Publicado el

Libros educativos 20

ya he acabado

Libros educativos para descubrir el mundo 20

libros educativosMe gusta que los niños aprendan. Que consideren el aprendizaje como una de las partes importantes de la vida. Y si, además, ese aprendizaje se da a través de un libro, mi nivel de alegría se eleva hasta niveles a los que no creí que pudiera llegarse. Soy así. Mi amor por los libros va más allá de toda lógica y de todo raciocinio. Así que como hoy toca una nueva sección de libros educativos yo me entrego a la causa y me pongo a recomendar cuatro libros que me han llegado y que creo interesantes para que desde los más pequeños hasta los que son un poco más mayores, puedan aprender aspectos del día a día que para ellos son interesantes. Aprender nunca está de más, aunque se empeñen ahora en decirnos que está de menos, por ello abramos un libro, enseñemos lo que importa de verdad y después, divirtámonos. Porque alguien que sabe es alguien que no permanecerá en la ignorancia nunca más. ¿No es extraordinario?

 

ya he acabadoSi algo les cuesta a los niños es ponerse frente a la taza de un váter y sentarse en ella. Le tienen miedo. Mi sobrino no fue una excepción. Miraba ese artilugio como si se le fuera a comer vivo. Así que imaginaos qué alegría cuando aparece un libro como Ya he acabado. Los niños, en parte, son como los adultos: cuando desconocen algo les da miedo, así que ir leyendo poco a poco este cuento y darte cuenta que los niños comprenden que no hay que tenerle miedo al baño es una satisfacción en toda regla. Así iremos yendo de la mano de Mimú durante toda una semana mientras él se acerca al baño y va viendo cómo funciona, todo lo que hace su familia en él. Así que yo, por experiencia, senté conmigo a mi sobrino y empezamos a leer este cuento. Su mirada iba de las páginas a mi cara y él acabó diciéndome: ¿Sabes qué, tío?, que yo creo que soy un rey como Mimú. Y era cierto, ahora es el rey del baño, y cuando se sienta ya no lo hace con miedo sin con la naturalidad que tienen los niños para aprenderlo todo demasiado rápido. (Para lectores de 2 a 3 años)

Pero si algo recuerdo, sobre todo, de cuando era pequeño, no es otra cosa que lasquien vive aquí preguntas tan incansables que hacía a mi madre. El otro día iba en el metro y escuchaba a un niño preguntarle a su madre por todo lo que le rodeaba. Así que me dije que un libro que explicara algunas de esas cosas tenía que estar hoy aquí. Casualidades de la vida, supongo. Así que hoy traigo dos por el precio de uno, porque a veces las cosas vienen dadas y cuando se encuentra algo parecido lo mejor es compartirlo con todos los que quieran leerlo. El primero, ¿Quién vive aquí?, nos acerca al mundo de los animales y a sus casas, donde viven, por qué viven ahí y qué es lo que hacen en ellas. Los niños siempre se han sentido atraídos por los bichos que les rodean, así que gracias a este libro hay una oportunidad para que ellos descubran, que pasa luegolevantando las solapas mientras juegan, qué clase de animales viven en los lugares más diferentes de todo el planeta. Pero llega la segunda recomendación y tenemos a ¿Qué pasa luego?. Mi sobrino, el gran protagonista de muchas de mis recomendaciones, un buen día empezó a preguntar cosas que a mí no se me hubieran ocurrido nunca. Por qués que iban desde lo más sencillo hasta lo más complicado. Una de esas preguntas tenía que ver con lo que les sucedía a los animales cuando hablaban entre ellos. Mi cara fue de sorpresa porque no creí que un niño pudiera hacerme una pregunta semejante. Así que nos sentamos juntos y yo le fui explicando, como pude, el lenguaje de los animales, lo que hacían en sus casas, cómo hacían para conocerse, abriendo cada una de las páginas de este libro. Él, parece, que se sintió satisfecho porque con esa naturalidad que se les corresponde a esa edad, me dijo que él quería ser como los castores del libro, para construir su propia casa con las ramas. Así es como se aprende, así es como ellos mismos pueden enseñarte millares de cosas. (Para lectores de 2 a 5 años)

Pero si algo demuestra que hoy en día se hacen cosas diferentes para que los niñosdr w en el misterioso caso del sentido extraviado aprendan es esta edición de Dr. W en: El misterioso caso del sentido extraviado. Todos hablamos muchas veces de la vida, del oído, del olfato o del gusto, pero pocas veces hablamos de otro tipo de sentido que también debiera perdurar en el tiempo. Así, a través de una historia tan hilarante como divertida, iremos conociendo los diferentes sentidos de los que hablaba hasta llegar a una conclusión que es digna de aprenderse en todas las escuelas que pueblan nuestro territorio. No exagero al decir que este es uno de esos libros que sorprenden, por varias razones: sus ilustraciones, su historia diferente, su capacidad de hacer aprender a los chavales, su edición cuidada, y, de nuevo, su finalidad, su última página, que nos demuestra que a través de los libros se pueden aprender tantas cosas como personas hay en el mundo. Y es que en los libros, queridos lectores, seguirá estando siempre la sabiduría que, a veces, nos falta. (Para lectores de 6 a 8 años)

Otros libros recomendados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *