Publicado el

Magritte, Esto no es una biografía, de Vincent Zabus y Thomas Campi

Magritte, Esto no es una biografía

Magritte, Esto no es una biografíaDesde luego, esto no es una biografía. Ni siquiera sé si esto es una reseña. Puede incluso que Magritte no fuese un pintor y que solo fuera un ilusionista. Puede que yo no sea quien creo ser. Vaya lío, lectores. Ha sido acabar de leer este cómic y no saber muy bien distinguir la realidad de la ficción. Es un poco lo que hacía Magritte con nuestras mentes. Esas son el tipo de cosas que hacen los genios, volvernos un poquito locos, llevarnos a su terreno y aquí estoy, que ya no sé si estoy dentro del cómic, si es domingo o si acaso soy yo Magritte.

Charles Singullier es un tipo de lo más normal y corriente. Tiene una vida rutinaria que no lleva nada mal. Un día, sin embargo, decide hacer algo “transgresor” y se compra un bombín. Sí, como aquellos que dibujaba el pintor. Entonces empieza la pesadilla, Charles se da cuenta de que el bombín le produce unas alucinaciones de lo más esperpénticas, salidas todas ellas de los cuadros de Magritte. Entenderá entonces que no puede quitarse el bombín hasta que no descubra cuál es el misterio que se esconde tras la obra del famoso pintor belga. Como os decía, esto no es una biografía. Es una alucinación de un personaje que, mediante los delirios con los cuadros del pintor va reviviendo su vida. La idea no podría ser más original y más surrealista. Digna del propio Magritte, ¿no os parece?

Me encanta esta colección de la editorial Norma dedicada a pintores. Ya leí en su día Modigliani, príncipe de la bohemia y me pareció una delicia. Quiero leerlos todos. Quiero que exista un cómic de todos mis pintores favoritos. Tampoco pido tanto, ¿no?

Magritte, Esto no es una biografía es otra maravilla. Vincent Zabus y Thomas Campi  han ideado una original no-biografía del famoso pintor surrealista y la han trasladado brillantemente al papel en forma de un cómic de lo más sugerente. La historia de un pintor que trasgredió todos los límites de la imaginación y que, quizás, solo fue capaz de transmitir esa rebeldía a través de sus cuadros, pues acabó viviendo una vida de lo más anodina y acomodada. Menos mal que tenemos sus brillantes cuadros para entenderle, para conocer quién era verdaderamente Magritte sin artificios ni tapujos. Un genio brillante que podemos descubrir en este cómic que, sin lugar a dudas, no es una biografía de Magritte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *