El bebé es mío

Reseña del libro “El bebé es mío”, de Oyinkan Braithwaite

El bebé es mío

Hace apenas dos años no tenía ni idea de quién era Oyinkan Braithwaite, pero entonces llegó a mí Mi hermana, asesina en serie, un libro que todavía no sé muy bien por qué escogí, puesto que la novela negra no está entre mis géneros favoritos, pero del que todavía hoy guardo muy buen recuerdo. Lo cierto es que me sorprendió muchísimo esta autora nigeriana de treinta y tres años con su debut literario. Mi hermana, asesina en serie es un libro que mezcla el género negro con un humor muy fino que, personalmente, me atrapó bastante. Así que no dudé en volver a ella cuando vi que Alpha Decay publicaba su nueva novela.

No sé bien a qué genero pertenece El bebé es mío. ¿Thriller?, ¿thriller con comedia?, ¿costumbrismo?, ¿otra vez novela negra con humor? Uf, no sabría deciros. Lo que sí sé es que este libro tiene el sello de Oyinkan Braithwaite. Es ella en estado puro. Me parece muy meritorio para alguien de esa edad y con tan solo dos novelas publicadas el tener ya una voz tan personal y característica que se reconozca tan bien en sus novelas. Chapeau.

En El bebé es mío, Oyinkan nos sumerge otra vez en una historia que solo podría haber salido de su imaginación. Esta vez conocemos a Bambi, quien, tras una discusión con su novia, tiene que abandonar el piso que comparten en Lagos. Esta discusión llega en el peor momento: el gobierno nigeriano acaba de decretar el confinamiento de toda la población a causa de la pandemia. Así que Bambi sale por patas del piso y decide ir a la casa de su abuelo, que supuestamente debería estar abandonada. Pero cuando llega allí se encuentra con que su tía Bidemi, que acaba de dar a luz y de perder a su marido por el virus, está allí instalada con el bebé. Como Bambi no tiene otro sitio donde ir, decide quedarse con ellos. Lo alucinante es cuando se da cuenta de que la tía Bidemi no está sola. Cuando decretaron el confinamiento, Esohe quedó atrapada en la casa con ella. ¿Y quién es Esohe? Pues nada menos que la amante de su recién fallecido marido. Todo un show, ¿verdad?

Pues agarraos, que Oyinkan consigue darle otra vuelta de tuerca para poner la trama más interesante. Resulta que la joven amante, Esohe, reclama la maternidad del niño y se empeña en ejercerla. Como imagináis la cosa está muy tensa en esa casa. Máxime sabiendo que no pueden salir de ella.

¿Has escrito un libro y quieres que lo leamos?

Bambi asistirá a la lucha de estas dos mujeres por reclamar la maternidad del niño. Una lucha histriónica, un tanto surrealista y con ese puntito de noir y humor tan típico de la autora.

La verdad es que tengo que admitir que me gustó más Mi hermana, asesina en serie. Supongo que fue ese choque tan brusco con el estilo de la autora. El bebé es mío me ha sabido a poco. Y aunque en esta novela, de apenas noventa páginas, esté también la inconfundible voz de Oyinkan Braithwaite, eso es indiscutible, encontré mucho más original la anterior. Así que, si tuviera que recomendaros leer algo de esta autora, os diría que primero empezaseis por Mi hermana, asesina en serie. Pero tampoco dejéis escapar esta novela, porque sí, sigue teniendo su puntito.

Deja un comentario