Publicado el

El desembarco de Alah

El desembarco de Alah, de Lorenzo Mediano

el desembarco de alahTítulo: El desembarco de Alah
Autor: Lorenzo Mediano
Editorial: Tropo
Páginas: 720
ISBN: 978-84-96911-62-8
IV Premio Iberoamericano de las Artes

He de deciros que a pesar de no ser el primer libro que leía de Lorenzo Mediano, y habiendo disfrutado siempre de sus lecturas,  me daba como un cierto miedo comenzar esta novela, ¿Serían sus más de 700 páginas? 😉 De hecho he tardado un poco más de lo que suele ser habitual en mí, y no sé por qué, porque como siempre, me he adentrado en esta historia, El desembarco de Alah, de una manera ágil y rápida, sumergiéndome de inmediato en la forma de vida que había en la Hispania o Ispania de principios del Siglo VIII

Hace muchos años, cuando casi era una cría, conocí a un majorero que al dirigirse a nosotros, los peninsulares, decía: “ustedes los godos…”, y no se crean que yo entendía esto muy bien por qué nos llamaba así. Algunos años después, intentando conocer la Castilla más “Vieja” y profunda, viajé hasta Villaverde Mogina en la provincia de Burgos, pueblo del que proceden las raíces familiares de mi marido, En Villaverde, como en tantos pueblos pequeños de España, ya no hay colegio, ahora los niños van a Pampliega, y ahí es donde yo quería llegar en esta historia, porque fue en este otro pueblo donde descubrí parte de la historia de los Reyes Godos, pues el rey Wamba se retiró allí al monasterio de los Monjes Negros de San Vicente, en esta localidad murió en el año 688, y allí recibió sepultura en la iglesia del monasterio. Pero en el siglo XIII, Alfonso X el Sabio, ordenó el traslado de sus restos a la iglesia de Santa Leocadia, junto al Alcazar de Toledo, donde también habían sido trasladados los restos de su padre, el rey Recesvinto. Ya puestos les contaré que dichos sepulcros fueron profanados por las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia por lo que finalmente, en 1845, fueron trasladados a la Catedral de Toledo, donde continúan en la actualidad.

En fin, que ya ven como una cosa lleva a la otra y este libro me interesaba especialmente porque anunciaban que conoceríamos la corte visigoda, que al parece nada tenía que envidiar a esa generalidad de cortes de las que tanto hemos leído en relación a  intrigas amorosas y políticas, pero también porque me aclararía como fue realmente la conquista musulmana de Hispania.

Y así ha sido, he conocido a todos los importantes personajes de este momento de la historia, los he situado a cada uno en su lugar y por fin he podido entender cómo puedo ser que un puñado de musulmanes invadieran la Península Ibérica y se la conquistaran a los ejércitos hispanos y godos, y a ese nada despreciable grupo de montañeses comandados por Don Pelayo (Pelagio) ese hombre que a través de la lectura se construyó una imagen idílica de la mujer, a caballo entre Penélope, Helena y Antígona; perseverancia, belleza y valor… Así veía a su bella Egilona.

Pero aparece en escena Roderico … Y “Hubiese sido más sensato llorar por la guerra que se aproximaba, pero cuando el amor y el poder se entremezclan ¿Quién es sensato?”. Ciertamente, nadie.

También el autor de El desembarco de Alah  nos habla del papel que desempeñan los judíos, que como suele ser habitual, no será baladí para la historia. No hay que olvidar que existía un importante tesoro, el de Alarico, que contenía ciertas piezas que no podían dejar escapar y deciden aprovechar la ocasión.

He ido a otros libros para ampliar ciertas informaciones y leyes que me han parecido interesantísimas como esa durísima Ley Egica que los Godos impusieron a los Judíos… Es curioso como llegaron los Godos, invadieron, reinaron, y terminaron abandonando el arrianismo y abrazando la fe católica que profesaban los habitantes de Hispania. Increíble la fuerza y el poder de la Iglesia Católica desde el principio de los tiempos.

Es una etapa muy interesante por la mezcla cultural, religiosa y racial de Hispania, curiosas y sorprendentes alianzas, como la vista en la Batalla de Covadonga en la que al mando del ejercito musulmán encontramos al Obispo de Toledo ¿Se imaginan?

También he conocido a ese Moro Muza que tanto enturbió mis sueños infantiles, quizá por ser gobernador de la al-Tagr-al-Ala, correspondiente a la Marca Superior de al-Ándalus: Tudela, Huesca y Zaragoza. Por cierto en esta edición del libro encontrarán precisamente una curiosa imagen de Muza en una estupenda ilustración.

En definitiva, más de setecientas páginas que Lorenzo Mediano llena de Historia, o lo que es lo mismo llena de vidas, de guerras, amores, desamores, ambiciones, intrigas… Una etapa de la historia de España que la novela data un año antes de la Batalla de Guadalete (710) hasta la de Covadonga (722), que viene a ser todo el periodo de la conquista de España por parte de los musulmanes.

Cuenta Mediano que tras cuatro años de trabajo y cinco mil horas de dedicación, el lector podrá decir, al terminar la novela: “Esto es lo que sucedió, y me ha asombrado y ha conmovido mi corazón, porque es la verdad”. Y esa es ciertamente la sensación que a esta lectora le ha quedado.

Y por ello, este es un libro que recomiendo a los lectores habituales de Mediano, y naturalmente a todos los amantes de la literatura histórica, pero creo que es un libro que puede gustar a cualquiera que se acerque a las novelas en busca de historias en las que sumergirse y dejarse llevar, lo de aprender será un añadido que en este caso al lector no le costará ningún esfuerzo.

Susana Hernández

Otros libros recomendados

2 comentarios en “El desembarco de Alah

  1. He empezado a leerte pensando en que no iba a picar. Y me voy pensando en que sí. Tú ya solucionaste lo de los godos, yo todavía no, ¿de dónde vinieron antes de dejarse embaucar por la Iglesia? ya puestas podías haberlo dicho, 😀
    ¡El moro Muza! ¡Pero si es otra celebridad de esas que no sabes porqué! otra cosa que me hubiera gustado saber ya mismo.
    Así que veo que estoy falta de un libro así, y si dices que es bueno, y que te vas con la sensación de que las cosas tuvieron que pasar así, y de comprender cómo pudo ser, pues cómo te crees que me has dejado. 😀

    1. Eso nos pasa por ir con los deberes siemrpe a medio hacer, Icíar jajajaja Luego nos tenemos que llevar todo lo bueno que se publica bajo el brazo 🙂

      Pues esos Godoy que al llegar a Hispania se convierten en Visigodos jejejej vienen de esas tierras europeas que tanto te gustan a ti 😉

      Pues sí, te llevas la hitoria general y de propina la de D. Pelayo!!! jejeje Y ojo, ellas tenían mucha más importancia de la que pensábamos

      Besicos !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *