Publicado el

La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada

La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada

La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada, de Gabriel García Márquez

La ilusión de la La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmadamagia rige en no descubrir el truco. Así sea con algunas cartas o una puesta internacional que incluya grúas y otros elementos monumentales, en todas las veces forzamos a nuestros ojos para no ver de más y descubrir el secreto por casualidad.

Esta ingenuidad y contundencia de la magia puede trascender un escenario y llegar a un cuento. Así lo hizo García Márquez cuando escribió esta selección de relatos y sentenció la definición de realismo mágico. Con esa brisa caribeña característica de su estilo, los relatos se llenaron de fantasía a través de los personajes y hechos que los compusieron.

Para empezar, en los siete cuentos de García Márquez de este libro se apela directamente a la construcción de los personajes para crear el clima fantástico ya que son ellos quienes transportan el elemento mágico o bien son sus propias personalidades las que asombran. Son, además, tristemente incompletos ya que cada uno carga con su propia historia, tienen un costado melancólico y con un rumbo un poco perdido, mordiendo siempre la esperanza de tener una nueva oportunidad en la vida.

Así, el toque mágico de García Márquez se da en ciertos elementos que incorpora de forma magistral y natural en el relato – no se puede dejar de pensar en cómo se le ocurren ciertas cuestiones. Desde un ángel que cae en el jardín de una casa malherido, hasta un gigante que aparece ahogado y es velado por todo un pueblo, para terminar luego en la historia de la pequeña Eréndira y su malvada abuela que de tan cruel sólo puede pensarse en calidad de ficción.

Uno, dos, tres…los cuentos van trascurriendo sin mayor dificultad porque la prosa es tan inesperada que se vuelve liviana y entretenida. En una jugada de pocas líneas, el autor traslada al lector a un mundo paralelo sin escala y sin fronteras.

Como perla del libro para leer con atención: el cuento referido a la triste vida de Eréndida es el ejemplo mayúsculo de la fantasía mezclada con la melancolía, con un puñado de personajes tan desdichados como inolvidables.

Así como un show de magia luego de un par de actos de fantasía se termina abruptamente, el consuelo reside en no haber descubierto el truco. Lo mágico que también sucede con García Márquez y las infinitas ganas de volver a leerlo.

Georgina Marrapodi

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *