Publicado el

Entrevista a Víctor L. Briones

victor l. briones

Entrevista a Víctor L. Briones, autor de “Insectos”

victor l. brionesConocer a un escritor siempre me ha entusiasmado. Aunar, en un mismo espacio, a lector y escritor, hace que todo el trabajo que hay detrás merezca la pena. Hoy es un día distinto porque, además de escritor, conozco a un poeta. A una de esas especies que uno no sabe dónde ubicar adecuadamente, si se confundirá entre versos y visiones del mundo especiales, y un sin fin de ideas que pasan por mi cabeza a un ritmo vertiginoso. Víctor L. Briones que es buen poeta y mejor persona, que nos descubre que la poesía está en auge y que se muestra tal cual es en el lenguaje que mejor se le da, la palabra escrita.

Con todos vosotros, Víctor L. Briones. ¡Disfrutadlo!

Para empezar, nos gustaría conocer un poco más tus gustos a la hora de escribir:

1. ¿De día o noche? Cuando se puede. Pero por la noche suelo estar más calmado y el mundo afloja el ritmo; entonces es más fácil dejarse llevar, entrar en ese estado de concentración que exige una buena jornada de escritura.

2. ¿Un cigarrillo al lado? Hasta hace un mes los enlazaba, aun no había apagado uno y ya estaba liando el siguiente. Pero ahora no fumo, al menos no físicamente, porque sigo fantaseando con hacerlo. Eso sí, el café no lo perdono.

3. ¿El papel y la pluma han pasado a mejor vida? No, a mí me resulta muy útil el escribir a mano para corregir, tachar, contar, colocar, es más cómodo así. Te diría que para escribir poesía es casi imprescindible el folio y la pluma, la pantalla del ordenador no permite tanto cambio, no es tan flexible. Además el papel tiene algo que, si se hiciera con el ordenador sería ruinoso, y es, cuando llega el bloqueo y nada potable sale de la pluma, puedes arrugar la hoja y mandarla lejos. Eso desestresa mucho.

4. ¿La inspiración llega por sorpresa, o sorprendentemente, siempre te pilla trabajando? Por sorpresa, casi siempre por sorpresa. Sí me sucede que cuando estoy transcribiendo anotaciones u ordenando material (eso es trabajar no?) viene y ya no me suelta. Pero en otras ocasiones voy por la calle veo algo y me digo, ahí hay unos versos y claro, me tengo que parar para que no se me vaya la musa comprarse unos zapatos.

5. ¿Quién es tu mayor crítico? Suelo recurrir también a algún amigo sin pelos en la lengua para escuchar atento sus opiniones. Cuando yo mismo me pongo a repasar en exceso los versos acabo dando vueltas y más vueltas, me cuesta parar, dejar de orbitar alrededor de ellos.

6. ¿Qué personaje te gustaría que leyese tu libro? Cualquiera que tenga algo de poder, cualquiera que necesite reflexionar sobre lo que es ser persona y cómo lo que hacemos afecta a los que tenemos alrededor. Y de ficción me gustaría que Montag, el protagonista de Fahrenheit 451, llevara algo mío mientras huye de los poderes establecidos.

7. ¿Qué libro(s) estás leyendo ahora? En la Orilla, de Chirbes y picoteando versos de Brines y Almudena Guzmán.

8. ¿Qué libro guardas como el más valioso? Mis “Narraciones Extraordinarias” de Poe y también casi todos los de Bradbury. En poesía le tengo mucho aprecio a mi edición de Austral de la Antología Poética de Antonio Machado. Está tan usada, tan manoseada, tan anotada, tan transitada.

9. ¿Qué usas para marcar las páginas? Marcapáginas de mi colección que no sirven para nada porque como suelo leer en la cama, muchas noches me quedo dormido y el libro se cierra y al día siguiente tengo que buscar la página por la que me quedé.

10. ¿El mejor lugar para leer?  Cualquier sitio en el que puedas estar concentrado y en silencio. En los autobuses por ejemplo me cuesta la misma vida leer, me distraigo con facilidad. En los parques se lee muy bien.

Y ahora que sabemos un poco más de tus gustos como escritor, metámonos de lleno en lo que nos cuentas en tu poesía…

 

1. Para todos aquellos que no te conocen, ¿Quien es Víctor L. Briones?

No creo que haya pregunta más difícil, si me la haces mañana te diré otra cosa seguro.

Pues uno más que vive aquí, que de pequeño cogió la manía de mirar a su alrededor con atención y que como ve muchas cosas pues tiene que contarlas para que no le pesen y las cuenta casi siempre con versos. Alguien con alergia a las versiones oficiales, a todo lo que que erosiona aquello que nos hace humanos.

2. ¿Cómo se llega a crear una obra como “Insectos”? 

Pues no sé por qué hubo una época en que los insectos me sirvieron de catalizador para hablar sobre lo que veía a mí alrededor, el punto de partida perfecto y el vehículo adecuado. Tuve una especie de fijación por ellos, de hecho descarté muchos poemas sobre bichos que no aparecen en el libro y es que, durante el año en que se gestaron, prácticamente todos los días pensaba en uno o dos bichos y en qué podría contar a través de ellos. De todos esos poemas acumulados, los más aseados, los que más me decían, acabaron en mi blog y allí los vio mi editora que una feliz mañana mientras tomábamos un café en Madrid me dijo sin más “esto lo vamos a publicar” lo demás fue viniendo, poco a poco. Ella contactó con Laura del Valle, que ilustra la obra y cuando quise darme cuenta ya tenía el libro en las manos.

3. Hablas de insectos, pero también de personas, ¿somos tan diferentes los unos de los otros? 

Como te digo, los insectos son la excusa. Los catalizadores. Seres en apariencia ajenos a los humanos pero que tienen cualidades que nos son propias. El hombre los observa, convive con ellos, los copia, se siente poderosos ante ellos. Dan mucho juego y eso lo quise aprovechar a la hora de escribir los poemas. Pero la idea principal era hablar de las personas, de sus miserias y de sus virtudes. Los insectos me permitían hacerlo y por eso los adopté como vía para decir lo que quería.

4. Siempre se ha dicho que los poetas ven el mundo de una forma diferente a la que lo ve el resto de la gente, ¿cómo es tu visión del mundo para plasmarla después en verso?    

En general veo antes lo negativo, suelo ser pesimista. Pero con los años he aprendido a ver la totalidad, mi totalidad. A buscar lo amable y lo calmado que hay en la realidad, porque lo turbio viene por sí mismo.

Ahora incluso ya veo lo bello y lo amable sin tener que hacer un esfuerzo consciente. Estoy muy contento por eso.

También me gusta fijarme no sólo en el paisaje físico sino también en el emocional. En ese territorio que no se ve si no te fijas y que nace entre las personas, ahí es dónde transcurre la emoción y la percepción que son la base sobre la que escribo.

5. ¿Qué hay de Víctor L. Briones en esta obra?  

Sus ojos y la digestión apresurada de un cerebro algo cansado. Bueno y las ganas de cachondeo que son mi antídoto contra el mundo.

6. ¿Cómo fue el momento en el que te dijeron que publicaban tus poemas? 

Pues creo que sonreí, sonreí mucho. Y luego nos terminamos el café y seguí sonriendo. Después hicimos tiempo hasta la hora del aperitivo y a partir de ahí todo empieza a estar borroso.

7. ¿Cómo está la poesía, hoy en día, en nuestro país? 

Yo veo una explosión, hay muchos poetas, muchísimos. El mundo virtual ayuda mucho claro. Veo editoriales que nacen, gente que hace cosas que merecen mucho la pena. Vivimos una etapa de ebullición, sin que nada esté muy definido o haya una línea clara. No veo corrientes predominantes sino una búsqueda por ver qué puede ser la poesía en el futuro.

Aun así, las poesía sigue siendo un mundo demasiado cerrado, no se lee poesía y a mi se me llevan los diablos cuando cualquier buen lector me dice algo más o menos como “yo es que no leo poesía porque no la entiendo”. Pues yo no entiendo el mundo pero eso no me impide tener que salir cada mañana a él. En fin, no se fomenta que la gente se arrime a los versos, se ven como algo extraño, complicado y que no aporta nada. Quizás el mundo es ahora demasiado funcional para la inútil poesía, no sé.

8. ¿Hay algún proyecto ya en la cabeza para deleitarnos con él?  

Pues tengo un poemario que llevo un año moviendo a ver si se le caen las letras que le sobran y queda perfecto. Y en el blog se van acumulando poemas. Hay una serie que se llama los diminutillos que va cobrando mucha fuerza y tiene una identidad muy marcada, quizás haga algo con ellos.

Gracias por responder a Libros y Literatura

 

Otros libros recomendados

Un comentario en “Entrevista a Víctor L. Briones

  1. Y en los “diminutillos” (¡qué contradicción!). aparece lo que a veces dan ganas de gritar o de decir simplemente:

    “qué más dan las palabras
    cuando hay tanto cabrón!”

    En fin, que crezcan las palabras.
    Gracias por darnos a descubrir a un nuevo poeta. De Chirbes, de Almudena Guzmán; de Antonio Machado, ya sabíamos.

    J.J. Cantón y Cantón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *