Publicado el

Pasajera, de Alexandra Bracken

Pasajera

PasajeraDesde siempre me han atraído las historias relacionadas con los viajes en el tiempo, no solo por las aventuras que implican, sino también por la curiosidad de conocer otras culturas y cómo vivían en siglos pasados. Por eso disfruté tanto con la trilogía Rubí, de Kerstin Gier, y sigo disfrutando con la serie de televisión española El Ministerio del Tiempo. Por tanto, cuando leí la sinopsis de este libro, supe en seguida que lo iba a disfrutar.

Además, a medida que lo he ido leyendo, he descubierto que no solo trata de viajes en el tiempo, sino que también mezcla temas de rivalidades e intrigas familiares al más puro estilo de El Padrino y temas de luchas raciales y xenofobia, lo que convirtió esta lectura en algo aún más interesante.

Pasajera cuenta la historia de las rivalidades de una serie de familias cuyo poder reside en los viajes en el tiempo y, en especial, de dos jóvenes cuyos destinos se unen para siempre cuando descubren que su vida depende de la búsqueda de un objeto muy especial de poder ilimitado.

Aunque al principio me costó sumergirme de lleno en la historia, ya que el ritmo en este libro es bastante lento, cuando he avanzado con su lectura me he encontrado con una originalidad y una pluma brillante. Alexandra Bracken ha construido en Pasajera una narración brillante, a través de la recreación de un mundo mágico y lleno de posibilidades y un desarrollo ejemplar de sus personajes. Nicholas y Etta, a pesar de ser jóvenes, demuestran a lo largo del libro una gran madurez y valentía al enfrentarse a cada uno de los obstáculos que se les ponen por delante. Además, son capaces de sobrevivir a una lucha mortal entre sus familias y deben elegir en qué bando deciden situarse.

También hemos visto cómo la autora nos describe el racismo en la época de las colonias, los insultos hacia uno de los personajes no pasan desapercibidos y nos trasladan a un periodo de nuestra Historia en el cual a ninguno de nosotros nos hubiera gustado vivir. A pesar de ello, también nos muestra la valentía de estos personajes, al querer defenderse y luchar ante las injusticias. Alexandra Bracken muestra, a través de estos actos, un discurso antirracista que bien debería estar en muchos más libros de temática juvenil, a pesar de que el principal tema de estos sea  la fantasía. Esto me ha encantado y pienso que le ha añadido profundidad a esta lectura.

El final de este primer tomo también me ha impresionado mucho, pues me ha dejado con demasiada intriga y ganas de leer su continuación, ya que quedan muchas incógnitas por resolver, incluidas el destino de nuestros protagonistas y otros personajes clave en esta historia. Además, promete incluso más aventuras y acción que en este primer libro, en el que muchos capítulos han sido explicaciones de la vida y las rivalidades de estas familias viajeras en el tiempo y del mecanismo de estos viajes.

Este primer libro de trilogía no solo ha sido una gran introducción al mundo que Alexandra Bracken quería plasmar en sus páginas, sino que también ha sido una gran puerta hacia un mundo desconocido, en el que hemos viajado junto a sus personajes a épocas diferentes a la nuestra y a lugares inhóspitos y lejanos. Pero esto no solo tiene aspectos positivos, ya que hemos visto también en estos viajes el gran racismo y los insultos a uno de los personajes principales y las injusticias que este debe tratar de hacer frente. Pasajera me ha atrapado hasta el final y me ha hecho viajar en el tiempo a través de mágicos pasadizos junto a Nicholas y a Etta, personajes que me ha gustado mucho conocer y que espero seguir conociendo en el próximo libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *