Publicado el

2042 El sueño de Eli, de G.R Squire

2042. El sueño de Eli

2042. El sueño de EliLa verdad es que no suelo leer muchos libros del género al que pertenece esta novela. De hecho, creo que sólo he leído Blade Runner, de Philip K. Dick. La ciencia ficción no es mi punto fuerte, pero al leerla, me pregunto por qué no habré leído yo más libros de este género.

2042, El sueño de Eli se presenta como “una novela de ficción distópica, con un toque surrealista y numerosas píldoras de ecologismo y crítica social”. “Un thriller futurista, inquietante y perturbador”. Todo eso podemos leer en la portada y en la contraportada.

Su autor, G.R Squire, es un ambiéntologo y comunicador social londinense. Vive en Madrid desde hace diez años y es allí donde comenzó su aventura literaria, aunque desde pequeño le ha apasionado escribir y la novela de ciencia ficción. Ésta es su primera novela y para hablar de comienzos no está nada mal. Nunca diría que es de un autor novel, la verdad, pero eso lo veremos más adelante.

2042. El sueño de Eli cuenta con dos personajes principales: Eli y Soco. Y en torno a ellos se desarrolla toda la trama de esta novela. Cada capítulo alterna un pasaje de la vida de cada uno de ellos, conformando así el engranaje de esta historia. Pero antes de nada, debo explicaros el contexto, ya que es muy importante. La novela se desarrolla en el año 2042. El cambio climático condiciona el orden geopolítico mundial y España es una República que forma parte de El Bloque, que es una alianza de naciones que ejerce el control principal. Por otra parte, está el Estado de Liberación Mundial, que amenaza con atentar en un ataque terrorista contra El Bloque ante las inminentes elecciones. Madrid es una gran ciudad dividida en dos partes: la City, donde vive la crème de la crème y la Zona Sur, donde está la clase trabajadora. Como veis, algunas cosas han cambiado más que otras.

Es en este ambiente pues donde se sitúan los protagonistas de la novela. Eli, un Agente de Inteligencia retirado que trabaja ahora como investigador y docente en la Fundación de Estudios Interculturales. Y Soco, una mujer de armas tomar cuyo trabajo es ser cazadora de sueños . Ellos son los protagonistas de la novela, en torno a quienes gira toda la trama de este thriller.

La primera parte de 2042. El sueño de Eli, intercala de forma amena y muy bien perfilada la trama desde los puntos de vista de ambos protagonistas. Además, conoceremos su pasado, sus ideas y motivos para llegar hasta donde han llegado. Como os decía antes, es difícil pensar que el libro esté escrito por un autor con apenas experiencia. Su forma de narrar, su estilo, la forma en que intercala las historias me parece de alguien que sabe lo que se hace. Así que, en este sentido, 2042. El sueño de Eli no decepciona. No podemos negar su valor literario.

En la segunda parte del libro, conocemos la verdadera naturaleza de ambos protagonistas. ¿Recordáis que os hablé antes de Blade Runner? Pues Eli y Soco no distan mucho de aquellos replicantes.

La trama, llena de referencias al género de ciencia ficción, intercala el lado onírico con la realidad de manera sublime. Nos sumerge en los sueños de Eli y en los sueños en los que Soco se adentra y al mismo tiempo nos regala pequeñas píldoras de realidad, concienciándonos sobre el cambio climático, sus consecuencias y el peligro del poder que ejercen los de arriba con los de abajo.

Para ser un género que no controlo demasiado, 2042. El sueño de Eli me ha resultado una lectura muy entretenida, que me ha mantenido intrigada y pegada sus páginas más de lo que hubiera imaginado. Y es que cuando un proyecto se hace con ilusión y ganas, surgen libros tan prometedores como este.

 

3 comentarios en “2042 El sueño de Eli, de G.R Squire

  1. […] RSS feed para los comentarios de esta entrada. […]

  2. Donde dices «Todo eso podemos leer en la portada y en la contraportada», debes decir «Todo eso podemos leer en la cubierta y en la contracubierta». Un saludo.

    1. Hola, Pedro Antonio

      Hablando técnicamente es como tú dices, pero comúnmente es habitual llamar portada a la cubierta y contraportada a la contracubierta, creo que aquí, que estamos entre amigos, nos podemos permitir esta licencia del lenguaje tan extendida. Muchas gracias en cualquier caso por la anotación, un abrazo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *