Publicado el

Dos tipos que flotan

Dos tipos que flotan, de Guillermo Ortíz (Orx) Las tiras cómicas requieren de cierto valor. Primero, porque tienen que ser cortas y condensar en ellas lo que quieres plantear. Segundo, porque deben tener el efectismo necesario para que el lector pase de la primera a la última y sienta que lo que ha leído, en ese corto período de tiempo, ha merecido la pena. Tercero, porque los personajes tienen que estar bien definidos y además, tienen que decir algo al público que ve cómo sus correrías siguen una tras otra. Y por último, aunque no menos importante, porque en una…

Lee la reseña completa