Publicado el

Invierno rojo

invierno rojo

Invierno rojo, de Daphne Kalotay

invierno rojo

 

Es curioso como una película y un libro pueden resultar muy parecidos pese a que el guión de la cinta no sea una adaptación de una novela. Cuando veía Le concert, de Rusia, no me imaginé el giro que tendrían las conexiones de los personajes y lo que parecía obvio no lo era tanto. Fue en aquel momento en que Invierno rojo de Daphne Kalotay comenzó a parecerme interesante y las páginas pasaron con mayor velocidad para poder llegar al final del asunto.

Hay dos escenarios: Por un lado el Boston de la actualidad y por el otro, Moscú durante el período estalinista. Uniendo el presente y el pasado, como una de las protagonistas, está la bailarina Nina Revskaya. En Rusia, mientras era jovencita, su madre la lleva a la academia del famoso teatro Bolshoi a ella y a su amiga Vera para hacerlas partícipes de las pruebas de danza. En Boston, muchos años después, decide subastar sus joyas.

La tarea de recoger información sobre las joyas de la subasta le corresponde a Drew mientras el experto en el escritor soviético Viktor Elsin, Solodin, es quien comienza a enredar la historia con información que poco a poco se revela y confunde. La aparición de un collar generará la inquietud de Nina, consciente de la posibilidad que comiencen a revelarse las razones por las que llegó a Estados Unidos.

Además de una explicación interesante del funcionamiento del mundo del ballet en uno de las compañías más famosas del mundo, el pasado de Nina es compartido por su esposo, sus compañeras bailarinas y un amigo músico. Todos ellos, de una u otra manera, trazan las condiciones de vida bajo el régimen de Stalin. No únicamente se trata de lo político, social y económico, también del desempeño de los artistas en un sistema opresor. Escritores, músicos y bailarines son quienes pueden exponer la grandeza de la cultura rusa pero también logran filtrar sus puntos de vista que hacen peligrar la forma de hacer política en la ex Unión Soviética.

¿Qué llevó a Nina a Estados Unidos? ¿Por qué Solodin se empeña en querer comunicarse con Nina y ésta se niega a atenderlo? Esas preguntas comienzan a girar durante el comienzo y debo confesar que tuve que pasar varios capítulos hasta alcanzar el interés que me mantuvo hasta las últimas páginas. Quizás la autora se vuelve un poco tediosa en su manera de querer generar misterio pero la intriga gana gracias a los párrafos dedicados al pasado de Nina en Rusia.

Invierno rojo cuenta con una gran investigación de la autora para crear una atmósfera auténtica y creíble de lo que fue ser artista en la Unión Soviética. Y los giros de la historia lo vuelven interesante…uno de esos libros donde hay cosas que de las que no pueden volverse porque sucedieron hace tiempo y hacen a la historia más real.

Así como la mayor parte de la película creí una cosa, el libro tuvo guiños tan similares que me sorprendió la sincronización personal que hice en elegir ese preciso momento mientras leía el libro, para ver una cinta que hacía tiempo que quería ver y no lo hacía. Historias que recogen cosas del pasado para desarrollarse en el presente e intentar, con éxito o sin, corregir las fallas del pasado.

Rosario Arán (rosearan@librosyliteratura.es)

5 comentarios en “Invierno rojo

  1. Me ha gustado tu reseña. Y he leído muy poco de esa Rusia de Stalin, así que, si tengo suerte y encuentro este libro en la biblioteca, posiblemente caiga pronto.
    Besotes!!!

  2. Me gustan las historias que pueden trasladarse en diferentes tiempos.
    Muy buena reseña.
    Saludos

  3. Yo no creo en las casualidades; creo que somos energía y que atraemos, en este caso, libros y películas, que nosotros no las elegimos, que los libros y las películas nos eligen; no se mucho sobre Rusia, ni nunca leí una película ni miré un libro (jeje) sobre cómo era vivir en ese lugar del mundo; con tu reseña me regalaste una posibilidad. Saludos!

  4. Margarita: Ya me contarás entonces!!! Gracias por pasarte

    Georgina: Coincido con tu gusto!

    Roberto: Me encantó lo que dijiste sobre ser energía. Yo tengo cierta debilidad por Rusia asique este libro me gustó mucho.

    Muchas gracias a todos por sus comentarios.

  5. ¡ahhh! un argumento de lo más interesante. Me lo apunto ¡gracias Rosario!
    un beso,
    Ale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *