Publicado el

Música desordenada -El universo escondido II-, de I. H. Marcos

Música desordenada

Música desordenadaAcabo de cerrar el libro. Hoy he trabajado todo el día y durante horas he pensado en el momento de llegar a casa. Una ducha, algo de picar, una manta (sí, estamos en agosto, pero en el norte las noches se visten de otoño) y un libro. En concreto, Música desordenada. Me quedaban unas cincuenta páginas para terminarlo y no veía el momento de tumbarme en el sofá y descubrir el gran misterio que aguardaba su final. No hay mejor momento en el día. Cuando todo está en silencio, cuando todos duermen y mi lamparita refulge a través de la ventana, iluminando la noche. Ese es mi momento. Cuando yo me evado. Cuando me olvido del trabajo, de la oposición, de los proyectos… de todo. Cuando dejo de ser yo, para convertirme en alguien mucho más interesante.

Esta vez he sido Heloísa. Con hache. Con fuerza. Una policía desconectada del mundo en cuya mente solo hay lugar para los asesinatos que tiene que resolver, que no son pocos; vive rodeada de incógnitas. Y no solo por su trabajo. Toda ella es un misterio. “La mujer de la cabeza de la luna”, llegan a llamarla. Porque en su cabeza no hay ni un solo pelo. Ni uno. Y nadie sabe por qué. Son muchos los que han intentado desentrañar el enigma que es esta mujer, pero todavía nadie lo ha conseguido. Ni siquiera yo. Y es que este libro forma parte de una saga. Música desordenada es el segundo tomo, siendo el primero Terror al vacío y los dos últimos Uno tres cuatro y S de entropía. Parece que si quiero descubrir qué esconde Heloísa, tendré que sacar otro de esos de mis momentos para seguirle la pista en los siguientes dos tomos.

Por el párrafo anterior, habréis deducido que esta novela es policíaca. Mezcla asesinatos sucedidos en diferentes épocas —algunos mucho tiempo ha— y en diferentes escenarios. A priori, todos estos sucesos  no tienen nada que ver entre sí, pero a medida que las páginas vuelan (ya os aseguro que más rápido de lo que esperáis), veremos que todo guarda relación, pareciendo que un hilo rojo ha unido los diferentes asesinatos conduciéndolos directamente a la comisaría donde Heloísa espera pacientemente un nuevo caso que resolver.

Dentro de esta novela encontramos varias historias con personajes muy diferentes, pero gran parte de la trama se desarrolla alrededor de un hotel repleto de okupas. A mí esto me ha parecido muy original, ya que era la primera vez que leía un libro ambientado en algo así. Dentro del hotel existe una especie de jerarquía, aunque la mayoría de los ocupantes aboguen por una anarquía como modelo de convivencia. Esto me ha recordado un poco a Ensayo sobre la ceguera, de mi querido Saramago, donde vemos cómo en todas las circunstancias de la vida el hombre tiende a organizarse de una manera u otra. El ser humano necesita órdenes, necesita objetivos y tener las cosas claras. Me ha gustado mucho que la escritora usara esta ambientación, por la originalidad (a riesgo de repetirme otra vez) y por lo interesante que me parece. Pero no solo tendremos escenas dentro de este hotel, también tendremos personajes externos a esta historia que nos llevarán a diferentes partes del mundo y que irán dándonos poco a poco las piezas del puzle que necesitamos para resolver todos estos misterios. Uno de estos lugares es Marruecos, parte que me ha gustado especialmente porque me parece que está muy bien ambientada, ya que el ambiente cálido y apabullante que se vive en este tipo de países queda perfectamente retratado por la escritora.

Esta novela policíaca está escrita por Inmaculada Hernández Marcos, que, como indica en la parte posterior de su libro, aunque nació en La Mancha, acabó siendo acogida por Salamanca. Esta parte posterior de la que hablo es tremendamente importante, o al menos a mí me lo parece. Ya que en ella dice que por motivos económicos el dedicarse a la escritura a tiempo completo parece algo idílico. Al final ya sabemos todos lo que pasa: la vida. La vida se acaba interponiendo entre nosotros y nuestras metas y debemos amoldarnos a lo que ella nos ofrece para no acabar mal parados. Pero hay algún valiente, como es el caso que nos ocupa, que saca tiempo de donde no lo hay para poder escribir y escribir. Para perseguir su sueño incansablemente. Y, al fin, regalarnos a nosotros, lectores, una gran novela. Desde aquí, desde esta pequeña reseña que espero que sea capaz de transmitir lo que contiene el libro, animo a Inmaculada a seguir con ello, a no descansar y a continuar escribiendo. Porque, aunque todavía no es conocida ni tiene una difusión extraordinaria (que, por suerte o por desgracia, eso marca el que un libro se venda o no se venda en la mayoría de los casos), yo le auguro un futuro muy próspero este mundo. Tiene todo lo que tiene que tener una novela de este cariz: tiene una trama original, muy interesante, con capítulos que cierran con la tensión por las nubes, con protagonistas diferentes y misteriosos, con una prosa ligera que hace que la novela no se haga pesada, con varias historias que se entremezclan de una forma muy sutil y con un magnífico uso del lenguaje.

Música desordenada ha sido un gran descubrimiento para mí. Últimamente estoy leyendo bastantes novelas donde el misterio es el protagonista por excelencia, pero al terminar los libros siempre tengo la misma sensación, como que me falta algo. Como que el libro me podría haber dado mucho más. Me quedo fría y, a veces, un poco desilusionada. Por eso cuando empecé esta novela, lo hice midiendo mucho mis pasos. Por una parte, no quería crearme expectativas altísimas que quizás no se llegarían a cumplir, pero por otro lado me apetecía muchísimo encontrarme con una novela sorprendente y diferente a todo lo demás. Ya sabéis, que sí pero que no. Al final me dejé llevar y pensé “que sea lo que tenga que ser”. Avisé de que igual tardaba un poco más de la cuenta en leerlo porque vi que eran casi quinientas páginas y si el libro era lento no lo podría leer con la facilidad con la que cojo otros tomos. Solo os digo que el primer día me leí cien páginas de un tirón. Y porque he tenido que trabajar mucho estos días, sino estoy segura de que lo hubiera devorado en tres noches.

Por cierto, os dije que Música desordenada era la segunda parte de una saga, que se llama El universo escondido, así que empecé a leerlo a sabiendas de que me podría perder muchas cosas y eso me podría llevar a no enterarme muy bien de la historia. Y os digo, no sé qué me he perdido en la primera parte (que seguro que son un montón de detalles y, sobre todo, referentes a la vida de Heloísa), pero he podido leer esta novela perfectamente. Si no me dicen que tiene una primera parte, ni me hubiera enterado, porque se puede leer autónomamente sin ningún problema. Aunque claro, mejor hacer las cosas bien y empezar por donde hay que empezar, por el principio. Así que si queréis saber más sobre Heloísa, ya sabéis, primero Terror al vacío y luego que venga lo que tenga que venir.

Veo que mi momento del día ha dado para mucho y, aunque no tengo un libro entre las manos, tengo el portátil y mil cosas que decir, que tampoco está nada mal. Aunque a diferencia de Música desordenada, esta reseña sí que sé cómo va a terminar, y lo va a hacer de una forma muy sencilla: con la recomendación de que no perdáis el tiempo y os dejéis seducir por el misterio de Heloísa.

 

3 comentarios en “Música desordenada -El universo escondido II-, de I. H. Marcos

  1. Qué buena pinta…en mi próxima compra cae en el carrito, fijo.

    1. ¡Hola, Marta! Muchas gracias por tu comentario, espero que disfrutes del libro tanto como yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *