Publicado el

La ciudad vertical con Javier Torras de Ugarte

la-ciudad-vertical-NY

la-ciudad-vertical-NY“No todo es vertical, no todo es una competición en este mundo por ver quién llega más lejos, aunque pueda parecerlo a menudo cuando leemos un periódico o vemos un telediario.”

 

Javier Torras de Ugarte es el autor de un libro que plantea grandes desafíos a través de la intriga y el amor para mostrarnos una parte del mundo humano. La ciudad vertical es la novela de un autor enamorado del arte y con vértigo.

[Clica sobre “Leer más” para seguir leyendo]

 

la-ciudad-vertical-autor-lucesUna ciudad muy vertical:

Hay muchas… Acaso Chicago, ahora Dubai, casi siempre Nueva York. Yo me quedo con Babilonia, ellos fueron los primeros que pensaron de forma vertical. Babilonia es, de hecho, la Ciudad Vertical por excelencia, encarna todas sus virtudes y, por supuesto, todos sus defectos.

 

¿Y en España?

Madrid, claro ¿cuál sino? Madrid lo es todo, lo tiene todo. Es vertical y horizontal, grande y pequeña, una metrópoli y un pueblo… Hace frío y calor, llueve y hace sol… pero es una ciudad que siempre sigue hacia delante, hacia arriba. De Madrid al cielo suele decirse, pero las vías son muchas para llegar a ese destino. Por otro lado Madrid es capaz de desarrollar todos los vicios de la Ciudad Vertical, si no le ponemos de remedio…

¿Todo es vertical?

Afortunadamente no. Padezco un vértigo muy fuerte y no podría ni salir a la calle. No todo es vertical, no todo es una competición en este mundo por ver quién llega más lejos, aunque pueda parecerlo a menudo cuando leemos un periódico o vemos un telediario. En el libro lo vertical encarna el orden, la simetría, de algún modo lo correcto, lo limpio y lo puro. Sin embargo detrás de todo eso no hay más que ambición, opresión, mentiras, barbaries, torturas… Lo perfecto necesita de la mentira para ser perfecto, y una civilización basada en una mentira está inexorablemente condenada al fracaso. Lo horizontal se refiere más al lado salvaje, a la fuerza, la pasión, la vehemencia, los sentimientos. Es irregular y, a diferencia del único camino ascensorial de lo vertical, es capaz de seguir distintas sendas. La naturaleza es horizontal, en ella caben todas las verdades. El hombre es vertical y busca una verdad única que, lamentablemente, suele ser una mentira. Lo bueno de nuestro mundo es que cuenta con hombres y naturaleza a partes iguales, y ambos se intentan destruir de un modo u otro. Encontrar un punto intermedio entre la mesura y el desorden sería lo ideal. Tal vez un tercer piso, ni vertical ni horizontal.

 

Desde mi cueva veo la naturaleza y lo orgánico con una tendencia a lo curvo, y las construcciones del hombre, más verticales, más unidireccionales y más aburridas…

“Toma distancia como un pintor para observar mis desdichas…” Leí alguna vez a Goethe o algún otro autor romántico. Es cierto, hay que tomar distancia, y desde lejos todo se ve menos denso, más volátil. También pensó así Leonardo en su sfumatto o Miguel Ángel en aquellas esculturas que desde cerca parecían inacabadas. Lo curioso es que en la distancia, todo parece mucho más correcto; las construcciones reticulares se tornan gigantes que, por efecto del aire, pierden su consistencia. Y lo curvo parece en armonía, como si se desprendiese de su lado salvaje. Pero sí es cierto que la vida suele inclinarse más hacia las formas curvas, sólo porque busca la perfección. El hombre es tendente a lo recto porque cree que imita la perfección, o porque la desconoce. La Ciudad Vertical es, por lo tanto, una perfección tan inherente al ser humano como ajena a la naturaleza. De nuevo, condenada al fracaso. Yo desde aquí arriba veo tu cueva como un laberinto de luces y colores… la ciudad es más fría, pero sus formas aburridas también me transmiten paz.

la-ciudad-vertical-CentralPark

 

Vertical, horizontal, perpendicular, curvo… ¿Cuál es la mejor estrategia para un autor novel en el mundo editorial español?

El mundo editorial está muy difícil, tanto en España como fuera. Debe reinventarse, no puede continuar por este camino de rectitud “vertical”. Nos enfrentamos a un fenómeno hasta ahora desconocido, el mundo en red, y todas las formas de negocio intentan aprovecharse de esto. Aquí cuesta mucho la entrada del ebook, hay una gran desinformación y eso hace que las editoriales vean en él un rival duro de batir. ¿Dónde quedan los autores noveles? Pues desgraciadamente perdidos en esa inmensidad que hay entre el libro de papel y el electrónico. Las grandes editoriales no arriesgan un céntimo en ellos y se ven obligados a la autoedición, coedición o publicar online, lo cual es un camino muy difícil porque mucha gente repudia un texto que no haya pasado el “corte” editorial, y hay que trabajar mucho en las redes para dar a conocer un libro autopulicado, ya sea en papel o digital. Por cada ejemplo de alguien que lo logró, hay cientos de miles de obras que quedan en el olvido. Por eso me siento afortunado de que Atlantis apostase por mí. No soy quien para dar consejos a nadie, pero los autores noveles tenemos que confiar en nosotros mismos por encima de cualquier cosa, y trabajar duro, corregir, rehacer y escuchar a las personas que nos leen, aprender de ellos pero sin perder nuestra personalidad. Y leer a los clásicos, nadie ha vuelto a escribir como ellos… ni lo hará.

 

Cuando es el momento de una idea, varias personas que no se conocen en diferentes partes del planeta la hacen florecer de forma diferenciada a través suyo coincidiendo de manera inesperada. Los temas que planteas en tu novela son constantes preocupaciones de la era moderna y actualmente se puede apreciar, por ejemplo, en una película como Upside Down. ¿La ciencia ficción puede ser más reivindicativa que la literatura o el cine social?

La Ciencia Ficción es un tipo de literatura muy cómoda para un escritor (y para un cineasta con medios). Cualquier cosa tiene cabida y, por lo tanto, tendemos a pensar que podemos inventar una historia futurista o fantástica y colarla por el aro del sci-fi. En realidad no es así, aunque la mayor parte de los autores tienden a buscar la perfección de la técnica, la originalidad del relato, incluso desprendiéndose totalmente de la realidad. Cierto es que muchos lectores buscan en esta literatura una evasión de los problemas reales, pero quiero defender un posicionamiento del arte y la literatura. No me refiero a un posicionamiento político o ideológico, sino un posicionamiento histórico. La Ciudad Vertical tiene una ambientación futurista y tintes de ciencia ficción, pero también hay una trama que tiene que ver con lo cíclico de la historia, con el desarrollo del ser humano a lo largo del tiempo y los problemas que han encontrado las sociedades. De hecho, la realidad de la Ciudad Vertical es un supuesto al fin de todos esos problemas, ya que se cierra la sociedad para huir de sus errores pasados, sin darse cuenta de que no hay pero camino para no reincidir que el olvido. ¿Hay reivindicación? No he tratado de reprochar nada a nadie, lo que defiendo es lo en teoría defendemos todos, lo que hay escrito en la “Declaración de los Derechos Humanos”. Pero si esto que todos defendemos no se cumple… ¿debemos quedarnos callados?

 

la-ciudad-vetical-desierto

¿Qué personajes de la historia universal se lo habrían pasado bien leyendo tu libro a parte de King Kong?

Creo que Dios entendería (y perdonaría) la blasfemia. Él ya vivió algo similar cuando la torre de Babel, y de su castigo vienen las diferencias entre los seres humanos, que es lo que origina la historia del libro. Se cierra un ciclo en torno a su labor bíblica. Imagino a Platón desaprobando todo el funcionamiento político-social de la Ciudad, a Canaletto pintando paisajes verticales, a Napoleón acomplejado ante semejante enormidad… pero claro, puedo imaginar a Hitler leyendo el libro y viéndose en el último piso exterminando mestizos, a Marx soltando panfletos por los más bajos niveles o al Ché Guevara fumando un puro entre las ruinas de la vieja Ciudad. Y en mis sueños más profundos imagino a Spielberg llevando la novela al cine, jajajajaja, o ya puestos a Fritz Lang haciendo maquetas… Mies van der Rohe podría haber construido varios de los edificios de la Ciudad, Spiderman gastaría sus redes antes de ver toda la ciudad… ¿Lo pasarían bien leyendo el libro? Sí, yo creo que sí, sobre todo Dios, que siempre ha tenido mucho sentido del humor…


 

 


La ciudad verticallibronovedadesTítulo: La ciudad vertical
Autor: Javier Torras de Ugarte
Editorial: Atlantis
Extensión: 374 páginas
ISBN: 9788415228929

Precio: 22 €

 


En el año 2569, tras una serie de catástrofes naturales que asolan el planeta, el Tribunal General de Nueva York sienta las bases de la nueva sociedad: ciudades autosuficientes y colosales formadas por rascacielos en las que la población está dividida en dos clases: los “puros” y los “mestizos”. En este escenario se desarrolla un intrigante juego de poder y supervivincia protagonizado por Antonio, conservador jefe del Museo Nacional de Historia, que días antes de la visita del presidente francés es secuestrado por un comando de mestizos que quiere llevar a cabo una masacre.

 

 

Otros libros recomendados

Un comentario en “La ciudad vertical con Javier Torras de Ugarte

  1. Interesante eso de lo vertical como prolijo (palabra argentina cuyo significado deberás buscar) pero que esconde la ambición y la competencia…!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *