Publicado el

Family Office: El mundo de la familia y los negocios al desnudo, de Robert Villesdin

Voy a confesar públicamente un secreto: soy una persona con muchísima curiosidad, me encanta saber lo que ocurre a mi alrededor, lo que hacen mis familiares, amigos, vecinos e incluso desconocidos. Algunos dirán que soy un cotilla o incluso una maruja, y probablemente tengan razón. A mí, si me dieran la posibilidad de ver lo que hace cada uno en sus casas, en sus trabajos, me pasaría el día espiándolos.

Pero tampoco me gusta llevar las cosas al extremo (por suerte, tengo una vida propia y disfruto viviéndola sin necesidad de meterme mucho en la de los demás), aunque eso sí, me lo paso genial cuando me llega un libro que me permite sentir esa sensación de voyeurismo, de estar entrando en casas ajenas y ver lo que piensan, hacen, sienten y dicen un grupo de personas.

En este caso he podido meterme de lleno en Family Office. Una familia adinerada, en la que los padres, ya mayores, han creado una fortuna a base de trabajo y esfuerzo, y los tres hijos han crecido en la abundancia y ahora, en su madurez, participan activamente en los negocios familiares, cada uno con sus características personales.

Me he sentido atraído por la historia desde el principio, ya que el libro nos permite adentrarnos en un estilo de vida lleno de opulencia, riqueza, hoteles y restaurantes caros, prostitutas de lujo y ambientes sórdidos en los que se practican actividades sexuales de lo más variadas. La mayor parte del libro está narrada desde el punto de vista de Modesto, el abogado de la familia, que participa de las actividades empresariales y personales, pero que aporta cierta distancia para retratar la escena con mayor nitidez.

Family Office, de Robert Villesdin es casi un documental sobre los nuevos ricos, sus problemas familiares y laborales, sus preocupaciones, su gestión del dinero y de las emociones. Aunque la diferencia psicosocial que puedo tener con los protagonistas del libro es abismal, entiendo que para ellos sus problemas son igual de graves que para mí los míos, aunque la diferencia en la cuenta de gastos sea de muchos ceros.

El libro también profundiza en la situación del país antes y durante la crisis inmobiliaria, y da pinceladas de teoría económica y política que creo que son importantes recordar. Las múltiples voces que hay en el libro aportan puntos de vista distintos, lo que a mí me ha hecho querer a algunos y odiar a otros, aunque esto también va cambiando según pasan las páginas y pese a que me cuesta mucho identificarme con ninguno de ellos: El padre ricachón pero con pocos modales, la madre que, después de haber actuado toda su vida de una manera se arrepiente, el hijo mayor que es un déspota con sus hermanos, que solo piensa en derrochar y vivir la vida gastando; el hijo mediano que ha sufrido mucho y que solo quiere vengarse de todo y de todos, y la hija menor, amante de la vida tranquila, las compras y los placeres carnales.

Sin embargo sí que me ha interesado especialmente conocer a Modesto, en mi opinión el principal protagonista del libro, y su progresión en la historia se me ha hecho divertida. No haré espoilers, pero creo que el abogado de la familia es el único que aprende de las experiencias que va viviendo, y sus movimientos personales y laborales crean un condimento muy apetecible para este libro.

En definitiva, Robert Villesdin ha creado para nosotros un buen libro en el que se entremezclan negocios, placer, viajes, dinero y familia, pero sobre todo, con una trama de negociaciones, alianzas, pactos y traiciones que te mantendrá en cautividad entre sus páginas.

 

2 comentarios en “Family Office: El mundo de la familia y los negocios al desnudo, de Robert Villesdin

  1. suena interesante!!!

  2. El libro me ha dejado el sabor de una buena historia, tanto por el contenido, que describe comportamientos y sentimientos de cada uno de los personajes en el seno del núcleo familiar, como por el inesperado y ejemplar final.

    Es también un testimonio de los acontecimientos acaecidos en los últimos años, en que la crisis bancaria e inmobiliaria ha afectado a todos los sectores económicos y a la sociedad en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *