Publicado el

El príncipe Lestat y los reinos de la Atlántida, de Anne Rice

el principe lestat y los reinos de la atlantida

el principe lestat y los reinos de la atlantidaHace poco más de dos años me llevé una grata sorpresa al enterarme de que la Rice volvía por sus fueros. Volvía al género que mejor domina y la encumbró: a los vampiros. A SUS vampiros. A ese tipo de vampiros de los buenos, no a los de la última hornada crepuscular. A Lestat, Louis, Marius y todos esos seres oscuros con nombres extraños y a la vez tan de mi gusto… No me lo esperaba y, aunque nunca han quedado relegados a mi olvido interior, si habían quedado algo marginados por otras lecturas, flotando en mi interior, como Amel en el cerebro de Lestat.

Así que cuando me entero de que Ediciones B publica este El príncipe Lestat y los reinos de la Atlántida me quedé mucho más soprendido que hace dos años. Me quedé picueto. Con el culo torcido totalmente. Porque normalmente este tipo de libros genera noticias mucho antes de su publicación. Con el anterior, El príncipe Lestat, los rumores empezaron un año antes de su llegada a España. En cambio, con este no había oído ni el más mínimo susurro…

Pero venga, al turrón. Más allá de la sorpresa inicial, ¿qué nos depara este nuevo libro (el 14 según la guía informal de las Crónicas vampíricas? Pues, aunque no lo parezca continuamos la trama que parecía cerrada en el libro anterior. Más que nada seguimos con el asunto de Amel. Con Lestat coronado como Príncipe y esperando gobernar en paz a los vampiros aparecen unos extraños seres para dar vidilla a la Corte. Tienen apariencia humana y deambulan entre nosotros, pero no son humanos. Son fuertes e inteligentes y pueden suponer la extinción de toda la “vampiridad”. Además, por si fuera poco estos seres podrían ofrecer una dimensión imprevista a la historia de Amel, quien recordemos, es el responsable de animar a toda la comunidad vampírica. ¿Serán aliados o enemigos estos nuevos personajes?

Desde luego, hay que reconocerle el mérito a la Rice. Cuando parecía que todo se había contado (aparte de poder sacarse de la manga vampiros nuevos que nos narren su triste y azarosa historia desde su origen hasta la actualidad, claro está, eso siempre puede hacerlo) sobre nuestros viejos amigos chupasangre, va y los relaciona con la leyenda de la Atlántida. Para quitarse el sombrero. Aunque también es verdad que al leer el título en parte me entró algo de miedo pues pensé que ahora Lestat iba a ser uno de esos personajes que corren aventuras del palo Wally en América, Wally con los vikingos, Wally y los números

Por fortuna no ha sido así, y Anne Rice ha demostrado ser muy bizarra. (Bizarra en el sentido correcto, o sea, valiente). Y es que tanto en este como en el libro precedente, de “cosas de vampiros” hemos visto poco que yo recuerde del asunto meramente vampírico. Se mantienen los personajes, pero la trama, aunque muy atractiva va orientada por el lado de espíritus antiguos, fantasmas… Quiero decir: de vampiros alimentándose de humanos vemos poco. Ya sabemos que no hace falta, ya hemos leído bastante sobre eso y me parece muy bien que la autora quiera investigar otras líneas, otros temas. Y repito, lo aplaudo, porque sigue hablándonos de nuestros personajes de siempre (de hace 25 años al menos) con las mismas dudas y temas (existencialismo, eternidad, orígenes, dolor, sufrimiento, amor pansexual,…) y a la vez logra introducir nuevos personajes y tramas más allá de lo que uno espera en un libro de Lestat, uno de los mejores vampiros de la literatura. Parece que amparadas bajo el paraguas de Lestat caben ya todo tipo de historias, que Lestat es un mero gancho para seguir atrayendo a los fieles. Pero esa es una primera impresión. La historia, con sus virtudes y defectos, está bien contada y es razonadamente creíble (creíble en el sentido de que, ¡coño! ¡Si estamos leyendo un libro de vampiros como si nada, estos otros personajes no desentonan con la necesaria suspensión de la incredulidad, están bien encajados en la novela!).

Principales pegas de este libro: las descripciones. Hay momentos en los que a la Rice le da por describir y describir y describir, y se hace eterno. Por otra parte, siempre he dicho que lo mejor de sus Crónicas Vampíricas son los tres primeros libros (Entrevista con el vampiro, Lestat el vampiro y La reina de los condenados). En esta novela sale a colación varias veces el nombre de Memnoch, quinto de los libros (Memnoch el diablo). Si lo has leído entenderás mejor esas partes, pero si no, tranquilo, no hace falta que lo leas (es más, yo no te lo recomiendo) al final hay un apéndice con un resumen de los 14 libros de las Crónicas (incluido el que ahora reseño) y también se habla de Memnoch. ¡Y también tienes internet!

En los puntos buenos: la edición preciosa con los cantos de las hojas en color azul “Atlántida”, el apéndice de personajes y lugares más importantes de las crónicas y, por supuesto, los personajes que conocemos.

El príncipe Lestat y los reinos de la Atlántida es un libro para los fans de Lestat y de la Rice. Para los que se desilusionaron con los libros intermedios desde El ladrón de cuerpos hasta Cántico de sangre. En medio hubo buenos, sí, pero también malos. Un libro para los que recuperaron la esperanza con El príncipe Lestat y quieren seguir las andanzas del vampiro roquero, de su parásito Amel y de todos cuantos le acompañan.

Estoy seguro de que si Anne Rice ha sido capaz de inventar esta historia, es capaz de volver a sorprendernos en un futuro no muy lejano con alguna aventura aún mejor y más vibrante. ¡Y con terror, por favor, que son vampiros!

No es el mejor libro de Anne Rice, pero tampoco el peor. Entretiene mucho y a partir de la última página muchas cosas pueden pasar en el universo literario de Lestat y compañía.

Otros libros recomendados

4 comentarios en “El príncipe Lestat y los reinos de la Atlántida, de Anne Rice

  1. dicen que la atlantida esta en isla de pascua sera verdad?

  2. Me has convencido (además de reírme mucho con lo de bizarro xD). No había cogido El príncipe Lestat porque pensé que sería una mierda, pero si dices que no es de los mejores pero que no se recupera del laaaaaargo impasse de El ladrón de cuerpos -Cántico de sangre, vale la pena leer estos dos!

  3. La reseña me ha convencido de darle otra oportunidad a la saga, la cual abandoné luego de leer “El ladrón de cuerpos”. Por cierto, hablando de este cuarto libro y del resto de los intermedios, me gustaría saber: ¿cuáles de estos consideras buenos? Quizás me decida a leer alguno de ellos y a realizar un salto menos abrupto entre “El ladrón […]” y los últimos dos libros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *