La magia de Leo

Reseña del libro “La magia de Leo”, de Ana Segarra y Marta Elza

La magia de Leo

La primera vez que leí algo escrito por Ana Segarra, más allá de sus reseñas literarias, fue su poemario Por si me pierdo. Desde entonces supe que tiene una sensibilidad especial, un sello muy propio que me encanta. Más tarde leí su novela de fantasía Entraré en el bosque, un libro precioso que me presentó a Doider, me zambulló por completo en la imaginación de Ana y me hizo entender mejor a la autora. Para mí es un privilegio poder haber leído alguno de sus numerosos proyectos literarios, ser su compañera en LyL y acompañarla en su aventura literaria. Ya lo dije en su momento, pero me reitero: yo quiero leer todo lo que sale de la cabecita de Ana Segarra.

Esta vez, Ana me ha mostrado otra faceta distinta como escritora (¿Cuándo vas a dejar de sorprenderme? Espero que nunca) y es que nuestra autora se lanza con La magia de Leo a la literatura infantil, un género que me chifla y al que siempre vuelvo. Teniendo siete sobrinos, os podéis imaginar la de libros infantiles y juveniles que he leído y reseñado estos últimos años. Y aunque algunos ya están en plena edad del pavo, todavía tengo un par a los que estoy deseando regalarles una copia y presentarles a Leo, un niño muy especial. ¡Les va a gustar tanto!

Pero antes de que yo os presente a Leo, lectores, tengo que destacar las preciosas ilustraciones que acompañan esta historia y que son obra de Marta Elza. No os imagináis lo bonitas que son, lo bien que marcan el ritmo y todo lo que te invitan a soñar al mirarlas. Me parece que Ana Segarra y Marta Elza son el equipo perfecto.

¿Y quién es Leo? Ay, Leo es un niño tan especial y tan tierno que es imposible no cogerle cariño y desear acompañarle siempre en sus aventuras. “Leo es un niño que no es niño. Un adulto que no es adulto. Un corazón que no cabe en el pecho y una pata de palo”. Leo tuvo un problema de salud cuando era bebé y su pierna se tuvo que ir al cielo de las piernas. En su lugar, ahora tiene una pierna robotizada que le chifla y que le permite hacer todo lo que quiere. Pero, ¿sabéis qué es lo que más le gusta del mundo? Leer y vivir mil aventuras.

Leo vive con sus padres en el campo, tiene siete años, aunque está a punto de cumplir ocho y le gusta ir al colegio, jugar con sus amigos y aprender. Pero, últimamente, si pudiera elegir, se quedaría un ratito más en la cama para seguir soñando y sentirse un verdadero héroe. ¡Y es que Leo tiene unos sueños espectaculares! Lo malo es cuando toca despertar, porque la realidad es siempre más difícil. Que se lo digan a Leo, que desde hace tiempo siente como su corazón se acelera y su estómago se encoge cuando cruza los pasillos del cole.

En La magia de Leo, Rober, el profesor de la clase de Leo nos acompañará para narrarnos esta historia de superación en la que los sueños se mezclan con la realidad. Todos esos fantásticos sueños que Leo tiene por la noche acabarán por fascinar a sus compañeros de clase, o bueno… a casi todos. Vivirán mil aventuras junto a personajes tan peculiares como un caballero despistado, una sirena que no sabe cantar, un payaso infeliz o un elfo azul. ¿Y sabéis lo mejor de todo? Gracias a ellos, todos aprenderán lecciones muy valiosas que le servirán tanto en sueños como en la realidad.

¿Has escrito un libro y quieres que lo leamos?

Mentiría si diría que no se me ha escapado alguna que otra lagrimilla al leer La magia de Leo. Esta historia contra el acoso escolar es tan emotiva y sus personajes tan adorables que en más de una ocasión se me ha encogido el alma. Y es que Ana Segarra ha escrito una historia tan tierna, inclusiva y valiente contra el acoso escolar que creo que debería ser lectura obligatoria en todos los coles.

¿A qué esperáis para conocer al adorable Leo y acompañarle en sus fascinantes aventuras? Leo y su varita mágica os esperan, queridos lectores. ¡Es hora de soñar!

Deja un comentario