Publicado el

Diccionario Akal de la homofobia

Diccionario Akal de la homofobia

Diccionario Akal de la homofobia, de Varios Autores

Diccionario Akal de la homofobia

Permítanme, desde un principio, empezar con una definición de la palabra que aquí nos ocupa. Según la RAE, homofobia sería una aversión obsesiva hacia las personas homosexuales. Partiendo de esa base, queda claro que el término fobia, en este caso, no significa miedo alguno, sino simplemente una actitud de rechazo que, como la misma definición dice, es producto de una obsesión en contra de todas aquellas personas que, por vayan ustedes a saber qué motivos (no soy el indicado para extraerlos) se sienten atraídos, quieren, se enamoran, sienten en su interior amor por personas del mismo sexo. Y precisamente porque un servidor no entiende muy bien dicha aversión, está aquí ante ustedes, intentando explicar cuáles son los orígenes de esta palabra malsonante, de esta palabra que con sus nueve letras ha causado tantos estragos, tantas muertes, y tanto aislamiento a unas personas que, valga la redundancia, son solamente eso: personas.

Se encuentran ante un diccionario, pero no como los de toda la vida, que se centra en uno de los términos más usados en la actualidad, una de esas palabras comodín que se usan para explicar un fenómeno social que, sin razón aparente, hace que las personas se crean con el derecho a maltratar a otras simplemente porque, y permítanme la licencia romántica, cómo se dice en la película Mucho más que amigos (1998): no se trata de tenerlo todo. Se trata de encontrar a la persona adecuada y hacer que funcione.

Akal ha sido siempre una editorial que me ha llamado la atención. Parte de su bibliografía se cuenta entre mis estanterías. Por ello, a raíz de la sentencia del Constitucional sobre la legitimidad del matrimonio homosexual y las críticas que se suscitaron por ello, decidí leer este “Diccionario Akal de la homofobia” para poder entender, de alguna manera, cuáles eran los mecanismos que surgían a la hora de pronunciar frases con el mayor odio que he escuchado en mucho tiempo. Uno se pregunta muchas veces qué es lo que sucede en casos de violencia, intolerancia o simple rechazo, ante alguien que es diferente a nosotros. Y la pregunta que me suscita siempre es: ¿Diferente en qué? Gracias a la labor minuciosa de los autores que aparecen en este libro el lector puede hacerse una idea general del panorama social, político y psicológico que el colectivo homosexual se ha tenido que encontrar a lo largo de la Historia. Y créanme, resulta verdaderamente desolador, darse cuenta de que durante tantos años, durante miles de años de Historia en el que podríamos haber avanzado con pasos de gigante, uno observa que realmente estamos a años luz de encontrar una normalización para todo el mundo. El “Diccionario Akal de la homofobia” nos enseña cómo, desde el aparato político que nos ha gobernado, hasta la publicidad de años lejanos y rancios, se jugaba con la vida, con los sentimientos, con la pasión que algunas personas han decidido compartir con su mismo sexo. Por ello, y mientras leía ávidamente esta clase magistral de ensayo literario, pregunté a algunos amigos qué era lo que realmente habían tenido que vivir en sus carnes, qué les había quitado o dado la homofobia en todos estos años. Mi sorpresa fue cuando, hace poco, en una de esas conversaciones que suelo acompañar con un café removido lentamente con una cucharilla, uno de mis amigos me dijo: a mí lo que me sorprende es que todavía nos pregunten si somos homosexuales o heterosexuales. Yo, ante todo, soy Pablo. Eso, Sergio, también es una forma de homofobia aunque no haya violencia de por medio. Y yo me despedí de él con un abrazo, por esas sabias palabras, y sin duda, por las que se habría tenido que callar a lo largo de su vida.

Perdonen si me he ido por los cerros de Úbeda, pero creía necesario transcribir esta conversación. Más allá de ello, Akal ha conseguido reunir en un mismo volumen algunas de las voces más claras, más transparentes, que pudiera tenerse sobre una cuestión que siempre ha surgido en las sociedades: el rechazo. Sigo pensando que,  hoy en día, la palabra homofobia se utiliza con demasiada facilidad, desvirtuando el significado de lo que realmente es. Por ello, nunca sobrarán en la literatura, libros como este que he tenido entre mis manos y que me recuerdan, una y otra vez, que todos somos diferentes sí, pero que tenemos el mismo derecho a que nos respeten.

Un comentario en “Diccionario Akal de la homofobia

  1. Vale ya con lo de la “homofobia”, yo soy conservador, no estoy a favor de los gays, pero no por eso les doy palizas, cada cual que viva su vida.

    El término “homofobia” no se utiliza para hablar de un grupo de personas, se utiliza para perseguir a la gente que opina distinto.

    Al igual que antes los gays eran perseguidos ahora lo somos los que opinamos distinto a los gays o defensores de gays.

    Sea la persecución que sea, siempre está mal perseguir a la gente, pero bueno… seguid leyendo estos libros hipócritas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *