Publicado el

Las chicas de la buena suerte, de Kelly Harms

Las chicas de la buena suerte

Imagina que ganas una casa de un millón de dólares. Imagina que tiene todo lo que has deseado, incluso una piscina infinita —que es una de esas que, gracias a su corriente continua, te permite nadar sin moverte del sitio—. Imagina que antes de que te tocara no tuvieras un sitio donde vivir, que ahora es cuando vas a poder tener un lugar donde pasar las noches. Imagina que todo es perfecto, pero cuando llegas a tu maravillosa casa… te enteras de que ha habido un error y hay otra persona que ha ganado la misma casa que tú. Así…

Lee la reseña completa