Matar a un ruiseñor

Matar a un ruiseñor, de Harper Lee

matar-a-un-ruiseñorEl premio Pulitzer que ganó (con total merecimiento) Harper Lee por Matar a un ruiseñor y, más aún, sus cifras de ventas y el hecho de que lectores de todo el mundo la tengan entre sus novelas favoritas viene a corroborar que la mayoría de los lectores prefiere historias sencillas, de sujeto, verbo y predicado, sin grandes alharacas formales, sin juegos de palabras, sin rompecabezas que ensamblar ni competiciones de ingenio en la que verse envueltos frente a frente con el autor del libro (a qué negar que muchas novelas son pura estrategia por parte de autores que necesitan demostrar una presunta superioridad intelectual con respecto a su lector); y, yendo más allá, que prefiere, sobre todo, historias con alma y corazón por encima de aquéllas que se presentan a sí mismas como “indispensables”. Porque, digámoslo claramente y sin rodeos: Matar a un ruiseñor es una de las mejores novelas que uno puede tener el placer de leer en toda su vida.

Leer más “Matar a un ruiseñor” »

Los crímenes del monograma

Los crímenes del monograma, de Sophie Hannah

los-crímenes-del-monogramaSe suele calificar la obra de Agatha Christie como literatura ligera o popular -en el sentido más peyorativo del término; poco exigente intelectualmente y sólo capaz de proporcionar una satisfacción momentánea (como si eso fuera poco, por otro lado)-, y su estilo provocan aparente desdén; sin embargo, algo tendrá de especial su obra cuando es tan difícil de imitar, no digamos de superar, en cuanto a ingenio, pistas falsas, creación de suspense y redondez de la resolución final. Quien haya leído y aprecie a Christie sabe que la de Torquay sigue siendo la vara de medir en todos esos estándares y en algunos más.

Leer más “Los crímenes del monograma” »

Hijos de hombres

Hijos de hombres, de P.D. James

hijos-de-hombres¿Cómo se imaginan el fin de la humanidad? ¿A lo grande, con bombo y platillo y banda de pífanos, como por ejemplo, aniquilados por una invasión de zombis, o por explosión de la Tierra o impacto de ésta con un meteorito gigante? Ésta parece la fantasía preferida por los libros, el cine y los videojuegos, pero no parece la opción más verosímil. Mucho más lo es el escenario distópico ideado por P.D. James: un día, los hombres y mujeres se dan cuenta de que ya no pueden reproducirse, de que ya no nacen más bebés. El sueño de muchas personas -poder practicar sexo sin temor a un embarazo- se ha cumplido, pero ha devenido pesadilla. Los seres humanos ya saben cuántas generaciones quedan hasta la que será la última, y se preparan, cada uno a su manera, para la despedida final.

Leer más “Hijos de hombres” »

Peyton Place

Peyton Place, de Grace Metalious

peyton-placePueblo pequeño, infierno grande, advierte la sabiduría popular, y Grace Metalious, la (malograda) autora de Peyton Place, hizo suya esa máxima. Fue así como dio vida a Peyton Place, una especie de Macondo de la trash lit norteamericana (que, en realidad, suena mejor y -creo- es más fiel a la realidad que “literatura basura”, cosa que no considero que sea Peyton Place, de lo contrario no estaría recomendándola aquí); si bien quizá es más correcto decir que es una especie de Saint Mary Mead, a juzgar por lo que allí nos aguarda.

Leer más “Peyton Place” »

La invasión de los marcianitos

La invasión de los marcianitos, de Martin Amis

la-invasion-de-los-marcianitosUno nunca sabe qué motivos pueden llevar a un autor a repudiar una obra suya (o a denegar el permiso para que se reimprima, para ser exactos) pero coincido con la apreciación de José Antonio Millán, el prologista, cuando dice que ése único hecho ya dota a la obra en cuestión en un interés superior al que tendría por sí misma, un valor añadido. En el caso de Martin Amis y La invasión de los marcianitos resulta especialmente incomprensible porque aporta al autor, que digamos que es mucho más brillante que popular, de una dosis de, por así decirlo, humanidad que le viene francamente bien. Amis es un gran autor, de más está decirlo, aunque recientemente haya padecido una polémica un tanto extraña sobre la que prefiero reservarme mi opinión. Hace un tiempo lo leía mucho y es obligado reconocer que tiene obras excepcionales, pero La invasión de los marcianitos es un caso diferente, no pretende ser grande ni trascendente, no pretende contar una historia especialmente ambiciosa sino únicamente hablar sobre su afición a los videojuegos, en una época en la que aquí les llamábamos maquinitas o marcianitos y era algo que se jugaba en los bares y sobre los que ni el más optimista de sus seguidores habría ni tan siquiera soñado que alcanzarían el nivel de desarrollo tecnológico y la dimensión económica y cultural que han logrado en nuestros días. Bueno, tal vez Martin Amis sí. Y sin embargo sospecho que aquellos primitivos space invaders, pacman, etc impresionaban más a nuestros ojos inocentes que esas obras maestras de la técnica que se pueden ver hoy en día. Leer más “La invasión de los marcianitos” »

La mujer de un solo hombre

La mujer de un solo hombre, de A.S.A. Harrison

la-mujer-de-un-solo-hombreLos amantes de la novela criminal estamos de enhorabuena: la editorial Salamandra ha añadido a su ya excelente oferta un nuevo sello, Salamandra Black. De momento, cuenta con cuatro títulos, y La mujer de un solo hombre es uno de ellos, quizá el más insólito, el que menos convencionalmente se pliega a las normas de la novela policiaca; sin dejar de serlo, porque lo es, se trata principalmente de una novela de gran hondura psicológica, una novela de personajes -dos, y sobre todo uno de esos dos, una mujer- y de la pareja que forman y, por extensión, de una cábala no muy alejada de la realidad, aunque algo exagerada -como corresponde a una fábula-, de lo que sucede a muchas parejas cuando, de repente, se encuentran a sí mismos preguntándose qué demonios ha pasado para que aquellos dos enamorados hayan acabado así.

Leer más “La mujer de un solo hombre” »

Lolita

Lolita, de Vladimir Nabokov

LolitaTítulo: Lolita
Autor: Vladimir Nabokov
Editorial: Anagrama
Páginas: 392
ISBN: 9788433970855

Así empieza todo:

“Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta. Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, un metro cuarenta y ocho de estatura con pies descalzos. Era Lola con pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos era siempre Lolita.”

¿Será un hándicap para poder entender o comprender el porqué para tanta gente Lolita es su novela de cabecera o la definen como obra maestra, no haberla leído en inglés?

No puedo saberlo porque yo he leído una traducción al castellano. Si bien, como en la mayoría de las traducciones, respetando en una primera lectura tanto la poesía en ingles, como todo lo que en francés él escribió. No es el primer autor que conocemos que cambia su idioma materno para continuar por el mundo de la gran literatura. Lo que sí llama la atención es el domino del doble sentido que le da en muchas ocasiones a las palabras o la composición de los nombres; no dejen de leer todas las notas a pie de página, bien en una primera lectura o en una segunda con mayor profundidad.

Es curioso que este autor ruso no me recuerde especialmente a ninguno de los viejos maestros de la literatura rusa, claro que tengo que decir que esta es la primera novela que leo de Nabokov, y me ha recordado más a algunos autores norteamericanos… O tampoco, porque la verdad es que me ha parecido sencillamente inclasificable y genial. Será por esa mezcla que al parecer su padre le leía cuando aún era sólo un niño, Los Miserables y El Quijote, ahí es nada la base del escritor.

Leer más “Lolita” »

Agatha Christie. Los cuadernos secretos

Agatha Christie. Los cuadernos secretos, de John Curran

agatha-christie-los-cuadernos-secretosEs recomendable, antes de leer Agatha Christie. Los cuadernos secretos, haber leído asimismo, si no todas, al menos sí las novelas por las que Agatha Christie se ganó su merecida fama como gran dama del suspense, no sólo porque aquí se destripan muchas de ellas, sino porque es sencillamente imposible disfrutar de este libro sin tener conocimiento -y, a poder ser, recuerdo fresco- de las obras de Christie.

Leer más “Agatha Christie. Los cuadernos secretos” »

Ritual

Ritual, de David Pinner

RitualQue una obra -en este caso, un libro- sea objeto de culto quiere decir que tiene una serie de partidarios o seguidores muy fieles. También quiere decir que es un producto minoritario. Es la cara y la cruz que tiene el hecho de hacer gala de una gran excentricidad o, si lo prefieren, de un marcadísimo estilo propio a la hora de escribir. Ritual, novela de David Pinner, se ajusta perfectamente a esa definición.

Leer más “Ritual” »

La entrega

La entrega, de Dennis Lehane

La entregaNo se trata de no pecar”, dice uno de los personajes de La entrega, “se trata de aceptar que naces caído y que la vida es un intento de redención“. Escribe pues Lehane sobre las buenas intenciones. O sobre el modo en que todo, también la literatura, tiene que ver mucho más con el fracaso que con las pequeñas o grandes victorias. Pero no siempre es suficiente con intentarlo. No lo es al menos si has nacido en el lugar donde ha nacido Bob, un barrio obrero y conflictivo de Boston, donde se entremezcla mafia, corrupción, apuestas ilegales y personajes heridos dispuestos a todo simplemente por conseguir avanzar. Algo que no parece importarle a Bob Saginowski, uno de esos tipos que no cuentan demasiado para nadie, cuando una noche después de trabajar en el bar del primo Marv, descubre un cachorro magullado en un cubo de basura. El contendor es en realidad una metáfora. Es por eso que detrás de él, como en un golpe de suerte, aparece Nadia. Días después alguien atracará el pub donde trabaja dando lugar a una serie de acontecimientos que desembocarán en otros. Supongo que algunas fronteras a veces tienen una línea muy delgada.

Así las cosas, hacía mucho tiempo que tenía ganas de leer algo de Denis Lehane. De él había oído hablar mucho, y todo bueno. Responsable de las historias de Mystic River, Shutter Island y Adiós, pequeña, adiós, es La entrega también la cuarta de sus publicaciones que se eleva hasta el séptimo arte. Una breve novela de diálogos y personajes bien perfilados que se pierden en un ambiente opresor, en divagaciones sobre la felicidad que no han conocido, la fe o sus circunstancias, donde a veces nada es lo que parece y otras es exactamente lo que es. Leer más “La entrega” »