Categorías
Cómics y novela gráfica Libros de Aventuras Libros de Fantasía Libros de Literatura extranjera Libros Ilustrados Literatura infantil y juvenil Nicke Planeta Cómic Reseña

Beyond the clouds n° 01: La chica que cayó del cielo, de Nicke

Beyond the clouds: La chica que cayó del cieloVives en una ciudad cubierta por el humo con cielos amarillentos y sucios. La industria es próspera, pero tú estás cansado de ser solo un mecánico. Quieres aventuras como las que hay en los libros que lees. Y por fin un día aparece una chica que lo cambia todo. Una chica misteriosa a la que le falta un ala y no recuerda nada. Sin duda, la aventura más grande está a tu alcance. 

¿Qué tipo de libro puede ofrecernos este argumento? Yo diría que uno infantil o juvenil, una novela corta —o quizás larga—, o a lo mejor no es un libro y es un juego de rol. La verdad es que lo que menos hubiera imaginado es que esa sinopsis perteneciera a un manga. Pero precisamente eso hizo que levantara las cejas al descubrirlo y me picara la curiosidad.

Los que me conocéis ya sabéis que soy aficionada a los shōjo, pero en este caso me he animado con este shonen titulado Beyond the clouds: La chica que cayó del cielo, de Nicke. No me pude resistir a ese mundo steampunk mezclado con fantasía dentro de un manga.

Y es que para mí un manga siempre es una lectura rápida y segura, que pocas veces me decepciona, perfecta para hacernos desconectar de otros géneros e ideal para colarse entre lecturas más densas.

En este que hoy os traigo tenemos a Théo, un soñador que se resiste a abandonar sus sueños, que no quiere olvidarse de su imaginación. Y Nicke, la autora, nos cuenta su historia de una forma muy poética y bella. Théo combina el altruismo con el poder de la lectura, porque los libros han sido y son su salvación, y por eso introduce a Mia, la chica alada caída del cielo, en la magia que rebosan para sacarle una sonrisa y ver brillar sus ojos.

Un gran acierto el de la mangaka mostrarnos los libros como amigos, como apoyo, como vía de escape para ser nosotros mismos y para liberar nuestros sueños, ya que cuando somos pequeños nos permitimos leer para transportarnos a otros universos, pero a medida que vamos creciendo, los sueños se quedan dormidos y cuando queremos darnos cuenta ya no somos capaces de encontrar el camino para despertarlos.

Igual que le ocurre a Mia, un personaje que me ha resultado muy especial por sus dos facetas: un lado tierno e inocente y otro letal y lleno de poder. Mía ha perdido sus recuerdos y no conoce el camino para encontrarlos, pero gracias a la bondad, la amistad, la generosidad y la solidaridad de Théo y los suyos, todo será más fácil.

Precisamente esos conceptos son los que definen la relación entre nuestros protagonistas. ¡Cómo me ha emocionado ser testigo de esa relación tan bonita que se establece entre ellos! Y lo curioso es que a simple vista los dos son diferentes: él un mecánico huérfano, ella una chica alada sin memoria. Sin embargo, a medida que pasan los días, los dos se dan cuenta de que ambos se han sentido solos y perdidos en el mundo, pero gracias al buen corazón de algunas personas ahora son queridos.

Y ya por último me gustaría hablar de la belleza que encontramos en cada viñeta. Una belleza única que no he visto en otros manga, pues las sombras, las líneas y los detalles marcan la diferencia y cobran sentido en cada capítulo. Esa elegancia me ha trasladado, como su título indica, a ese lugar más allá de las nubes. Un lugar que, como podemos apreciar tanto en la cubierta como en la contraportada, parece bañado en tonos pastel bailando en acuarela.

En resumidas cuentas, Beyond the clouds: La chica que cayó del cielo es tristeza y es esperanza. Tristeza porque siempre habrá gente que intentará sacar provecho de los que son diferentes; y esperanza por un mundo donde las diferentes especies, humanoides, alados, elfos y animales, puedan vivir en armonía.

Es un primer tomo novedoso y singular que promete muchas sorpresas de la mano de Théo y Mia. Es una historia que nos habla de la pena que sentimos por haber perdido esa parte nuestra infantil, soñadora y atrevida. Esos sueños que si no los agarramos fuerte se evaporarán, pero que si los guardamos en un rincón de nuestro corazón y no nos olvidamos de ellos, estarán dispuestos a salir en el momento menos pensado para devolvernos la imaginación perdida y la ilusión por un mundo mágico y repleto de fantasía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *