Siete días en el mundo del arte

Siete días en el mundo del arte, de Sarah Thornton

siete días en el mundo del arte

Estudiar arte no sólo significa saber sobre estilos, artistas, épocas históricas y movimientos sociales. En la actualidad, el arte está rodeado por una esfera que trasciende los lugares académicos y que es de muy difícil acceso. Por eso este libro es como una llave que permite ingresar a ese mundo sin restricciones: es un verdadero pase VIP. Sarah Thornton es una escritora ingeniosa que presenta distintos aspectos del arte de una manera inédita.

El libro se construye a través de varios capítulos. Cada uno abarca situaciones comunes al arte. Un día de subasta, el recorrido por una Bienal, la presentación del trabajo de un creador, el estudio de un artista, entre otros.Leer la reseña completa del libro "Siete días en el mundo del arte" “Siete días en el mundo del arte”

El hombre que confundió a su mujer con un sombrero

El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, de Oliver Sacks

el-hombre-que-confundio-a-su-mujer-con-un-sombrero

Lo único que se necesita para leer este libro es curiosidad. Es una obra que podría estar escrita para médicos o profesionales de la salud y sin ningún atractivo para quienes estuviesen fuera de ese mundo. Sin embargo, sucede todo lo contrario. El hombre que confundió a su mujer con un sombrero es un libro atrapante y apto para todo público.

Alrededor de veinte casos clínicos son abordados desde la visión del médico inglés Oliver Sacks. Las historias tratan sobre personas comunes que tienen problemas neurológicos poco conocidos.Leer la reseña completa del libro "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero" “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero”

Patas arriba

Patas arriba, de Eduardo Galeano

Eduardo Galeano - Patas arriba

 Un libro de denuncia ácido y trepidante.

 

No conocía a Eduardo Galeano y, cuando “Patas arriba” llegó a mis manos de una forma totalmente casual, no pude evitar hojearlo, aunque no tenía ninguna intención de leerlo.  Y, cuando quise darme cuenta, me lo había terminado.

Después he sabido que este periodista y escritor uruguayo, con sus textos que combinan documental, ficción, ensayo y periodismo, se ha convertido en una de las voces de la conciencia de América Latina.  Pero aún teniendo esto en cuenta, “Patas arriba” no deja de ser un libro sorprendente.  Galeano, al menos en esta obra, no escribe con particular maestría ni se documenta con excesivo rigor, pero el resultado atrapa al lector desde el principio con su ritmo trepidante y su ironía.Leer la reseña completa del libro "Patas arriba" “Patas arriba”

Escribir es un tic

Escribir es un tic, de Francesco Piccolo


escribir-es-un-tic


Como muchos de los amantes de la literatura, siempre he tenido ganas de escribir algo, pero nunca lo he hecho de manera seria, ya que considero que no tengo nada interesante que contar. Enfrascado en estos pensamientos, encontré este librito, y decidí darle una oportunidad (nunca sabes donde puedes aprender cosas nuevas).

“Escribir es un tic” es un libro válido para muchas personas. Los que siempre han querido ser escritores, tienen aquí un montón de directrices y buenos trucos para conseguir dominar el arte de la escritura. Los que se conforman con conocer las manías, defectos y virtudes de sus autores favoritos, este libro le resultará de su agrado.Leer la reseña completa del libro "Escribir es un tic" “Escribir es un tic”

22 minutos

 22 minutos, de Julius (Canal Cocina) 

Hablando de mis libros preferidos, creo que éste es el que más veces he leído en mi vida, y eso que sólo hace 6 meses que me fui de casa de mis padres a vivir con mi novia a un pisito de alquiler. Por cuestión de horarios suelo cocinar yo en casa, y aunque es algo que siempre me ha gustado, soy de los que necesitan tener un recetario a mano, porque nunca me acuerdo de los ingredientes y mucho menos de las proporciones que hay que echar a la cazuela.


 

22 Minutos, de Julius (Canal Cocina)
(Una pequeña composición mía.
Leer la reseña completa del libro "22 minutos" “22 minutos”