Publicado el

El mar vertical, de Alfonso Domínguez Cerrejón

No es necesario ser poeta para ver un mar vertical en la lluvia, pero sí que hace falta tener alma de poeta para intentar remontarla a nado. Y si uno lo consigue y además logra convertir su travesía en un relato emocionante y hermoso, entonces sin duda es que es un poeta de los buenos. Porque no es sólo la sensibilidad, sino el coraje, lo que logra convertir a alguien con talento literario en poeta. El mar vertical está compuesto de poemas hermosos, tiernos, duros, de amor, de desamor, de homenaje, de reflexión. Este libro es un ejercicio de desnudez…

Lee la reseña completa