Publicado el

Tengo, tengo, tengo, de José Antonio Millán

Tengo, tengo, tengo

“Una, dole tele, catole, quile, quilete, estaba la reina en su gabinete; vino Gil, apagó el candil, candil, candilón, cuenta las veinte, que las veinte son.”   Seguro que todos habéis oído esta cantinela, ¿verdad? Nuestra lengua está repleta de este tipo de rimas. Las utilizamos para jugar, aconsejar, trabajar, memorizar, hacer rabiar e incluso para sanar. El ritmo es fundamental y este tipo de cancioncillas, refranes y retahílas están presentes en todas las lenguas del mundo. El objetivo de José Antonio Millán es el de explorar estos aspectos de nuestra lengua. Para ello, el autor realiza un ejercicio de…

Lee la reseña completa