Publicado el

Cortafuegos

Cortafuegos

Cortafuegos de Henning Mankell Los detectives (en todas sus variantes como comisarios, investigadores, inspectores) han sido tan emblemáticos en la historia de la literatura que han sido protagonistas de series, cómo si el lector se creara una adicción que no puede dejar ir en una sola novela. El Hércules Poirot de Agatha Christie, con los misterios tan difíciles de resolver y sin embargo con la solución delante de nuestras narices que hacen a Poirot un hombre sagaz. O el podio indiscutido de uno de mis ídolos, el gran Sherlock Holmes, inteligente, sutil, un lord inglés en su forma de desempeñarse.…

Lee la reseña completa

Publicado el

Huesos en el jardín

Huesos en el jardín

Huesos en el jardín, de Henning Mankell Cuando hace tres o cuatro años (o más) me dio por leer algo de Mankell buscando buena literatura negra no me equivoqué. No sabía que Asesinos sin rostro iba a ser el primero de los muchos y buenos libros que devoraría del escritor. Me vicié con la serie del detective Kurt Wallander y su colección (esa de Tusquets que lleva en el lomo de cada libro una de las letras del apellido del policía —ver foto—), cayó en un pispás. Después de eso en mis lecturas hubo otros títulos: El chino, El retorno…

Lee la reseña completa

Publicado el

El hijo del viento

el hijo del viento

El hijo del viento, de Henning Mankell     Aculturación, sincretismo cultural, transculturación.  Estos conceptos son uno de los recuerdos más fuertes de lo aprendido durante la secundaria. Por ejemplo, no recuerdo nada de matemáticas pero absolutamente nada. Poco de materias como biología o inclusive de otras especialidades de la modalidad Sociales como Poder y ciudadanía, Espacios Urbanos y blah blah blah. Pero las tres palabras del inicio, a los quince años, se instalaron y cuando me encuentro con libros como El hijo del viento de Henning Menkell, es imposible que no vuelvan a mí. ¿Qué conexión tienen estas definiciones…

Lee la reseña completa