Publicado el

Nada se opone a la noche, de Delphine de Vigan

Nada se opone a la noche

Escribir siempre implica elegir. Se elige lo que se quiere contar pero, sobre todo, se escoge la manera. Dos personas pueden narrar la misma historia de formas muy distintas. La forma puede suponerlo todo, puede hacer que te enamores de ella o que la odies, que te sientas identificado o que te deje frío como un témpano. Que encuentres la verdad o no. Porque las palabras, eso lo sabemos todos muy bien, son armas que se pueden utilizar de infinitas maneras. Se pueden usar para calmar, para hacer soñar, para intimidar, para apoyar y también se pueden usar para herir.…

Lee la reseña completa