Publicado el

Todo comenzó un martes al atardecer, de Iván Portas

Todo comenzó un martes al atardecer
Concurso Sueños de Verano

Todo comenzó un martes al atardecerIntento recordar cuál fue el momento en el que empecé a interesarme por las estrellas, pero me resulta imposible. Cuando vivía en Madrid, rodeada de asfalto y contaminación apenas me fijaba en ellas. Sabía que estaban ahí, pero muy pocas veces conseguía verlas. Por eso, cuando llegaba el verano y me iba al pueblo, lo único que deseaba era que cayera la noche para poder mirar por la ventana todas esas maravillosas estrellas. Y yo no entendía por qué entonces sí podía verlas y cuando estaba en Madrid, no. Por eso empecé a pensar que había algo más, que solo se veían las estrellas cuando el día siguiente iba a ser maravilloso. En Madrid esos días casi no existían porque la monotonía y la rutina ya se encargaban de que así fuera. Pero en cambio, la vida en el pueblo era muy diferente. Ahí sí que había días maravillosos. Y no fallaba: cuando había una noche estrellada, eso significaba que al día siguiente podría ir a la playa, o que podría ir al río sin que la lluvia lo arruinara todo, o que incluso podría montar en bici durante horas y horas.

Por eso, la noche de San Lorenzo era mi noche preferida del año. Esa noche de mediados de agosto ya era tradición poner la tienda de campaña en mitad de un prado bien lejos de cualquier farola. Dentro de esa tienda de campaña, cinco niñas pasaban la noche hablando, riendo, comiendo guarrerías y contando historias de terror. Pero, sobre todo, estaban pendientes de las estrellas, esas que pasaban deprisa ante sus ojos como un relámpago. Algunas decían que daba buena suerte pedir deseos cuando una estrella fugaz pasaba. Otras, como yo, disfrutaban de ese breve brillo y pensaban en el día tan increíble que estaba por llegar.

No sé si Andrea, la protagonista de Todo comenzó un martes al atardecer, pensaba lo mismo que yo cuando miraba el firmamento, pero sí que tenía ganas de ver esa lluvia de estrellas que se llevaba anunciando tiempo atrás en la televisión. Cansada de su trabajo, dejó todo para irse una buena temporada a Europa, aunque sus planes se vieron truncados cuando encontró un símbolo extraño en el despacho de su antiguo jefe. Aunque lo tenía todo planeado y realmente quería seguir con ello, no pudo evitar darle vueltas y vueltas al símbolo que había visto, así que decidió contactar con su primo Jose, que poseía un don innato para la tecnología gráfica, lo que le podría resultar de gran ayuda. Entre eso y unos cuantos contactos, consiguen averiguar que ese símbolo es el acrónimo cifrado de un proyecto muy gordo, de algo que, de llevarse a cabo, supondría un gran desastre para toda la humanidad. Y esa lluvia de estrellas, que Andrea espera con tanta ansia como yo esperaba cada año la de San Lorenzo, tiene que ver mucho más de lo que cualquiera de ellos se imagina.

Iván Portas nos trae una novela de acción, donde la protagonista es una mujer fuerte y valiente que tiene que aprender a la fuerza a valerse por sí misma. Andrea es un personaje que llega, que se entrega al lector. Nos muestra sus dudas, sus miedos, sus reticencias. Es sensible, pero también poderosa, como demuestra a lo largo de las páginas de esta obra. Seguida por su instinto y junto con Jose (su primo) y David (un ex soldado de operaciones especiales), demostrará al mundo que es mucho más que una mera ingeniera. Esto me ha gustado especialmente, ya que, aunque recibe ayuda, ella misma es una heroína. Además, su sensibilidad y su instinto son dos armas que le resultarán imprescindibles, pues habrá momentos en los que esas habilidades serán mucho más útiles que cualquier otra.

Y qué decir de David, un personaje que al principio aparece misterioso y del que no sabemos nada, pero que poco a poco se va dejando descubrir y del que es imposible no encariñarse. Me ha recordado un poco a estos súper hombres de película, así como Tom Cruise, que aparecen de la nada para ayudar a un chica en apuros y que aportan nociones de estrategia militar que son esenciales para resolver la trama. Es un personaje que me ha hecho mucha gracia, porque lo mismo coloca bombas por ahí, como te pilota un helicóptero. Un chico comodín que sabe hacer de todo.

Todo comenzó un martes al atardecer tiene un ritmo muy rápido. Desde el principio empiezan a pasar muchas cosas, sin dar casi tiempo al lector a familiarizarse con la historia o los personajes. Eso me ha gustado, porque me ha hecho darme cuenta de la trama a la vez que la propia Andrea lo hacía. Hay veces en las que me parece que los personajes van mucho más avanzados que yo, como que yo voy por detrás de ellos y me doy cuenta tarde de las cosas. Pero en este caso, al no ser una novela que tenga un principio pausado y descriptivo (como suele pasar), todo va tan acelerado que al lector no le queda más remedio que ponerse al día enseguida. Eso ha sido precisamente lo que hizo que me leyera más de la primera mitad del libro del tirón.

Es verdad que he leído poco de este género, pero lo que leo me gusta. Me ha recordado un tanto a Inferno, de Dan Brown, por el estilo de la trama, aunque los métodos que usan sendos protagonistas para resolver la historia nada tienen que ver. Recordemos que Robert Langdon usa sus conocimientos de historia y arte y Andrea, Jose y David optan por un conocimiento más tecnológico. Pero sí, ese ritmo acelerado, las conspiraciones, el ingenio que tienen que tener los protagonistas, los malos que aparecen de la nada y que son más que insistentes, han hecho que en ocasiones me acordara del estilo de Dan Brown. Me estoy planteando leer más de este género, porque realmente he disfrutado muchísimo con el libro.

Iván Portas demuestra que es un gran apasionado del género. Su profesión, ingeniero industrial y su interés por el emprendimiento tecnológico hacen que la historia esté muy bien atada. Nos da un marco perfectamente definido y desarrolla mucho el aspecto tecnológico que impregna toda la novela. Se nota que no cuenta la historia por contar, sino que hay un gran trabajo de documentación detrás que hace que la historia esté perfectamente hilada y que todo tenga sentido.

Yo sigo con mi teoría de que los días que preceden a una noche estrellada son los mejores días que uno se pueda encontrar. Aunque también es cierto que en las noches en las que no hay estrellas, mi plan suele ser acurrucarme en el sofá con un buen libro, como este, esperando a que caiga una tromba de agua. Y, yo me pregunto, ¿hay algo más maravilloso que eso?

Concurso Sueños de Verano
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *