inglesa de mediados de la década de 1780 con triple valor, el literario, el autobiográfico y el satírico. Porque es un texto terriblemente divertido. Y es este aspecto el que me llevó a iniciar la reseña hablando de destacar una virtud por encima de las demás, aun a sabiendas de que no es la mayor, y esa virtud para mi es el increíble potencial destructor de prejuicios que tiene esta edición. Más de un lector al hallarse a un volumen de esta edición se asustará pensando que es un texto para eruditos o para lectores familiarizados con la obra de William Blake, más tratándose de una edición de Cátedra. Pues déjenme decirles una cosa, el texto en sí es terriblemente divertido, ya lo dije, pero es que la introducción (entre prólogo y anexos suman 127 páginas frente a las 110 del poema en inglés y castellano, a lo que hay que sumar las notas al pie) resulta apasionante. No sólo la vida del autor, el tiempo y la obra, que se estudian en profundidad, sino que muy especialmente me ha resultado interesantísima a la vez que muy amena de leer la parte del estudio del manuscrito, el estudio caligráfico, las diferentes teorías sobre él y cómo se llega a ellas y muy especialmente el estudio de una inscripción manuscrita que bien pudiera implicar la pérdida de una parte del original, bien un gran sentido del humor del autor, William Blake. La introducción y la edición corren a cargo, justo es decirlo, de Fernando Castanedo. Leer más “Una isla en la luna” »

La naranja mecánica

La naranja mecánica, de Anthony Burgess

la naranja mecanicaTítulo: La naranja Mecánica
Autor: Anthony Burgess
Editorial: Booket
Páginas: 201
ISBN: 9788445078822

Había visto la película, y no, no había leído el libro, un tema que ya, este fin de semana he dejado solucionado. La naranja mecánica, una película que, la primera vez que la vi me dejó profundas heridas en el alma, son esas cosas que pasan cuando uno se precipita en “videar” (ver) cosas que no son apropiadas, ni mucho menos, para la edad que se tiene.

El libro me ha gustado mucho, y comprendo que fueran los propios Rolling Stones los que en primer lugar se hicieran con los derechos de esta novela. No es difícil imaginar a Mick Jagger como Alex, y al resto de la banda como sus “dragos” (Amigos) El texto de Burgess es absolutamente bestial y muy visual y también es lógico que Kubrick no dudara un momento en comprarles esos derechos para llevarla al cine. Estupenda historia también, como ven, el propio recorrido de este libro.

Muy, pero que muy interesante y recomendable, aun cuando no vayan ustedes a leer la novela (que deberían), es la introducción que el propio Anthony Burgess hace en esta edición en la que nos explica cómo nace la novela y cómo evoluciona hasta llegar a ser la súper afamada película en la que hoy todos piensan. Que de no haber sido por la película, cree el autor, que la novela ya estaría muerta y enterrada y borrada de la memoria literaria del mundo… Y yo creo que puede ser pero tampoco se puede asegurar.

Nos cuenta este interesante autor que la novela consta(ba) de tres partes, con siete capítulos cada una de ellas, si bien el editor le obligó a eliminar el séptimo capitulo de la parte tercera, y así se publicó en Estados Unidos, pero no después en Gran Bretaña que se publica completa. No obstante es la edición americana la que Kubrick llevará a la pantalla.

¿Qué diferencia hay entre leerla con o sin el capítulos final?

Leer más “La naranja mecánica” »

Llamadas desde el teléfono del cielo

Llamadas desde el teléfono del cielo, de Mitch Albom

llamadas desde el telefono del cieloTítulo: Llamada desde el teléfono del cielo
Autor: Mitch Albom
Editorial: Maeva
Páginas 344
ISBN: 9788415893363

Un día, casi por casualidad, cayó en mis manos un libro que me impactó, ese libro era Martes con el viejo profesor, una historia magistralmente contada por Mitch Albom que siempre queda en el recuerdo del lector. No es de extrañar que incluso en el Club de lectura de Springfield, ya saben el pueblo de los Simpsons, sea ese el libro sobre el que les vemos debatir.

Así que es normal que quién quedó prendada de aquél libro haya intentado encontrar en la literatura de Albom algo que se acercara a aquellos martes y a aquel viejo profesor.

Lo que sí hace a lo largo de los muchísimos libros escritos este autor, es cuestionar al lector, hacerle pensar, ponerse en un lado o en otro, posicionarse y reflexionar sobre cuestiones vitales. Eso es lo que sentí al leer “El guardián del tiempo”, aunque de ninguna manera podemos decir que estemos ante libros de autoayuda solo porque el autor intente llegar al centro de las emociones.

En este caso el autor nos cuenta que en un pueblo llamado Coldwater algunos de sus habitantes empiezan a recibir llamadas del más allá, llamadas que les realizan sus familiares más queridos. Familiares ya muertos ¿Milagro o engaño?

Leer más “Llamadas desde el teléfono del cielo” »

Leviatán

Leviatán, de Paul Auster

LeviatánPaul Auster, mi escritor de cabecera. Durante años leí frenéticamente y con ansia varias novelas suyas. Da igual la temática que tratara, todos me gustaban por igual. El escritor norteamericano me fascinó en su momento por su facilidad para crear atmósferas mágicas y personajes reales como la vida misma. Brooklyn Follies y Leviatán fueron los primeros libros que conocí de Auster con las reseñas aparecidas en varios blogs literarios (entre ellos Libros y Literatura), cuando yo todavía era un bloguero novato. El primero de ellos lo leí inmediatamente, haciéndome fan incondicional desde ese mismo momento; sin embargo, todavía no sabría explicar la razón para no haber leído el segundo, cinco años después y tras casi una decena de inolvidables lecturas del escritor de Newark.

Para Paul Auster, cualquier excusa es buena para empezar una historia. En este caso, Leviatán comienza con la muerte de una persona debido a una explosión. Todavía no se sabe la identidad del desaparecido, pero a nuestro protagonista, Peter Aaron, todo le hace indicar que el muerto en la explosión no es otro que Benjamin Sachs, el que fuera su mejor amigo años atrás. Éste es el punto de partida para narrar la historia de amistad entre Peter y Sachs, y por extensión la historia de todos los que les rodearon. Leer más “Leviatán” »

Algodoneros

Algodoneros, de James Agee

AlgodonerosEn el verano de 1936, James Agee, junto a su también amigo el fotógrafo Walker Evans, viajaron a Alabama con el objetivo de retratar la vida de los arrendatarios algodoneros, como encargo de la revista Fortune, el medio para el que el escritor trabajaba por entonces. El resultado fue un informe periodístico con un hondo calado moral que, a pesar de todo, permaneció sin publicar hasta hace poco y que la editorial Capitán Swing recupera también en español con el titulo de Algodoneros, acompañado por el lema de Tres familias de arrendatarios.

Tres familias, con sus padres y madres, con sus hijos, los niños y los que no llegaron a ser, sus casas, sus costumbres y sus labores, cuyas vidas su autor se limita a exponer a partir de diferentes perspectivas como la salud, el ocio, la educación, el trabajo, el hogar, la ropa, la alimentación o el dinero en un trabajo minucioso y arrebatador carente por completo de adornos o complementos, más allá de la elegancia de Walker Evans en cada una de sus fotografías. Porque Agee, que conoce el medio para el que trabaja, huye del sensacionalismo y acude a la verdad tal cual, completamente desnuda. Una verdad que no es bonita, y sí mucho más que incomoda, que se hace densa entre sus páginas, como ocurría entre los campos de Alabama de 1936. Y lo consigue gracias a un trabajo previo de investigación que le permita centrar su mirada en una familia media, consciente de que ni la peor, ni tampoco la mejor, de las situaciones le servirá para retratar la vida en general en el campo de los años treinta. Leer más “Algodoneros” »

El umbral de la eternidad

El umbral de la eternidad, de Ken Follet

El umbral de la eternidadTítulo: El umbral de la eternidad
Autor: Ken Follett
Editorial: Plaza y Janés
Páginas: 1.152
ISBN: 9788401342196

Terminé, se acabaron las más de mil páginas que me han llevado al final de esta trilogía de Follet que me han paseado por toda la historia de Europa, aunque ahora, en este último libro EEUU ha tenido mucho más protagonismo, ha estado mucho más presente, así como en parte Asia, ya que la Guerra de Vietnam también ha tenido sus páginas en este libro. El total de esta trilogía conocida como The Century (El Siglo), han sido 3.136 páginas, La caída de los gigantes, El invierno del mundo y este último titulado El umbral de la eternidad, han hecho las delicias de todos los amantes del estilo “Follet” ¿Se puede decir Folletianos? Queda raro, sí, muy raro.

Seguimos de la mano de las cinco familias a las que ya conocíamos; en esta ocasión ya de la mano de los Peshkov, Dewar, Von Ulrich y los Dvorkin, nietos, todos ellos, de aquellas familias rusa, inglesa, estadounidense, ruso-estadounidense y la alemana, que en esta ocasión veremos vivir separada por ese terrible muro que desde 1961 dividiría Berlín. Quizás por haber reseñado estos libros en mí quedaron ya fijadas las estirpes familiares, pero sé que muchos han tenido que refrescar la memoria, pues la distancia entre unos libros y otros, y los cambios y mezclas de las familias, algo les han despistado al principio.

Leer más “El umbral de la eternidad” »

La música del silencio

La música del silencio, de Patrick Rothfuss

La música del silencioPatrick Rothfuss es el escritor más honesto que conozco. Lo es tanto consigo mismo como con sus lectores. Lo sé por todo lo que he leído de él y sobre él, y porque he tenido la suerte de conocerlo en persona gracias al fantástico equipo ahora integrado en Penguin Random House, y puedo dar fe de su honestidad intrínseca, pero es que esta honestidad es algo que se ve en los detalles de su trabajo. En el prólogo de La música del silencio, el libro del que vamos a hablar hoy, ya deja advertido que si no has leído El nombre del viento y El temor de un hombre sabio, este no es un libro para ti. Y si no los has leído, te recomiendo que vayas a mi reseña de El nombre del viento y a la reseña de mi compañero y amigo David Tejera de El temor de un hombre sabio, y descubrirás una de las obras más interesantes de la literatura fantástica mundial.

A colación de este tema, debo decir que uno de mis principales objetivos como reseñista es indicar a qué tipo de persona puede gustarle el libro que recomiendo, ya que no creo que existan en general libros buenos o libros malos, sino que hay que encontrar el lector adecuado para cada libro. Y en este caso el trabajo es bastante sencillo: Si has leído El nombre del viento y después has saltado a El temor de un hombre sabio DEBES leer La música del silencio.

Leer más “La música del silencio” »

Juan Salvador Gaviota

Juan Salvador Gaviota, de Richard Bach

Juan Salvador GaviotaHay dos tipos de personas en el mundo: los soñadores y los realistas. Y escúchame bien: ningún progreso, ningún avance científico, ningún descubrimiento ni ninguna nueva forma de hacer las cosas ha surgido JAMÁS de la mente de una persona realista. Solo los soñadores tenemos la capacidad de cambiar el mundo, de hacer las cosas de una forma distinta a la que los realistas nos imponen día a día, de imaginar nuevas formas de pensar, de actuar, de intentar traer a la realidad aquellas cosas que solo vemos en nuestros sueños.

Y Juan Salvador Gaviota es un soñador. Quizá pensabas que las gaviotas no podían soñar, y probablemente muchas de ellas estén totalmente cerradas a la imaginación. Solo piensan en la Ley de la Bandada, en alimentarse, reproducirse y morir. Pescar y mantener el status quo es una obsesión para la mayoría de ellas, y no pueden ni imaginarse las cosas que pasan por la cabeza de Juan Salvador Gaviota. Y es que nuestro protagonista no se preocupa en exceso por las mismas cosas que los demás, y se pasa el día pensando en el vuelo. ¿Te imaginas lo fantástico que tiene que ser tener alas y poder cabalgar el viento? Pues la mayoría de las gaviotas no se dan cuenta de la suerte que tienen pudiendo volar, y se limitan a hacerlo siempre de la misma forma tal y como vienen haciendo durante generaciones.

Pero Juan Salvador Gaviota necesita mucho más que simplemente batir las alas y alimentarse. Quiere conocer todos los detalles del vuelo. ¿Puede una gaviota suspenderse en el aire sin aletear manteniéndose solo con las corrientes de aire? ¿Puede una gaviota volar más rápido que un halcón, pese a tener unas largas alas que le impiden hacer un picado? ¿Puede una gaviota transportarse en el tiempo y el espacio? ¿Cuál es el límite?

Leer más “Juan Salvador Gaviota” »

La espada de los cincuenta años

La espada de los cincuenta años, de Mark Z. Danielewski

La espada de los cincuenta añosDesde que leí La casa de hojas tengo a Mark Z. Danielewski en cuarentena, entiéndaseme bien: digamos que tengo en suspenso mi particular juicio literario sobre este autor porque siendo como es la citada obra una novela bastante buena (de hecho el compañero que la reseñó, cuyo criterio probablemente sea más de fiar que el mío propio, la considera una obra maestra), tengo mis dudas sobre si el verdadero talento del autor lo es para la narración o para el artificio y el marketing literario. Quise leer La espada de los cincuenta años para llegar a una conclusión al respecto, y ya les adelanto que no lo he logrado. Lo cual, en justicia, debe considerarse mérito suyo, porque lo es.

Si no logro entender a Mark Z. Danielewski no es porque sea un autor especialmente complicado, no creo que lo sea en absoluto, sino porque me resulta incomprensible que se decante por utilizar recursos que no sólo no aportan gran cosa a la buena historia que cuenta, sino que distrae al lector de lo esencial e incluso le irrita si es especialmente maniático, como es mi caso. Entiendo que él mismo se impide sacarle todo el partido que podría a su propio talento. Leer más “La espada de los cincuenta años” »