Publicado el

Nat y el secreto de Eleonora

nat-y-el-secreto-de-eleonora

Nat y el secreto de Eleonora, de Anik Le Ray y Rébecca Dautremer

nat-y-el-secreto-de-eleonora
Libros como Enamorados, Princesas olvidadas y desconocidas o Cyrano han hecho que Rébecca Dautremer, su ilustradora, cuente ya con un número nada desdeñable de fans. Y no es de extrañar: sus dibujos son tan espléndidos que embaucan. En ellos, Rébecca juega con maestría con los tonos oscuros y una amplia gama de rojos, naranjas y granates; del mismo modo que con la luz y las sombras. Es también una experta a la hora de representar amplios escenarios, con la complejidad de la perspectiva que eso implica,  utilizando además en muchos casos puntos de vista poco recurrentes. ¿El resultado? Láminas preciosas, atrayentes y tiernas en su mayoría. Así son las páginas de su nueva obra, Nat y el secreto de Eleonora: una verdadera delicia.

nat-5Pero no sólo las imágenes son buenas en el libro: el texto de Anik Le Ray (que ocupa mucho menos espacio) y el relato que trae consigo saben estar a la altura. La que se cuenta aquí es en realidad una historia muy bonita, que logra mostrar de una manera original lo mejor de los libros, la lectura y la amistad, dando alas a su vez a la imaginación de los lectores, ya no tan pequeños.

El relato empieza con la llegada de Natanael y su familia a Kérity, en Bretaña, la casa de su abuela Eleonora. Como cada año, allí esperan pasar las vacaciones de verano con ella. Pero esta vez encuentran el lugar vacío, sus puertas y ventanas cerradas. Eleonora ha muerto y la casa parece abandonada. Aún así, antes de irse, ella dejó escritas en una carta sus últimas voluntades. Leyéndola descubren qué es lo que les ha dejado en herencia: Kérity a la familia, la muñeca rusa del salón a Angélica (la hermana de Nat) y, aquí lo más importante, la llave de la “puerta prohibida” a Natanael.

nat-3
El niño no tarda en averiguar qué es lo que hay tras la puerta: una enorme biblioteca con los cuentos que su abuela le leía por las tardes y que tanto le gustaban. Sin embargo, la mayor sorpresa se la lleva cuando de los libros salen como por arte de magia todos los personajes que los habitan: Pinocho, el Gato con Botas, Caperucita Roja, Cenicienta, el Rey Arturo, el Capitán Garfio, Alicia… No importa que no midan más de un palmo, ¡Nat se siente tan feliz!

Pero hay un problema: para que todas las historias y sus protagonistas sigan existiendo y no se borren para siempre, Nat debe leer antes de las 12 del mediodía una frase para demostrar que sabe leer y puede ser el próximo dueño de los libros. Ah, pero el niño aún no está seguro de sí mismo y, al intentar leer, titubea. Eso, y después de saber que los padres de Nat quieren vender los libros para arreglar la casa, hacen que la Bruja Malvada no pueda contener su ira y convierta el cuerpo de Natanael tan pequeño como el de ellos.

nat-2A partir de este momento, el chico –nunca mejor dicho- tendrá que luchar por evitar que los libros, ahora trasladados a un almacén de la ciudad, sean vendidos. Y al mismo tiempo, ayudado por Alicia y el Conejo blanco, sortear toda clase de barreras para llegar a tiempo a la biblioteca de Kérity y leer la frase que hará que sus amigos no se desvanezcan.

De película, ¿verdad? Pues no os equivocáis, porque aunque el libro por sí solo ya es alucinante, lo cierto es que se trata de la adaptación en papel de la cinta animada Kérity, la maison des contes (¡gran apuesta por parte de Edelvives!), ilustrada también por Rébecca Dautremer y estrenada en Francia en las navidades de 2009. Os dejo con el trailer; a mí sólo de verlo se me hace la boca agua, ojalá la película llegue pronto a España.

{dailymotion}xb2ic2_kerity-la-maison-des-contes-bande-a_shortfilms{/dailymotion}
.
“Dentro de las cajas de cartón, los personajes empezaban a perder el color.
—Ha llegado el momento de despedirnos —dijo el Gato con Botas.
—El rosa palo te favorece —dijo el Lobo Feroz a Caperucita Roja.
—Gracias, Lobo. ¡Qué buena pareja hemos hecho!, ¿a que sí?
—¿Sí? ¿He sido un buen Lobo Feroz?
—Sí, has estado genial, todos los niños te tenían mucho miedo…”
.
Judit Rodríguez ( judit@librosyliteratura.es )

6 comentarios en “Nat y el secreto de Eleonora

  1. Hay muchas ocasiones en las que trabajar en una librería ofrece ventajas. Ésta es una de ellas. No conocía el libro que hoy recomendáis. Bueno, a ver, lo conocía porque lo vendo, pero jamás se me había pasado por la cabeza ni siquiera ojearlo. No es algo que me suceda a menudo, en realidad soy bastante curioso y, cuando no tengo nada que hacer, trasteo por las estanterías en busca de alguna joya inesperada. Pero como os he comentado, “Nat” no fue de los afortunados, así que, hasta hace un rato, había pasado completamente inadvertido para mí.Ahora lo estoy ojeando. ¿Que si me gustará? Estoy seguro que sí. No sé si seré capaz de disfrutarlo tanto como parece que lo has disfrutado tú, Judit, pero, desde luego, me has dado todas las claves a las que agarrarme para exprimir el cuentecito al máximo. Gracias. Excelente crítica, como excelentes son la inmensa mayoría de críticas que publicáis en este blog. ¡Enhorabuena!

  2. Entre las estanterías de la sección infantil hay de todo, claro, pero si uno se permite el lujo de curiosear sin prisas, los resultados pueden ser alentadores: hay libros preciosos que casi le obligan a uno a llevárselos a casa, aún si no hay niños de por medio. Yo encontré éste entre las novedades, porque hace prácticamente nada que se publicó, pero lo cierto es que llevaba un buen rato buscando y ya tenía unos cuantos en los brazos (próximas reseñas, sin duda). Espero que “Nat y el secreto de Eleonora” te guste tanto como a mí, Norkin. Ya nos dirás tus impresiones.

    ¡Muchas gracias por tus palabras!

  3. Judit, me encanta la capacidad que tienes para describirnos estas historias y cuentos con ilustraciones.

  4. Si logro transmitir su magia y daros ganas de, por lo menos, hojearlo(s), me doy por satisfecha 😉

    ¡Gracias, Susana!

  5. Judit:
    ¡muchas gracias por descubrirme este libro! ya lo he apuntado en mi libreta para disfrutarlo con mis hijos.
    Un beso,
    Ale.

  6. Muchas gracias a ti, Ale. Estoy segura de que os gustará. !Ya nos contarás tus impresiones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *