Un amor, Sara Mesa

Supongo que es bastante pretencioso decir esto, pero creo que podría afirmar que me gusta todo libro del que me guste su primera frase. Reconoceré, ya que estoy, que a veces cuando estoy en una librería busco autores que creo que me pueden gustar y todavía no he leído y lo que hace que se decante la balanza para un lado o para otro es esa primera frase de alguna de su novelas. Soy así, qué le vamos a hacer. Además, y no miento cuando digo esto, todavía no me he encontrado un libro del que me haya gustado su primera frase y luego no el resto del contenido.… Leer la reseña completa del libro "Un amor, Sara Mesa" “Un amor, Sara Mesa”

Cara de pan, de Sara Mesa

Cara de panConocí la escritura de Sara Mesa a partir de Mala letra (es curioso, pero la gran mayoría de los autores por los que podría declararme fan, empezaron a fascinarme con sus relatos). Después retrocedí, como no podía ser de otra manera, para leer Cicatriz. Luego, fue una de las principales razones de que me leyera ese compendio de relatos que publicó también Anagrama ya hace un tiempo bajo el título Tríos. Y ahora, inevitablemente, desde que supe que Anagrama iba a publicar novedad de Sara Mesa, sabía que lo leería en cuanto saliese a la venta. Acaba de salir.… Leer la reseña completa del libro "Cara de pan, de Sara Mesa" “Cara de pan, de Sara Mesa”

Mala letra

“Mala letra”, de Sara Mesa

mala letra

Tenía ganas de pillar por banda a Sara Mesa. Tantas alabanzas a Cuatro por cuatro y, sobre todo, a Cicatriz, elegido libro de 2015 en varios medios, acabaron por calar, así que había que ver de qué iba la cosa.

Una vez leído, puedo decir que, si los libros mencionados son la mitad de buenos que el conjunto de once relatos que conforman este Mala letra, habrá que lanzarse por ellos (yo ya tengo reservadito Cicatriz para una lectura próxima).

Leer la reseña completa del libro "Mala letra" “Mala letra”

Cuatro por cuatro

Cuatro por cuatro, de Sara Mesa

Finalista del Premio Herralde de Novela

cuatro por cuatroCierra los ojos. Inspira. Piensa en un bosque. Un bosque lleno de árboles frondosos. Casi no te dejan ver lo que hay más allá. Pero por un resquicio, entre las ramas, puedes ver un edificio al fondo. Es uno de esos edificios antiguos. Parece deshabitado. Pero si te fijas un poco más, verás a gente corretear por sus alrededores. Sigue con los ojos cerrados. Inspira un poco más fuerte. Notas como tu cuerpo se va acercando al edificio. Hay algo que te lleva a él. Te acercas. Vas pudiendo poner forma a las personas que habías visto antes.… Leer la reseña completa del libro "Cuatro por cuatro" “Cuatro por cuatro”