Publicado el

Cecil y Jordan en Nueva York, de Gabrielle Bell

Cecil y Jordan en Nueva York

Recuerdo una entrevista de hace unos años a Juan José Millás en la que el escritor hablaba de antónimos. Se preguntaba, por ejemplo, qué era lo contrario de azul. O de árbol. Existen, evidentemente, palabras y conceptos que no aceptan fácilmente un antónimo. Sin embargo, hay otros que lo reclaman a gritos y que ven cómo el diccionario no les hace el caso suficiente. Uno de esos conceptos es “exagerar”, cuyo antónimo, nos dicen los de la Academia, es “atenuar” o “empequeñecer”. Puede que sea lo mismo, pero, desde luego, no es igual. De todas formas, a falta de algo…

Lee la reseña completa

Publicado el

El beso número 8, de Colleen Af Venable y Ellen T. Crenshaw

El beso número 8

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, decía el cantor en uno de esos versos que todos acabamos haciendo nuestros. Claro que, hablando de sorpresas, también podríamos abrir hoy la “paradeta”, como decimos en mi tierra, con otra cita. El problema es que esta no parece tener una versión única sino que acepta múltiples variaciones. Se trata de esa que dice que el interesado / el marido / etc. siempre es el último en enterarse. En el caso de El beso número 8, Mads, la protagonista, es la última en enterarse de las sorpresas tan gordas que…

Lee la reseña completa

Publicado el

Un saco de canicas, de Kris y Vincent Bailly

Un saco de canicas

Cuando la vemos a través de los ojos de un niño, la guerra es algo diferente. No hay trincheras ni bombardeos, no hay aldeas incendiadas ni héroes que se lanzan con una granada bajo un tanque, no hay aviones que se estrellan contra las líneas enemigas ni fusilamientos de inocentes para castigar a los que ayudaron a un miliciano. Nada de eso hay en Un saco de canicas, el clásico de Joseph Joffo adaptado a novela gráfica por Kris y Vincent Bailly. Aquí tenemos, por el contrario, las andanzas de dos hermanos que viven, estudian y juegan a canicas en…

Lee la reseña completa

Publicado el

Dame un beso, de El Don Guillermo

Dame un beso

Por muchos millones de guiris que, año tras año, vengan a veranear a nuestras playas, y por muchas maletas llenas de recuerdos y sombreros mexicanos que se lleven, los españoles tenemos una relación especial con nuestra costa, un vínculo que los guiris nunca compartirán. Las primeras excursiones a la playa con los amigos, de pie en el tren y corriendo de un vagón a otro, escondiéndonos del revisor; las agotadoras caminatas, toalla al cuello, desde lo alto de la montaña hasta la playa, cruzando entre ladridos de perros histéricos una urbanización vacía donde siempre había una pista de tenis agrietada…

Lee la reseña completa

Publicado el

Caricatura, de Daniel Clowes

Caricatura

Aparte de un frenesí y una ilusión, la vida puede definirse como una colección de momentos. La naturaleza humana, sobre todo cuando uno alcanza cierta edad, tiende a colgar en la pared, junto a la foto de la comunión del sobrino, los mejores de esos momentos, y enviar nuestros desengaños y vergüenzas al cuarto de los ratones de la memoria. Pero no todo el mundo tiene la misma naturaleza. Por cada Leoncio León que ruge risueño por el mundo hay un Tristón que gime y se lamenta de que su vida sea un patinazo seguido de un coscorrón seguido de…

Lee la reseña completa

Publicado el

El día más largo del futuro, de Lucas Varela

El día más largo del futuro

Hace ya casi un siglo, los agoreros de turno decían que con la llegada del cine sonoro se iban a echar a perder algunas de las cualidades estéticas del cine mudo. En efecto, era lógico pensar que aquella expresividad vodevilesca de ceños y muecas llevados al límite sería sustituida por la palabra, y que, del mismo modo, ese carácter teatral de la puesta en escena, con una cámara única situada en la cuarta pared pasaría a mejor vida. Quizá entre los talibanes de nuestra época haya algunos que defiendan que la esencia de la novela gráfica debería ser el dibujo, y…

Lee la reseña completa

Publicado el

Laura Dean me ha vuelto a dejar, de Mariko Tamaki y Rosemary Valero O’Connell

Laura Dean me ha vuelto a dejar

De las infinitas citas sobre el amor que existen, hay una que en mi adolescencia me producía sentimientos encontrados. Se trata de aquella que dice algo así como que es mejor haber amado y perdido que nunca haber amado. En mi caso, quería convencerme de que era mejor haber amado, aunque no te hagan ni puto caso, que morrearte con una persona que ni fu ni fa. Me decía a mí mismo que mi inevitable fracaso me daba igual, que los rolletes de discoteca de mis amigos estaban muy por debajo de mis caballerescas ensoñaciones. Sin embargo, una parte de…

Lee la reseña completa

Publicado el

Cómo traté de ser una buena persona, de Ulli Lust

Cómo traté de ser una buena persona

Como el poeta, uno intenta ser, en el buen sentido de la palabra, bueno. Separamos la basura, damos las gracias al camarero que nos sirve el café, no cruzamos con el semáforo en rojo si hay un niño cerca y borramos ipso facto nuestros tuits más impulsivos. Pero parece que no basta, que nuestra conciencia nunca se queda tranquila. Esa vocecita, que puede ser chirriante como la de una suegra o edulcorada como la de un telepredicador, se empeña en acusarnos y en decir eres malo, eres egoísta, eres insolidario. Algo parecido le pasa a Ulli, la autora y protagonista…

Lee la reseña completa

Publicado el

Enoch Soames, de Max Beerbohm

Enoch Soames

El nombre de Max Beerbohm no le dice gran cosa al común de los mortales. Eso es lo que pasa con los escritores que no escriben novelas, no se suicidan y no tienen la letra k en el apellido. Que nadie se fija en ellos. Y sin embargo, nuestro Beerbohm, escritor, caricaturista y dandy poco dado al escándalo, es el autor de una de esas avis por fortuna no tan raras: un relato perfecto. De hecho, si hemos de juzgar por la otra obra que servidor conoce de este autor, a saber, El farsante feliz, otro extraordinario relato donde ni sobra…

Lee la reseña completa

Publicado el

En un rayo de sol. Segunda parte, de Tillie Walden

En un rayo de sol. Segunda parte

La buena literatura no necesita etiquetas. Las etiquetas parcelan, restringen y, con frecuencia, engañan. Decir que Alicia en el país… es un libro para niños es sugerir que un adulto no lo disfrutará tanto como ellos (cuando, como todo el mundo sabe, sucede justo al revés). Calificar, por poner otro ejemplo, de literatura policiaca las novelas de Raymond Chandler es ponerse unas orejeras de caballo que solo nos permiten ver aquello que la etiqueta quiere que veamos. Por eso, al reseñar el primer volumen de En un rayo de sol, nos anduvimos con mucho cuidado al enmarcar esta obra en el…

Lee la reseña completa

Publicado el

Mi madre era de Mariúpol, de Natascha Wodin

Mi madre era de Mari

 Todos conocemos a nuestros padres, hasta que un día se nos van y nos damos cuenta de lo poco que sabemos de ellos, de sus amigos de la infancia, de sus juegos, de sus propios padres y abuelos, de las alegrías y las penas que salpicaron, o quizá inundaron, sus vidas antes de que naciéramos nosotros. Es la tragedia del desarraigo, un desarraigo que no es el de la tierra, sino el de la sangre. Porque, ¿qué nos une hoy a nuestros tatarabuelos o bisabuelos, de los que no sabemos nada y de quienes, a lo sumo, no nos ha…

Lee la reseña completa

Publicado el

El cantar de Aglaé, de Anne Simon

El cantar de Aglaé

Dicen las malas lenguas (o las buenas, o las regulares; no me metáis en fregaos ya en la primera línea) que los tiempos están cambiando. Me refiero en concreto a estos días de patriarcados que se desmoronan y de empoderamientos femeniles. Naturalmente, yo, como hombre, no puedo hablar de esto, del mismo modo que un blanco no puede hablar de racismo, ni un vegetariano (si es que el vendaval vegano ha dejado alguno) puede hablar de foie gras. Por suerte, Anne Simon, la autora de este sorprendente El cantar de Aglaé, es mujer y tiene todo el derecho del mundo a…

Lee la reseña completa