Publicado el

La sociedad de los dragones de té, de Katie O’Neill

La sociedad de los dragones de té

Hubo un tiempo en España en que pedías un té y el camarero, rezongando, calentaba agua con la máquina del café, metía dentro la bolsita de la sempiterna marca y una rodaja de limón, y te servía todo ello en un vaso de leche y tapado con un platito. Afortunadamente, los tiempos han cambiado, se ha desterrado el limón y el platito, y ya no es tan difícil encontrar un sitio donde puedas preguntar qué tipos de tés tienen sin que el camarero se te quede mirando estupefacto. Cuentan algunos que incluso existen lugares donde uno puede entregarse a la…

Lee la reseña completa