¿Quién eres?, de Megan Maxwel

 

QUIEN ERESNo había leído nada de la famosísima Megan Maxwell, pero con esto de la pandemia de Covid-19 que nos está tocando vivir, al final una necesita leer de todo, relajar la mente y el alma, y sobre todo me interesaba saber como escribe esta autora y porqué tiene tantísimos seguidores… Ahora ya lo sé.

Fíjense, en una semana había alcanzado las tres primeras ediciones.

Mucha gente me hablaba de una famosa, y según dicen, tórrida trilogía de la autora, pero no, no es el caso de ¿Quién eres?, en este libro me he adentrado en un trhiller que de alguna manera me ha recordado al libro de Carmen Santos, Días de Menta y canela, en cuanto a que son escritoras que tienen la capacidad de recordar una forma concreta del lenguaje de una época de su vida. Entonces, con Carmen, hablábamos de los años sesenta y del tema de la emigración de los españoles a Alemania a trabajar. Ahora, con Megan nos vamos hasta finales de los noventa…

Sí, hasta los años de la peseta, hasta un pasado reciente, ese momento en que empezábamos a relacionarnos con el mundo de la informática de una manera más global, y cuando los teléfonos móviles solo servían para llamar…

Esos tiempos que parecen ya muy lejanos pero en realidad solo están a la vuelta de la esquina.

Le decía que quería saber porqué esta mujer engancha tanto con su escritura y les voy a mostrar la primera página.

Una golosina para aquellos que son amantes de las historias muy dialogadas, ágiles, entretenidas, con un lenguaje accesible y unos personajes que nos parecen reales desde el minuto uno y a los que irá describiendo por sus conversaciones y por su forma de actuar. Así es como escribe esta autora, así es como fluye la historia y así es como nos introduce en una trama que nos envolverá y atrapará, y desde luego así es como consigue millones de lectores.

Hay un personaje muy curioso que nos da la impresión de que es como viejuno, pero María es encantadora y terminamos por aceptar como es y sobre todo como habla, y es que dice cosas como “la cagaste Burlancaster” o “me piro vampiro”, pero le da ese aire desenfadado que necesita la historia; También me he reencontrado con otras palabras que yo misma decía y que hace muy poco recordaba en su cuenta de Twtter la periodista Esther Orera, “basca” esa palabra que el corrector siempre tiende a cambiar por “vasca”,  y que como bien sabrán los mya metidos en una edad,  nada tienen que ver la una con la otra.

En definitiva la protagonista del libro es una mujer que intenta sobrevivir a un terrible episodio de su vida, pero la autora quiere que ella sea feliz, también los demás personajes la empujaran a tener sueños, a ser atrevida, a ver que la vida puede golpearte aunque no quieras pasar de la barrera y por eso hay que atreverse a dar el paso e intentar ser feliz cada minuto de cada día.

Internet, como les decía ha empezado a llegar a la vida de muchos españoles y chatear está de moda. Empezamos a conocer a gente que no sabemos quiénes son, nos acercamos a mundos extraños, y como en la vida real, hay personas más atrevidas que otras. El riesgo siempre está ahí, exactamente como ahora, aunque en este momento mucho más sofisticado, ¡claro!

Internet daba miedo (y lo da) por desconocimiento y por engañoso, exactamente igual nos pasa en la vida real, las personas que nos rodean en ocasiones no son lo que parece, pero no podemos vivir desconfiando unos de otros, ya sabemos que la mayor parte de las veces el asesino está mucho más cerca de lo que pensamos, aun cuando hasta el final no sepamos por donde nos vienen los tiros 😉

¿Has escrito un libro y quieres que lo leamos?

Bueno que sí, que sí hay una historia de amor, y que, aunque la historia se desarrolla en Madrid, sale Consuegra en el libro, y eso siempre tiene un punto a su favor, quien ha estado en Consuegra lo sabe, porque se convierte en un andante cual Quijote que ya nunca querrá ir por el mundo de turista… Es otra forma de vivir, de la misma forma que cada uno tiene su forma de leer…

Pues ya veis, quería leer algo de esta autora y ya está hecho.

1 comentario en «¿Quién eres?, de Megan Maxwel»

Deja un comentario