Publicado el

Concesiones al Demonio

Concesiones al demonio

Concesiones al Demonio, de Óscar Sipán

Concesiones al demonio

“Mamá decía que en una casa la sombra de un hombre era muy importante…”

Así empieza el primer capítulo de este libro, con esta frase lapidaria; pero más, y más exquisitas, serán las que nos acompañarán durante toda su lectura.

Óscar Sipán es escritor y editor (Tropo Editores), pero es sobre todo un observador de la vida, sólo alguien que mira puede después contar lo que ve, lo que escucha, porque hay que vivir para poder transmitir vida y sentimiento. Y quien vive, amigos míos, tarde o temprano debe hacerle algunas “Concesiones al Demonio”.

Moldear la vida real y darle forma para que nos llegue como interesa al escritor. Unir vidas con la misma facilidad con la que une paredes. Entretejer sueños, recuerdos y realidades, haciendo de una comunidad de vecinos un nido de historias increíbles. Increíbles pero absolutamente ciertas y reales.

 

Un libro que nos hará trabajar como lectores. Pero no teman, ya saben que cada vez son más los autores que nos obligan a la profunda reflexión. Es fácil comprender mejor las cosas cuando las hemos sentido, o vivido, o visto vivir, pero sobre todo cuando llegamos a un alto nivel de sinceridad con nosotros mismos para reconocer nuestras propias “Concesiones al Demonio”.

Esa será la fórmula para llegar a cada uno de esos vecinos, para comprender la unión que hay entre todos ellos, un ex ciclista profesional, una niña marcada a fuego con una esvástica, un joyero que aprende a capear la crisis, y dos escritores, que ya saben que los escritores dan mucho juego y andan siempre conversando con el diablo,  y una mujer en cuya casa no hay “la sombra de un hombre”… ¿Recuerdan?

¿Qué pensamos de las cosas que vemos y oímos? ¿Qué pensamos de las cosas que realmente hacemos? En general somos políticamente correctos, incluso hay ocasiones en que lo somos en exceso. Nos autojustificamos mentalmente para razonar determinados comportamientos. La locura actual es la soledad, y lo cierto es que no estamos locos, estamos solos.

¿Cómo nos comportamos en la más absoluta intimidad? Y no me refiero a ver programas basurilla de la tele, ni tan siquiera a cantar desnudos, y no ya en el baño sino  por el salón…, hablo del comportamiento mental, de esos pensamientos que nunca compartimos, de los miedos irresistibles, del descubrimiento de nuestra mediocridad, y lo que es peor, de llegar a ciertas conclusiones cuando sabemos que ya es tarde, que ya no hay tiempo…Y esto me ha hecho recordar un poema que escribí cuando creía que me había llegado llegado la hora de la cordura, pero yo sigo esperando …

Nos llega la cordura

Nos llega la cordura,

la razón

y la sabiduría inmensa,

cuando el tiempo nos dice

que ya es tarde

para hacer algo con ella.

Óscar Sipán es un maestro del cuento, tiene en su haber muchísimos premios en esa categoría, siempre parte de la realidad y trabaja su narración de forma limpia y directa. Pero con los cuentos actuales suele pasar, como en este caso, que, desconcertando en su inicio al lector, hace que continúes con una lectura reflexiva pero muy entretenida, lamentando llegar a esos sorprendentes finales de una forma tan rápida, claro, esa es la agilidad que requiere un cuento.

Recientemente, y junto a Mario de los Santos ha conseguido el prestigioso Premio de Novela Negra, Ciudad de Getafe 2012; y este libro, “Concesiones al Demonio” bien podría ser una mezcla de lo que es la mente negro-cuentista de este autor.

¿Han pensado alguna vez eso de “a este libro le sobran 200 páginas? Nunca les ocurrirá eso con Oscar Sipán, supongo que por muchas concesiones que él mismo le haga al Diablo, no podremos añadir ésta a su lista de debilidades humanas.

P.D.: Si tienen la ocasión de conocerlo personalmente no la dejen pasar,  tiene una capacidad de comunicación oral impresionante.

Susana Hernández

2 comentarios en “Concesiones al Demonio

  1. Yo ya sé que a ti no te hace falta mucho para sacar tu vena literaria, con un poquito de alimento, sale solita. Me gusta lo que aquí dejas, consecuencia del libro, me gusta ese hablar sincero que acaba con concesiones al diablo. Pocas conversaciones cotidianas te permiten ese nivel desnudo y sin florituras y engaños inconscientes, me gusta esa conversación prometida del que se sabe en soledad, aunque para eso me hagan trabajar un poquito, jajaja, El cerebrito, el cerebrito, ¡a ver si sacamos algo en claro ya de una vez!

    Te ha quedado muy bien el poema, qué pena ¿eh? eso de que la velocidad de la cordura sea más lenta que la del tiempo. Para un nivel de cordura sieeeeempre hace falta más cantidad de tiempo.

    En fin, tentadora como siempre, ¡qué se va a hacer!

  2. Me doy cuenta cuando leo estos libros que me hacen reflexionar, que cada vez hago más concesiones al demonio, es posible que porque ya me hago mayor y veo que ni el demonio es tan fiero como lo pintan ni todo tiene que ser de un blanco e impoluto jejejej

    Yo ahora tengo la cordura de los 20 años ¡Fíjate si llevo retraso! jajajja

    Gracias por pasarte a comentar y,

    Un besico !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *