Ajo y el vampiro

Reseña del libro “Ajo y el vampiro”, de Bree Paulsen

Ajo y el vampiro

A ver, para luchar contra un vampiro necesitamos tener a mano estacas, cruces, agua bendita y… ¿qué más? Se me olvida algo… ¡Ah! ¡Sí! Ajos. Ni más ni menos que una buena cabeza de ajo para espantar a los vampiros. Pero, ¿y si el ajo es asustadizo, reservado y tímido? ¿Y si al ajo le da miedo salir de su zona de confort para enfrentarse contra un señor vampiro? 

Editorial tradicional y autopublicación Libros y Literatura

Pues justamente esa es la premisa de la que parte la original y divertida novela gráfica que hoy os traigo: Ajo y el vampiro, de Bree Paulsen. Con esta historia me estreno con el sello Mab Graphic, perteneciente a Urano. Ya le tenía el ojo echado a otras novelas gráficas que ha sacado este sello, pero con esta no me he podido resistir: un castillo, una bruja, un vampiro y unas hortalizas que hablan. Sin lugar a dudas, la novela me llamaba a gritos. 

Iré al grano. Ajo es un ajo parlante, como Zanahoria y Apio. Pero Ajo es un desastre. Siempre llega tarde al trabajo y vive asustada y acomplejada. Su autoestima está por los suelos. Sin embargo, todo cambia el día que descubren que en un castillo cercano hay vida, y esa vida puede ser la de un vampiro que igual está sediento de sangre y quiere apoderarse del mundo. 

Pero claro, ¿a qué le temen los vampiros? ¡Al ajo! Por eso y a pesar de los lloros y protestas de nuestra protagonista, todos consideran que Ajo y solo Ajo será capaz de vencer al vampiro. ¿Podrá Ajo superar sus miedos y lanzarse a la aventura con tal de salvar a la humanidad? 

La verdad es que Ajo es uno de los personajes más entrañables con los que me he encontrado. La pobre es descuidada, olvidadiza y todo le sale mal. Es insegura y tiene miedo de que su jefa, la bruja Agnes, y otros compañeros, la regañen y se burlen de ella. A mí me han dado ganas de abrazarla y mimarla.

Y es que como Ajo hay mucha gente. Personas con baja autoestima que temen no hacer las cosas bien y que viven a merced de la opinión de los demás. Eso pasa en gran parte porque hay personas que desde niños han tenido carencias afectivas y no se les ha prestado la atención requerida ni se han valorado sus logros. 

No obstante, tal y como se nos muestra en el libro, la amistad es algo muy importante que puede lograr que nosotros cambiemos y confiemos más en nosotros mismos. 

Eso ocurre con Zanahoria y con la bruja Agnes, que apoyan a Ajo y ven las cosas buenas que hay en ella. La empujan a buscar su camino y a que deje salir a la luz su valor. 

¡Qué bonita historia! Una novela gráfica ideal para leerla con hijos, sobrinos o alumnado. Os aseguro que a los niños y adolescentes les encantará tanto o más que a nosotros, los adultos. Y lo mejor es que esta historia, como os he dicho, transmite mensajes relevantes y necesarios. No solo fomenta la confianza en nosotros mismos y la amistad, sino que también nos habla de los prejuicios, de las falsas apariencias y de juzgar sin conocer. 

¿Por qué un vampiro debe ser malvado y sangriento? Pues eso mismo. No todos los vampiros tienen que ser malos, pero si todo el mundo lo piensa, la minoría se ve arrastrada por esa opinión y acaba dejándose llevar por esa idea. 

¿Has escrito un libro y quieres que lo leamos?

Eso le ocurre a Ajo. Sin embargo, hay veces que las personas no son como nos habían hecho creer. Son únicas, diferentes, y normalmente se abren a los demás si nos molestamos en poner un poquito de nuestra parte y escuchamos lo que esconden dentro. 

En resumidas cuentas, Bree Paulsen nos regala una preciosa historia de autoestima, amistad y prejuicios. Todo con una ambientación Halloweenesca que nos hace disfrutar de las lúgubres viñetas y las expresivas ilustraciones de Ajo y su entorno para demostrarnos que todo es posible en este mundo si le ponemos ganas y empeño y no dejamos que gente tóxica y cobarde nos arrincone. Todo es posible, incluso lo que pueda pasar entre Ajo y el vampiro

Deja un comentario