VICTORIA

Victoria, de Fernando Rivarés

VictoriaTítulo: Victoria
Autor: Fernando Rivarés
Editorial: Tropo Editores
Páginas: 229
ISBN:9788496911894

Había leído hace ya un par de meses este estupendo libro de Fernando Rivarés, un conocido periodista y famoso personaje de la vida cultural aragonesa, y ahí estaba, en mi memoria, esperando que se aclarara un poco el panorama político nacional para venir y hablarles de él. Y no porque el libro hable o no de política, pues al fin y al cabo la vida, política es, y a nadie como a mí le gusta tanto sentarse a hablar y arreglar el mundo en torno a unas cervecitas o unos cafés o tes calientes si se tercia. Así pues, ni el hecho de que el autor sea en la actualidad concejal del Ayuntamiento de Zaragoza, ni que sigamos sin saber quien y como gobernará este país, no puede ser ya motivo suficiente para que yo no les hable de Victoria, este libro que tan buen sabor de boca me ha dejado.

Estábamos, cuando lo adquirí, en plena campaña electoral, así que pospuse su lectura y justo el día después de las elecciones empecé la tarea.

Recuerdo que inicié el libro con cierta inseguridad, nada había leído del autor porque es esta su primera novela, pero ese no era el problema, ustedes saben que no hay nada que me guste tanto como descubrir una buena historia sin tener en cuenta al autor o autora que me la ofrece, novel o consagrado, lo que queda es la obra, y si queda algo de ella, algo quedará también de quien la escribe. La inseguridad venía porque ya había oído hablar de ella, incluso al propio autor, y tenía la sensación de que algo bueno me esperaba pero no quería ponerle muy alto el listón para no sentirme decepcionada, y si eso sucedía ya no podría venir a hablarles de Victoria.

Una novela en la que, a lo largo de dos siglos, el autor nos mostrará unas pinceladas de la historia a través de una generación de mujeres que compartirán nombre y estirpe: Victoria.

Una historia de mujeres que, como dice el propio Rivarés, es la historia del mundo.

Así acababa el capítulo primero y acaba también mi titubeo y mi desconcierto…Ya que es el largo capítulo segundo el que da al libro toda su fuerza lírica y visual. Impresiona, y deja al lector amante de las fuertes emociones y vivas sensaciones, absolutamente entregado. Allí conocemos a nuestra primera Victoria, una mujer inquieta con la que compartiremos otra visión sobre ese episodio nacional. Nos vamos a la Zaragoza de 1808.

Victoria es una mujer apasionada, inteligente, atenta, inquieta … y nos cuenta que: “Un vecino decía esta mañana que a los españoles nos gustan las cadenas. En el barrio aseguraban que era forastero y lo han apaleado, … mientras le pegaban hablaba de ignorancia…”. Ella no quería ser ignorante y será por ello que entre la miseria y la incultura escuchaba a quienes hablaban de Goya, de igualdad, libertad y fraternidad, y de Voltaire, y como no, de su Cándido. Y Cándido la va atrapando de la misma manera en la que el libro nos va atrapando a los lectores.

“La cuarta mañana el sol lució un poco.
Era sábado.
Los sábados siempre sale el sol. “No hay sábado sin sol, soltera sin amor ni viuda sin consuelo”, dice el viejo refrán…”

Y conocerá a José Martí, y en el capítulo tercero viajaremos a La Habana, es 1895. Ya saben como me gusta el tema de la masonería que también asoma por nuestra historia. Y avanzamos Victoria tras Victoria hasta el capítulo cuatro, Sierra de Albarracín. 1941.

Guerra tras guerra, en la que las mujeres se hacen fuertes pero nunca ganan… ¿O si?

¿Quién gana en una guerra?

Nadie. Y las mujeres menos que nadie…

¿Nadie? Bueno, algunos sí que ganan…

Zaragoza 1972.

“¿Qué le pasa a una mujer que se supone que ha de saber ser todo dulzura, virtud y belleza, cuando tiene cincuenta años y no le dan menos de sesenta y cinco; cuando sus manos están ajadas por el dolor y la lejía, su pelo es un estropajo rancio, herido por el jabón barato de lavar platos? …”

Rivarés me sorprende página a página, y las Victorias me han ido ganando el alma. Y yo también quiero creer, como ya le escuchara decir al propio autor, que “el futuro o es mujer o no será”.

Este es el lento camino de la libertad.
Ese día a día
en el que pagamos sin protestar
nuestro peaje… De ser mujer

Eso sí, con tantos compañeros que se van arrimando a este carro de lucha por la igualdad, será un poco más fácil.

Susana Hernández

4 pensamientos en “VICTORIA

    • Saramago se preguntaba muchas cosas y eso me gustaba de él. Leyendo este libro también te obligas a preguntarte si ciertas derrotas podrían habernos ido bien… Quien lo sabe! Eso sí, querida Anabel, en la historia ha habido siempre mujeres que no han pasado a la historia pero sin las que la historia no hubiese sido posible. Mujeres tan fuertes y tan inteligentes como tú. El libro te gustará, sin duda!

  1. Algunos libros hay de recorrido de la historia a través de la descripción de mujeres poderosas, pero no sé si había alguno tan castizo como éste, tan de tu tierra.
    Como me fío de ti, y haces muy bien lo de contagiar cuando algo te gusta , me llevaré a todas estas Victorias.
    Lo del futuro o es mujer o no será, siempre me ha gustado . Si cambiasen un poco los valores que sostienen la sociedad por los femeninos igual la cosa sería bien distinta, aunque para esto lo femenino tiene que liberarse un poco de los valores que sin ser conscientes las conforman. Yo creo que la mujer todavía no se muestra tal cual es, como decía Jelinek.

    • Como le decía a Anabel, hay muchas mujeres que no han pasado a la historia pero que sin ellas la historia no habría sido posible. Ya sabes ese juego de adivinar personajes al que jugaba de pequeña y decías: Mujer, famosa, inteligente y ya era Marie Curi. Si era Santa, pues Teresa de Jesús. Es lo que había jajaja

      El caso es que está claro que la historia debe estar llena de historias de mujeres que han estado ahí, haciendo avanzar este mundo, y eso es lo que hace Rivarés, hablarnos de ellas 😉

      Sé que te gustará, porque también formarás parte de la historia de las mujeres fuertes 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *