Publicado el

La princesa caballero, de Osamu Tezuka

La princesa caballero

La princesa caballero, dicen los entendidos, es la obra que dio lugar al género shojo en el universo manga. Pues bien, si según Doña Güiqui el shojo es la categoría del manga dirigida al público femenino adolescente, ¿qué diantres hago yo, con mi bigote, mis plateadas sienes y mis no pocas décadas sobre mis otrora fornidos hombros, disfrutando tanto de este libro? La respuesta puede resumirse en dos palabras: Osamu Tezuka. Claro que también podríamos añadir, por una parte, que esta obra, tan aparentemente sencilla, melosa e infantil, tiene mucho más jugo del que uno sospecha. Y por otra parte,…

Lee la reseña completa

Publicado el

Antología, de Osamu Tezuka

Antología

En la excelente exposición sobre Disney. El arte de contar historias que se puede ver estos días en el Caixaforum de Barcelona, he tenido ocasión de volver a ver algunos de esos cortos que tanto me maravillaban de niño, historias que podían ir desde El sastrecillo valiente a Los tres cerditos, y en las que, en un alarde de inagotable creatividad, los gags se sucedían sin dar tregua a los embobados ojos del niño, en este caso yo. Luego uno crece, y además de la voz grave y el vello en las axilas, nuestras desbocadas hormonas producen un niñato resabido…

Lee la reseña completa

Publicado el

Ayako 2, de Osamu Tezuka

Ayako 2

Un autor de cabecera es, según el diccionario, aquél por el que se manifiesta preferencia y que se lee con frecuencia. El  origen de la expresión se encuentra en la cabecera de la cama, que es donde algunos, supongo, ponen sus libros favoritos o, sencillamente, aquéllos más conducentes a tener un sueño dulce y reparador. Dado que mis autores favoritos provocan sueños más bien tormentosos, nunca los coloco a la cabecera de la cama. Por ello, voy a cometer la osadía de enmendar la plana a esos señores tan serios que escriben diccionarios, y corregir su definición de autor de…

Lee la reseña completa

Publicado el

Ayako 1, de Osamu Tezuka

Ayako 1

Osamu Tezuka no fue sólo el padre del manga, sino además un artista que se exigía tanto a sí mismo que fue capaz de crear más de setecientas obras sin repetirse. De acuerdo, admito que me falta conocimiento de causa para hacer esa afirmación (setecientas son muchas cientas que leer), pero lo cierto es que, a diferencia de lo que me sucede con tantos otros autores, sean o no mangakas, con Ozuma todavía no conozco el dejà vu. La biografía, la novela histórica, el thriller político, la fantasía, la ciencia ficción; nuestro admirado artista era capaz de saltar de un género…

Lee la reseña completa

Publicado el

Bárbara, de Osamu Tezuka

Bárbara

Cada uno imagina el infierno a su manera. Para algunos será un sótano con calderas hirvientes e  instrumentos de tortura manejados por protervos ángeles caídos de tez candente, mientras para otros será un disco rayado de Juan Pardo en sonido cuadrofónico. En cambio, no cabe duda de que, a la hora de imaginar el cielo, todos estamos de acuerdo: el cielo es una biblioteca con las obras completas de Osamu Tezuka. ¿Cómo, que para ti no? Eso es que lo has leído poco. Y mira que la obra de este fénix de los ingenios ilustrados comprende más de 700 mangas…

Lee la reseña completa

Publicado el

Dororo, de Osamu Tezuka

dororo

Algunas historias son épicas por naturaleza. Son tan grandes y narran hechos tan asombrosos que permanecen en el imaginario colectivo durante generaciones. Son como una sonata bien ejecutada, de sonidos dulces y amargos, crueles y tiernos, que arroba a los oyentes. Esas historias luego se tararean. De boca a oído, sucesivamente, hasta convertirse en leyendas. La mayoría cuentan gestas; y tragedias. Aventuras, traición y amor se conjuran en ocasiones para servirnos un relato apasionante. La muerte también revolotea, recolectando su parte de protagonismo. Esas leyendas presentan un denominador común: un personaje que va desarrollándose a la par que recorre su…

Lee la reseña completa

Publicado el

La canción de Apolo

la canción de apolo

La canción de Apolo, de Osamu Tezuka Cuenta la leyenda que Apolo, en su intento por capturar a Dafne, de la que se había enamorado, asistió a cómo ésta se convertía en laurel, escapando así del hijo de Zeus y convirtiéndose en mito desde aquel mismo instante. La búsqueda del amor, la necesidad de sentirlo y vivirlo en las propias carnes, la comprensión de cómo nuestros traumas de la infancia siguen su curso hasta nuestra adolescencia, y en realidad, flotando alrededor, gira ese eterno sentimiento que hace que nazcan las más bellas – y aterradoras – historias que llenan el…

Lee la reseña completa