Publicado el

La maldición del Ateneo, de Antonio Martín Infante

La maldición del Ateneo

A Antonio Martín Infante hay que agradecerle cuanto menos una cosa: la recuperación para la literatura de un escenario apasionante. No lo digo porque a mí me apasione Huelva, que a estas alturas ya todo el mundo sabe que es así, ni tan siquiera porque pasear por las páginas de La maldición del Ateneo sea hacerlo por calles y parajes que conozco y por los que siempre que puedo paseo también físicamente, lo digo porque la Huelva que fabula el autor tiene componentes sobrados como para que con sólo poner a pasear a unos personajes por sus calles plenas de una suerte de modernidad cateta (un…

Lee la reseña completa