Publicado el

De Cine y Literatura 82

Pretty Little Liars

De Cine y Literatura 82: Pequeñas Mentirosas

Pretty Little Liarspequeñas mentirosasTítulo: Pequeñas Mentirosas

Autor: Sara Shepard

Editorial: Factoría de ideas

Páginas: 256

ISBN: 9788498007282

Película: Pequeñas Mentirosas 1ª Temporada (título original: Pretty Little Liars)

Año: 2010

País: EE.UU.

Reparto:  Shay Mitchell, Troian Bellisario, Ashley Benson, Lucy Hale, Laura Leighton (et. al)

Duración: 22 capítulos de 40 min

Raras son las veces en las que yo caigo en un libro después de haber visto la película o la serie. Supongo que será porque, aunque el libro le dé cien mil vueltas, el grueso de la historia ya me la sé y no me decido a meterme de lleno en unos personajes a los que ya conozco y a los que ya he puesto cara. Por eso, por lo raras que son esas ocasiones, resulta más interesante ponerme a hablar de esta serie que, sin pretenderlo supongo, ha conseguido que pueda exclamar bien alto (de nuevo) que los libros siempre serán mejores a las adaptaciones.

 

La historia, para quien no la conozca, es la de unas chicas que tras la desaparición de una de sus mejores amigas, vuelven a reencontrarse. El cuerpo de la desaparecido Alison aparece, y será entonces cuando empiecen a recibir mensajes de un tal “A” que les dice que sabe todo lo que han hecho.

Si nos pusiéramos especiales diríamos que sí, que este tipo de historias ya la hemos escuchado hasta la saciedad en ese boom que fue empezado por Scream y al que le siguió un aluvión de películas del mismo tipo. Pero si algo hay que agradecer a Pequeñas Mentirosas y que es, precisamente, lo que hace que disfrutemos de ella, es que no se toma en serio a sí misma. Y esto es así porque es lo que se le requiere: cuatro chicas que se enfrentan a un asesino, pero eso sí, bellas y estupendas siempre, sin casi casi tener un rasguño, a pesar de ser atropelladas, pasadas por el fango y no sé cuantas cosas más. Pero se trata de hablar de la adaptación, de compararla, y el caso es que, si uno se pone a mirar las diferencias entre la historia en papel y la audiovisual, se da cuenta de haber estado en dos mundo completamente distintos.

Los libros dicen una cosa, la televisión dice otra. Supongo que el lenguaje no es el mismo, y no tiene tanto tirón seguir los derroteros por los que los libros siguieron, pero en cierta forma le han restado la “magia” que los libros tenían en aras de una simplicidad que, si se me permite, resulta casi insultante para el espectador. ¿Como serie? Bueno, pasable. ¿Como libro? No será la obra maestra que todos queremos tener entre manos, pero divierte, y eso hoy en día es muy difícil.

 

Trailer de la primera temporada:

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *