Si la muerte te quita algo, devuélvelo

Reseña del libro “Si la muerte te quita algo, devuélvelo”, de Naja Marie Aidt

En ocasiones eliges un libro por su temática.

Cuando vi éste pensé en mi amiga, Anabel, García Capapey, ella además de escribir cuentos estupendos, es cuentoterapeuta y una experta en el tema del duelo. Supongo que por eso es también poeta. Esta vez quería ser yo la que le encontrase a ella un libro especial.

Y pensé en que hay familias con las que se ceba la desgracia y la muerte. Y pensé también en estos tiempos en que muchas personas están gestionando ese dolor por las pérdidas y por la soledad en la que se han encontrado en estos momentos en que más falta hacían los acogedores abrazos.

Yo no he sabido nunca gestionar bien el dolor de la pérdida, he tenido la impresión de que el duelo lo supero demasiado pronto pero luego reaparece en formas extrañas, quizá no tan dolorosas pero sí de extraordinaria tristeza interior…

¿Es malo? ¿Es bueno?

Si la muerte te quita algo, devuélvelo, es un libro muy especial. No sabía que podía encontrar en él. Sí sé que en la poesía se pueden encontrar más respuestas que en la prosa, pero al mismo tiempo siempre surgen más preguntas. Entramos en terrenos absolutamente personales.

Naja Marie Aidt, tiene mi misma edad. Es poeta y en 2015 perdió a su hijo Carl. Perder a un hijo debe ser lo peor que le puede pasar a un ser humano, intuyo que será algo cercano a la locura.
Escribir es bueno. Siempre he pensado que escribir nos puede salvar. De hecho leer y escribir nos diferencia del resto de los seres vivos ¿Es posible que el alma esté en las palabras…?

Verán que esta es una extraña reseña, porque no estamos ante un libro común, es un libro lleno de vida y de amor, como dice Max Portes en la contraportada, pero es sobre todo un libro lleno de alma. Un libro que colma la vida.

“El sonido apenas puede salir de mí, apenas puedo respirar. Ahora soy otra….” Esa sensación extraña que produce el dolor extremo. De eso nos habla la madre, pero sobre todo la autora, la poeta.

También nos habla y nos recita a poetas imprescindibles si hablamos del dolor y de la vida como Jan Kochamowski, que también perdió a su hija… O de mi querida Emily Dickinson que entendió como nadie los espacios vacios, las palabras que están y las que faltan, esos huecos a rellenar por el lector. Yo también sueño con conseguir que alguien ponga un punto y seguido a esos puntos suspensivos que solo nos podemos permitir los poetas. Como Emiliy es mucho más, ella se puede permitir los huecos y los guiones y los vacios.

Lean Si la muerte te quita algo, devuélvelo; solo así se puede entender este título que parece imposible ¿Cómo podemos devolver lo que nos quitan?

El libro está compuesto por recuerdos del momento en que se comunica que Carl ha muerto, cartas, fragmentos de diarios, poemas, reflexiones y muchos versos de la poesía de Mallarmé.

Si la muerte te quita algo, devuélvelo no es cualquier libro de autoayuda para superar el duelo, es literatura, el libro que escribe una poeta consumida por el dolor y que sabe que solo a través de más poesía, más poetas, más palabras y más reflexiones será posible seguir adelante.

Hay mucha gente que queda atrapada en la a lectura de algunos libros, pues bien, este es un libro al que eres tú el que te agarras, te agarras a esa vida que entrevés, al gris y al silencio…

Tengas la edad que tengas es fácil entender que una piensa en sus hijos todos los días, en sus hijos vivos y en sus hijos muertos, y es raro que algo no te recuerde cada día a tus padres, a tus padres vivos o muertos… hijos y padres. Para bien o para mal, todos hemos sido hijos, algunos también padres; si eres padre y eres hijo al mismo tiempo sientes unas cosas que distan mucho de ser solo hijo… Rosa Montero arrancaba La ridícula idea de no volver a verte, diciendo: “Como no he tenido hijos, lo más importante que me ha sucedido en la vida son mis muertos, y con ello me refiero a la muerte de mis seres queridos. ¿Te parece lúgubre, quizá incluso morboso? Yo no lo veo así, antes al contrario: me resulta algo tan lógico, tan natural, tan cierto.”.

Al final todos perdemos vida y ganamos vidas, esas vidas que siguen avanzando dentro de cada uno, esas vidas que seguirán mirando por nuestros ojos y sintiendo por nuestras palabras…

Y por eso escribir nos da la vida, y por eso leer y escribir nos humaniza.

Y por todo lo que os he contando os recomiendo leer a Naja Marie Aidt, a esta poeta que nació en Groenlandia pero ha desarrollado toda su obra en danés, donde reside, habiendo obtenido el Premio de la Crítica de Dinamarca y el del Consejo Nórdico, entre otros numerosos premios y reconocimientos a lo largo de su carrera. Agradecer la extraordinaria traducción que ha hecho Blanca Ortiz Ostalé, porque encontrar la palabras en este tipo de traducciones nunca es fácil si no hay sentimiento y profesionalidad de por medio.

Y si la vida te quita algo, acércate a este libro porque en él he visto algo diferente, algo que en estos tiempos que vivimos en los que hemos andado algo perdidos, agriados por el dolor propio y ajeno, en tiempos de agonía personal y social, creo que se puede encontrar sosiego, luz y hasta un cierto grado de paz y reconciliación con todo lo humano.

2 comentarios en «Si la muerte te quita algo, devuélvelo»

  1. Estupenda reseña, que ya me ha provocado a buscar este libro que promete ser de los de tener siempre a mano.
    Gracias por acordarte de mí.

    Responder

Deja un comentario