Publicado el

La luna se ha puesto, de John Steinbeck

La luna se ha puesto

Desde que leí Las uvas de la ira, John Steinbeck está en el altar de mis autores predilectos, y con La luna se ha puesto me ha demostrado de nuevo su maestría. Qué fácil parece escribir cuando se lee a autores que lo hacen tan bien, sin necesidad de palabras rimbombantes ni de continuos giros de trama para mantenernos pegados a sus palabras. La luna se ha puesto es una novela corta (ciento ochenta y cuatro páginas en la última edición de Edhasa) que nos relata cómo un ejército extranjero invade un pueblo, con el propósito de explotar su mina…

Lee la reseña completa

Publicado el

Yo tenía una isla, de Lorenza Pieri

yo tenía una isla

Pocas veces leo en la playa, pero con Yo tenía una isla, la primera novela de Lorenza Pieri, hice una excepción. Fue un gustazo leerla junto a la orilla, porque la historia transmite eso: verano, brisa, mar. Al menos, durante la primera parte. Viajamos a Giglio, una isla italiana de apenas mil habitantes en la que nunca pasa nada. Sin embargo, en el verano de 1976, año en el que arranca la novela, se convierte en el foco más mediático del país, porque Franco Freda y Giovanni Ventura —dos neofascitas imputados por la masacre de la plaza Fontana, un atentado…

Lee la reseña completa

Publicado el

Laura Dean me ha vuelto a dejar, de Mariko Tamaki y Rosemary Valero O’Connell

Laura Dean me ha vuelto a dejar

De las infinitas citas sobre el amor que existen, hay una que en mi adolescencia me producía sentimientos encontrados. Se trata de aquella que dice algo así como que es mejor haber amado y perdido que nunca haber amado. En mi caso, quería convencerme de que era mejor haber amado, aunque no te hagan ni puto caso, que morrearte con una persona que ni fu ni fa. Me decía a mí mismo que mi inevitable fracaso me daba igual, que los rolletes de discoteca de mis amigos estaban muy por debajo de mis caballerescas ensoñaciones. Sin embargo, una parte de…

Lee la reseña completa

Publicado el

La fiesta en el jardín, de Katherine Mansfield

La fiesta en el jardín.

En mi afán por ser una lady británica del siglo XX que celebra fiestas en su casa y viste emperifollados vestidos de elegantes telas y carísimas joyas, y que siempre sabe qué cubierto tiene que coger y deja caer comentarios oportunos con gracia, cuando veo este tipo de libros me lanzo a ellos como a un bote salvavidas. Entendedme, sé que ya es imposible que la menda tenga algo que ver con una de estas ladies, pero como la literatura está para estos menesteres, me gusta imaginar que en algún momento de mi vida lo he sido o que con…

Lee la reseña completa

Publicado el

Cárdeno adorno, de Katharina Winkler

Cárdeno adorno

Katharina Winkler nació en Viena en 1979 y Cárdeno adorno es su primera novela. Una novela llena de dolor y poesía, repleta de verdad y empatía. Una novela necesaria porque es necesario mostrar el camino, poder explorar el pasado para encontrar esperanza en un futuro digno y libre. Cuando inicio la lectura conozco a Filiz siendo aun niña, no sé en qué época estoy, al principio pensaba que sería inicios del Siglo XX. Erraba. Sí, ahora sé que estamos en alguna zona rural de Turquía de no hace tantos años. Filiz es la séptima de unos doce hermanos. “Nos cuidamos…

Lee la reseña completa

Publicado el

Cómo traté de ser una buena persona, de Ulli Lust

Cómo traté de ser una buena persona

Como el poeta, uno intenta ser, en el buen sentido de la palabra, bueno. Separamos la basura, damos las gracias al camarero que nos sirve el café, no cruzamos con el semáforo en rojo si hay un niño cerca y borramos ipso facto nuestros tuits más impulsivos. Pero parece que no basta, que nuestra conciencia nunca se queda tranquila. Esa vocecita, que puede ser chirriante como la de una suegra o edulcorada como la de un telepredicador, se empeña en acusarnos y en decir eres malo, eres egoísta, eres insolidario. Algo parecido le pasa a Ulli, la autora y protagonista…

Lee la reseña completa

Publicado el

Variaciones enigma, de André Aciman

André Aciman ha sido para mí, sin duda, un descubrimiento estrella. Gracias a la maravilla de película que es Call me by your name, la cual se ha convertido en una de mis pelis fetiche,  André Aciman ha pasado a estar también en mi top de escritores. Si la película me dejó rota, leer Llámame por tu nombre supuso un flechazo directo. Puro arte. Después leí Ocho noches blancas y, si bien nada puede superar a ese primer flechazo, también lo disfruté bastante. Desde hace varios meses sabía que Alfaguara iba a publicar su nueva novela y era un poco…

Lee la reseña completa

Publicado el

Enoch Soames, de Max Beerbohm

Enoch Soames

El nombre de Max Beerbohm no le dice gran cosa al común de los mortales. Eso es lo que pasa con los escritores que no escriben novelas, no se suicidan y no tienen la letra k en el apellido. Que nadie se fija en ellos. Y sin embargo, nuestro Beerbohm, escritor, caricaturista y dandy poco dado al escándalo, es el autor de una de esas avis por fortuna no tan raras: un relato perfecto. De hecho, si hemos de juzgar por la otra obra que servidor conoce de este autor, a saber, El farsante feliz, otro extraordinario relato donde ni sobra…

Lee la reseña completa

Publicado el

Espejo, hombro, intermitente, de Dorthe Nors

Espejo, hombro, intermitente,

Llega el verano y con él las lecturas más ligeras, los libros que nos permiten pasar el tiempo bajo la sombrilla en la tumbona mientras leemos y echamos un ojo a todo lo que ocurre a nuestro alrededor. Así, más o menos, ha sido mi lectura de este libro. Lo elegí para unos días de desconexión en Portugal. Bueno, seré sincera: me llevé otro libro más porque conociéndome sabía que acabaría pronto con este y así fue. La verdad es que no me equivoqué en la elección. Espejo, hombro, intermitente es un libro ideal para el verano, para leer cerca…

Lee la reseña completa

Publicado el

Carmilla, de Joseph T. Sheridan Le Fanu

Carmilla

Qué duda cabe de que el vampiro es el monstruo por antonomasia. Todo el mundo conoce al conde Drácula, creado por Bram Stoker en 1897, pero lo que muchos no saben es que el origen del vampiro romántico fue el relato El vampiro, de Polidori, escrito la misma noche de 1816 en la que Mary Shelley creó el monstruo de Frankenstein. Y aún son menos los que conocen Carmilla, de Joseph T. Sheridan Le Fanu, publicada por primera vez en 1872, la obra que asentó la mayoría del imaginario que relacionamos hoy en día con los vampiros y que, además,…

Lee la reseña completa

Publicado el

En un rayo de sol. Segunda parte, de Tillie Walden

En un rayo de sol. Segunda parte

La buena literatura no necesita etiquetas. Las etiquetas parcelan, restringen y, con frecuencia, engañan. Decir que Alicia en el país… es un libro para niños es sugerir que un adulto no lo disfrutará tanto como ellos (cuando, como todo el mundo sabe, sucede justo al revés). Calificar, por poner otro ejemplo, de literatura policiaca las novelas de Raymond Chandler es ponerse unas orejeras de caballo que solo nos permiten ver aquello que la etiqueta quiere que veamos. Por eso, al reseñar el primer volumen de En un rayo de sol, nos anduvimos con mucho cuidado al enmarcar esta obra en el…

Lee la reseña completa

Publicado el

El Club de la Buena Estrella, de Amy Tan

El club de la buena estrella

Hay quien dice que no hay primera novela buena, pero yo no estoy de acuerdo. Algunos de los libros que más me han gustado fueron primeras novelas, como Lo que el viento se llevó, de Margaret Mitchell (primera y única), El dios de las pequeñas cosas, de Arundhati Roy y Como agua para chocolate, de Laura Esquivel. Y ahora me toca sumar a la lista El Club de la Buena Estrella, de Amy Tan, que celebra su treinta aniversario. Ocho mujeres protagonizan El Club de la Buena Estrella. Por un lado, están las madres: Suyuan Woo, An-mei Hsu, Lindo Jong…

Lee la reseña completa