Publicado el

Camaleón, de Carlos García “Perro”

Camaleón

Hace más años de lo que quiero confesar, en la excursión con mi clase de 3º de BUP que me llevó a París, una tarde me escapé del grupo y me perdí, junto a dos compañeros más, por la Rue Saint Denis. Por suerte, mis tiernos quince años, aparte de enseñarme unas pocas palabras de amor, evitaron que en aquellos callejeos hiciera una estupidez. Al regresar a la residencia del Barrio Latino donde nos alojábamos, los profesores nos echaron una buena bronca, y eso que no podían ni imaginar dónde habíamos estado. En todo caso, a menudo pienso que le…

Lee la reseña completa

Publicado el

La princesa caballero, de Osamu Tezuka

La princesa caballero

La princesa caballero, dicen los entendidos, es la obra que dio lugar al género shojo en el universo manga. Pues bien, si según Doña Güiqui el shojo es la categoría del manga dirigida al público femenino adolescente, ¿qué diantres hago yo, con mi bigote, mis plateadas sienes y mis no pocas décadas sobre mis otrora fornidos hombros, disfrutando tanto de este libro? La respuesta puede resumirse en dos palabras: Osamu Tezuka. Claro que también podríamos añadir, por una parte, que esta obra, tan aparentemente sencilla, melosa e infantil, tiene mucho más jugo del que uno sospecha. Y por otra parte,…

Lee la reseña completa

Publicado el

Tú no matarás, de Julia Navarro

Tú no matarás

Por algún motivo hay autores que sacan un nuevo libro y ya quieres leerlo. Unas veces es porque has leído todo lo que ha publicado y deseas ver su transformación como escritor. Otras veces porque eso es precisamente lo que esperas, que no cambie ni en la forma, ni en el fondo, ni en la estructura, sencillamente porque es un escritor del que te gusta su estilo y la temática de sus libros. Las más de las veces lees de forma repetida a los autores que son capaces de evadirte, que enganchan al lector por la puerta de los sentimientos,…

Lee la reseña completa

Publicado el

El rey de las hormigas, de Zbigniew Herbert

El rey de las hormigas

Corría el año 1932 cuando el escritor checo Karel Capek, que ha pasado banalmente a la historia como el acuñador del término robot, publicó una obra titulada Historias apócrifas. En aquella obra, absolutamente genial y que está reclamando a gritos una reedición en español, Capek nos ofrecía una versión alternativa tanto de personajes históricos como literarios. Así, el libro era un breve y glorioso paseo por algunos de los hitos de occidente, desde Prometeo hasta Napoleón, pasando por una familia de las cavernas y llegando a San Francisco de Asís, deteniéndose un ratito en Romeo y Julieta o en Atila,…

Lee la reseña completa

Publicado el

La sociedad de los dragones de té, de Katie O’Neill

La sociedad de los dragones de té

Hubo un tiempo en España en que pedías un té y el camarero, rezongando, calentaba agua con la máquina del café, metía dentro la bolsita de la sempiterna marca y una rodaja de limón, y te servía todo ello en un vaso de leche y tapado con un platito. Afortunadamente, los tiempos han cambiado, se ha desterrado el limón y el platito, y ya no es tan difícil encontrar un sitio donde puedas preguntar qué tipos de tés tienen sin que el camarero se te quede mirando estupefacto. Cuentan algunos que incluso existen lugares donde uno puede entregarse a la…

Lee la reseña completa

Publicado el

El Borbah, de Charles Burns

El Borbah

Aun si tuvisteis la suerte de nacer en la época perfecta para vivir – aunque fuera de manera vicaria – la cultura y contracultura de los 80, es poco probable que recordéis que aquella década gloriosa para nuestras movidas fue también la época dorada de la lucha libre profesional. A España, aquel revival llegó con unos años de retraso, y, como aquí la lucha libre había existido toda la vida, decidimos, en aras de la modernidad, darle a aquel deporte el estúpido nombre de pressing catch. Y así fue como aquella cadena de televisión que todos sabemos encontró por fin…

Lee la reseña completa

Publicado el

Unreal city, de D.J. Bryant

Unreal city

Hay una escena en Mulholland Drive, una de las grandes películas de David Lynch, en la que el protagonista se encuentra con un vaquero. Es de noche. Están bajo la luz parpadeante de una bombilla que, a su vez, cuelga bajo una calavera de vaca. Hablan, no recuerdo muy bien de qué. Y no sucede nada más. Pero se trata, por lo menos para un servidor, de una escena absolutamente terrorífica. Quizá se deba a la forma de hablar del cowboy, que parece estar jugando con su interlocutor antes de acabar con él de algún modo horrible. Quizá se deba…

Lee la reseña completa

Publicado el

La única, voz, de Tiziano Angri

La única voz

Cuando en este lacrimal valle las cosas se ponen más chungas de lo que podemos aguantar, todos necesitamos un álbum mental de recuerdos en el que poder refugiarnos. A todos nos gustaría haber disfrutado una infancia idílica, como la de Aquellos maravillosos años, llenos de aventuras, amorcitos y momentos epifánicos. El problema es que las infancias son como las narices: cada uno tiene la que le ha tocado, y dado que los recuerdos, de momento, no podemos embellecerlos mediante cirugía plástica, pues agua y ajo. Naturalmente, todo esto no lo digo por mí, que al fin y al cabo, tuve…

Lee la reseña completa

Publicado el

100 máquinas recreativas que hicieron historia, de VV. AA.

100 máquinas recreativas que hicieron historia

Te voy a confesar algo sobre mi infancia que hará que me mires con otros ojos, sobre todo si naciste entre los años setenta y ochenta. Cuando leas lo que te voy a contar, desearás haber tenido esa suerte de pequeño, aunque fuese solo por un día. Porque yo, querido lector, disponía de la llave que abría las máquinas recreativas y solo tenía que apretar al botoncito que había dentro para jugar todo lo que quisiera. ¿Que cómo la conseguí? Me la daba mi padre, el dueño de unos recreativos. Eso de jugar sin tener que preocuparse del temido game…

Lee la reseña completa

Publicado el

La danza de los demonios, de Esther Singer Kreitman

La danza de los demonios

Ya sabía yo que este libro me gustaría. Y lo sabía porque había leído que era una biografía encubierta de Esther Singer Kreitman, a la que yo no conocía literariamente halando, desde luego, ¡que no soy yo tan leída, ni tan versada!  Pero verán, había leído que Esther era hermana de los escritores Israel Yehoshua, al que tampoco tenía el gusto de conocer, y de Isaac Bashevis Singer, ya saben el que fue Premio Nobel de Literatura en 1978, y del que sí tenía referencias. ¿No me digan que no les resulta interesante esta mujer cuando sabemos que en esta…

Lee la reseña completa

Publicado el

La vida es sueño, de Ricardo Vílbor, Alberto Sanz y Mario Ceballos

La vida es sueño

… mas desperté del dulce desconcierto y vi que estuve vivo con la vida, y vi que con la vida estaba muerto. No son versos de Calderón, sino de Quevedo. Y aunque las diferencias entre ambos son palpables -pues mientras el segundo nos narra un sueño erótico, el primero nos ofrece una visión metafísica de la vida-, lo cierto es que la metáfora de la vida como sueño parece haber inspirado a más de un grande de nuestro siglo de oro. La metáfora, desde luego, no es cosecha de don Pedro, sino que se remontaba bastantes siglos atrás. Calderón, sin…

Lee la reseña completa

Publicado el

Antología, de Osamu Tezuka

Antología

En la excelente exposición sobre Disney. El arte de contar historias que se puede ver estos días en el Caixaforum de Barcelona, he tenido ocasión de volver a ver algunos de esos cortos que tanto me maravillaban de niño, historias que podían ir desde El sastrecillo valiente a Los tres cerditos, y en las que, en un alarde de inagotable creatividad, los gags se sucedían sin dar tregua a los embobados ojos del niño, en este caso yo. Luego uno crece, y además de la voz grave y el vello en las axilas, nuestras desbocadas hormonas producen un niñato resabido…

Lee la reseña completa