Publicado el

Ánima

Ánima

Ánima, de Wajdi Mouawad

Ánima

Hay una parte de nosotros que nos resulta impronunciable. Todos la tenemos. Es ese lugar donde las sílabas de ciertas palabras aprietan fuerte. Donde la voz se traba y se vuelve turbia. Y nos cuesta avanzar. Y damos vueltas conscientes de que podríamos ser mucho más directos. Es el primer paso para superar según qué cosas. Decirlas en voz alta. El problema es que no todo es superable. Hay tramos de la vida que solo se asumen. Y a veces es necesario que sean otros los que nos cuenten.

Quizás por ello, guiado un poco por esa dificultad dolorosa de explicarse a uno mismo, Wajdi Mouawad sorprenda en Ánima dando voz a los animales que aparentemente conectan con el lado más primitivo y turbio del hombre. Ese que nos habla de Wahhch Debch, el protagonista de esta historia, desde el momento en que encuentra a su esposa muerta y violada en el salón de su casa y que movido por una desgarradora necesidad de encontrarse emprende un viaje que le dé respuestas a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y Canadá, atravesando reservas indias, en busca de su asesino. Un recorrido que va de afuera hacia adentro hasta desembocar en el pasado de su protagonista y su traumática historia en ese punto en que uno duda sobre si no será mentira aquello de que la verdad nos hará libres.

Y es que en esta ficción con dosis de realidad, más valdría que lo real no hubiera ocurrido nunca. Sea como sea, Ánima no es muchas cosas y es otras tantas. A medio camino entre el suspense y la tragedia griega, es una novela fácil de leer hasta que su violencia sin dosificar explota en todas las direcciones. Un relato de introspección caracterizado por esa narración coral que es a veces sencilla, a veces correcta y otras esencialmente poética. Ocurre en ese momento en que uno no puede evitar pensar en el talento de Wajdi Mouawad. Que está ahí y es evidente. El escritor libanés, conocido por sus obras de teatro y especialmente por Incendios, llevada al cine por Denis Villeneuve y nominada al Oscar como mejor película de habla no inglesa, construye una especie de bestiario donde los animales diseccionan al animal que es el hombre. El hombre contra el hombre en su hábitat natural en ese instante en que la luz se apaga y asoman las bestias.

Mouawad también las ha visto. En un reflejo distorsionado por el odio. Consciente de que a veces, entre las sombras, es difícil reconocerse. Y tienen que ser otros los que lo hagan. Contarte en voz alta y esperar, un minuto o dos, a que la voz vuelva. Y escucharte. Ánima es una oportunidad de hacerlo. De tener al animal cara a cara y ser capaz de mirarle a los ojos. Igual de inquietante y perturbadora que algunas verdades.

 

2 comentarios en “Ánima

  1. Qué estupenda reseña, Marta!!! Me quedo con tu frase que hay cosas que no se superan, que solo se pueden asumir… Y asumir ya es un gran paso, amiga.

    Un abrazo !

    1. ¡Muchas gracias, Susana! Asumir es un gran paso, cierto, y muy difícil muchas veces.

      ¡Otro abrazo! 🙂

      marta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *