Categorías
Ignacio Martínez de Pisón Libros de literatura española e hispanoamericana Novelas Reseña Seix Barral

Fin de temporada, de Ignacio Martínez de Pisón

Empiezan a aparecer en el mercado las grandes apuestas que las editoriales tenían preparadas para este año tan raro. Algunas previstas para un Sant Jordi que, tras muchos intentos, no se pudo hacer; otras, para una Feria del Libro que nunca llegó. Ahora por fin aparecen en unas mesas de novedades abarrotadas (como si normalmente no lo estuvieran) aprovechando la famosa rentrée y, quién sabe, quizá con la esperanza puesta en una campaña de navidad que ahora mismo nadie sabe cómo será o, incluso, si será. Comento esto porque en esta situación ha debido de estar el libro del que hablo hoy, la última novela de un fijo entre los más vendidos, un autor premiado, aclamado por la crítica, consolidado. Su nombre es Ignacio Martínez de Pisón y el título de su nueva novela es Fin de temporada. Publica, como ya es costumbre, Seix Barral.

En Fin de temporada nos encontramos nada más abrir el libro con la historia truncada de Rosa y Juan. Jóvenes y enamorados, nos los encontramos a punto de emprender un viaje en coche a Portugal. En el trayecto, tienen un accidente y Juan muere. Esto es el prólogo, a partir de ahí empieza todo.

Pasadas estas primeras páginas, nos encontramos a Rosa, Mabel e Iván unos años después de aquello. A Rosa ya la conocemos, ahora regenta un camping en Tarragona, tiene 37 años. Mabel es su “socia”, alguien que llegó al camping dejando todo atrás y acabó encontrando allí una nueva vida. Iván es el hijo de Rosa, tiene 19 años y ayuda en lo que puede en el camping mientras se ve encarrilado a acabar trabajando en una de las centrales nucleares que rodean esa zona de playa tarragonense. La época no es la actual; los sentimientos, podrían serlo.

A lo largo de las páginas iremos conociendo las historias que hay detrás de Rosa y Mabel. De Iván, parecerá que vayamos hacia delante, que seamos espectadores de la construcción de una vida (su amor con Celine, su huida al pasado oculto familiar, su viaje a Francia, etc.), pero no será todo tan así. Porque en realidad, lo que proyecta sobre todo este Fin de temporada es la capacidad que tiene el pasado para ser un ancla en la vida de las personas, incluso en las personas que no lo hayan vivido. Porque será el pasado de Rosa el que entorpecerá todo. Como si los tres fueran distintos coches que no pueden avanzar porque el terreno común, y el propio, está embarrado. Embarrado por el pasado de una Rosa incapaz de plantarle cara, de dejarlo atrás, de superar el trauma. Digo que no es capaz pero no sé si es que no puede o que no quiere. Eso que lo decida cada lector.

En esas, descubriremos el oscuro porqué de ese viaje a Portugal en el que Juan perdió la vida, lo que pasó después del accidente, la huida de la madre y el hijo del lugar familiar, el estancamiento vital y mental por parte de Rosa (y quizá de Iván), el deterioro de una y varias relaciones, el deterioro de una y varias personas.

Fin de temporada proyecta exactamente lo que anuncia en su título. La temporada estival termina, el camping se vacía, la gente se va. Y como leí hace unos días por una red social: «cuando te quedas quieto, la gente se marcha». Suerte que los libros no, suerte que ellos se quedan y siempre están. Lo único que nos piden es que nosotros demos el paso.

Por Víctor González

Víctor González nació en Barcelona y vive en Alella, pueblo con mar, montaña y buen vino. Tiene 27 años, una perra adoptada y muchos libros (no los suficientes). Le han hecho falta dos carreras y un máster para conseguir trabajar en el sector editorial, donde sabe que no ganará mucho dinero pero siempre olerá (a) libros. Lee y escribe para revistas y medios web, aunque lo que más le gusta es leer para sí mismo. Es colaborador de Librosyliteratura desde 2016. Cree que hay tantas lecturas (y libros) como momentos, por eso no concibe escribir una reseña sin hablar en ella de su propio estado en el momento de la lectura del libro en cuestión. Siempre dice que él es lo que no lee.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *