Publicado el

El asesino de Green River, de Jeff Jensen y Jonathan Case

Asesino-Green-River

“He asesinado a tantas mujeres que me cuesta acordarme de todas ellas” – Gary Ridgway.

Con esa lapidaria frase arrancaba el interrogatorio de uno de los asesinos en serie más despiadados de la historia. 48 asesinatos imputados tras su detención para una confesión de más de 78, es el balance final para uno de los criminales más sanguinarios de la historia de Estados Unidos.

El asesino de Green River operó a sus anchas por Norte América entre los años 1982 y 2001. Extremadamente cuidadoso en sus métodos y asegurándose de no dejar pistas que le relacionaran con los asesinatos, se centró en asesinar prostitutas como consecuencia de su odio visceral hacia las mujeres.  Los malos tratos de su madre hacia él y hacia su padre, aderezado con un bajísimo cociente intelectual, forjaron una personalidad perturbada que sembró el terror durante veinte años  a lo largo y ancho del estado de Washington.

En los casi veinte años que duraron los crímenes, Tom Jensen, uno de los detectives asignados a la investigación, estuvo preparándose para hacerle al asesino una sola pregunta: ¿Por qué?

Jeff Jensen, periodista e hijo del antiguo detective encargado del caso, ha recopilado toda la información del dosier y le ha dado forma de guión para una obra sublime, durísima e imprescindible dentro del género, de la que el mismísimo Stephen King ha dicho que cuenta con el capítulo de introducción más terrorífico que ha leído jamás.

Ésta es una obra basada en hechos reales de las que te pone los pelos de punta. De las que la realidad supera cualquier ficción, y de las que te da miedo pasar cada página. Por lo menos a mí, que no conocía los hechos que relata la novela, esta obra me ha marcado muchísimo.

No en vano, El Asesino de Green River atesora en su haber el Premio Eisner 2012 de Novela Gráfica. El trabajo de Jeff Jensen es impecable. Mantiene en vilo al lector durante toda la novela, haciendo que establezcas una inevitable semejanza con el David Fincher de Zodiac. Este trabajo de Jensen es acompañado en el dibujo por Jonathan Case, que pone la novela en la órbita del mejor “noir” que he leído nunca.

No hay persecuciones, no hay disparos, no hay primeros planos ni nada que sobresalga del oscuro tono de la novela, pero el ritmo al que se desarrolla la historia es bastante alto. La estructura del libro está dispuesta en cinco actos coincidentes con los últimos cinco días de interrogatorios a Gary Ridgway, lo que hace que la ansiedad del lector aumente conforme van pasando las páginas. Ansiedad que aumenta conforme va cogiendo protagonismo el asesino:

“Otra parte de mi plan fue el lugar donde coloqué los cuerpos. Les quité la ropa y objetos personales para no dejar evidencia de quienes eran y así resultaría más difícil su identificación. Puse la mayor parte de los cuerpos en grupos, como si fueran racimos. Hice esto porque deseé no perder de vista a todas las mujeres que maté. Tuve el gusto de hacer un gran racimo alrededor del condado.”

Hay muchas historias de éstas de las que sabemos el principio y el final: La historia de Ted Bundy acabó con éste ejecutado en la silla eléctrica. El caso de Unabomber ni siquiera brindó un juicio para Kaczynski. Todos sabemos cómo acabó el Asesino del Zodiaco… Pero esta novela nos da algo que no nos dan las demás historias. Nos cuenta cómo es todo el proceso policial desde la detención, hasta que consigue resolver el puzle mientras somos testigos de la factura que pagan los detectives asignados al caso.

De la lectura de este tomo he sacado dos conclusiones.  La primera la escribo confiando en  que mi amiga Alba, que fue quien me pasó el tomo, no lea la reseña porque, debo reconocer que ella tenía razón. “Tienes que leerlo, te va a gustar” fue lo que me dijo. No la creí. Me equivoqué. (Alba: punto en boca hasta que acabes de leer lo que te he pasado yo… ☺) Y la segunda es que es de ley reconocer que en el cómic, novela gráfica o como queramos llamarlo, hay mucho contenido, mucho mensaje, mucho arte y en definitiva, mucha literatura.

El Asesino de Green River es una genial novela gráfica. Una novela negra en toda su magnitud. Misterio, intriga, adicción, asesinatos, detectives, policías, pruebas, jurados, víctimas, familiares y asesinos. Todos los ingredientes de una buena novela negra están en esta joya de Norma Editorial. Si te gusta la novela gráfica, si te gusta la novela negra, si te interesan los casos policiales o las historias basadas en hechos reales, debes leer este libro. Es una puerta a la mente del asesino que no te dejará indiferente. No lo dejes pasar.

 Gorka Rojo (@gorka_rojo)

Otros libros recomendados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *