Publicado el

Hermanos, de Rocío Bonilla

Hermanos

HermanosSoy la pequeña de cuatro hermanos, así que supongo que me toca ese papel de la hermana pequeña engorrosa a la que había que cuidar y recoger del cole. Los que tengáis hermanos pequeños supongo que podéis corroborar esa sensación. Nosotros, los pequeños, nos limitaremos a poner cara de no haber roto nunca un plato, algo que se nos da genial, por cierto.

Pero bueno, digo yo que tener hermanos pequeños no es tan rollo, ¿no? También os hacemos reír, hemos prolongado vuestra infancia jugando con vosotros y habéis podido echarnos la culpa de todo. “¿El jarrón? Ha sido la pequeña.”. ¿A que os suena?

Por mi parte, en mi papel de hermana pequeña, tengo que decir que el tener hermanos mayores también tiene sus cosas buenas. No es sólo el cargarte con las culpas, ni heredar sus ropas y juguetes (que también). Siempre tienes a alguien que te cuida, que te ayuda con los deberes, que te defiende y que juega contigo aunque os acabéis de tirar de los pelos. (Os quiero, hermanitos).

Pues de esto trata este divertido libro de Rocía Bonilla, Hermanos, de las relaciones entre hermanos pequeños y mayores y viceversa. Porque lo más original de este libro es que tiene doble lectura. Por un lado, tenemos la historia de la hermana mayor que se queja de su “hermano mono” que siempre le anda fastidiando y robando sus cosas. Y, solo con girar el libro, encontramos la historia del hermano pequeña y su “hermana rinocerente”, una niña aburrida y abusona que solo piensa en ella. O eso es, al menos, lo que parece.

Resulta que, después de todo, estos hermanitos se lo pasan bien entre ellos. Se hacen reír, comparten juegos y descubren que, en el fondo, eso de tener un hermano pequeño/mayor no está tan mal. Pero, ¿qué pasará si viene un tercero? Eso sí que va a ser un lío.

Hermanos son dos cuentos en un uno muy divertidos. El libro ideal para los peques de la casa que tienen hermanos con los que compartir esta lectura. Sus maravillosas ilustraciones les encantarán y, además, pueden leerlo juntos cuando tengan una de esas peleas de hermanos. Seguro que después de leer esta historia se les pasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *