Publicado el

Tríptico, de Dionisio Rodríguez

Tríptico

TrípticoQuizás el nombre de este poeta español no os suene demasiado. Dionisio Rodríguez no es famoso ni ha vendido miles de libros, pero es un lector y un escritor empedernido. Poco tienen que decirme los libros superventas que colman las estanterías  de las librerías si no soy capaz de conectar con el autor. Imagino que a vosotros os pasará lo mismo. Dionisio Rodríguez es un autor cercano, un autor que te ofrece esa conexión de la que os hablo.

Este escritor madrileño, publicó en 2014 la novela La cornada y en 2015 salió a la luz Encuadernando pasiones, un conjunto de diecinueve historias. Su vocación poética se ha visto plasmada en la publicación coral Un rincón de versos (2015) y en el libro del que hoy quiero hablaros: Tríptico.

Asegura el autor que no duda en nombrar como referentes poéticos a autores como Gustavo Adolfo Bécquer, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez o su favorito, Pablo Neruda. Podría haber adivinado todas estas influencias sin que las hubiese nombrado, pues hay algo de todos ellos en la poesía de este autor. En ocasiones, mientras leía el poemario, algunos de sus versos me han recordado mucho, salvando distancias, a los de Bécquer. Supongo que hay algo de clasista en la poesía de Dionisio Rodríguez. Su lírica es la mayoría de las veces rimada, algo que hoy en día es difícil de encontrar. Sus temas, casi siempre amorosos y evocadores del tiempo, y el ritmo de sus poemas me han recordado en ocasiones a aquellas composiciones de los juglares. Como os decía, un tipo de poesía que hoy en día no es muy común y eso hace, precisamente, que destaque y llame nuestra atención.

Tríptico, como su nombre indica, es un libro divido en tres partes que está compuesto por las primeros poemas que compuso el autor. Me han parecido curiosas las tres partes en que se divide el poemario. Así, la primera parte está compuesta por poemas que aparecen en una novela del mismo autor que aún no ha sido publicada. En la segunda parte encontramos sus primeras obras poéticas, llenas de un gran lirismo sensual. La tercera parte es un precioso homenaje a la ciudad de Madrid, lugar donde el autor ha nacido y crecido.

Como os decía, el elemento común de estos poemas es la temática amorosa. A veces un amor satisfecho y pleno, otras un amor nostálgico y desgarrador que quiere evocar tiempos pasados.

Destaco, de la primera parte de este Tríptico, titulada Madurez adolescente, algunos versos que tanto me han recordado al romántico Bécquer:

Cortejar, hablar, escuchar, narrar, ¡Latir!

Recordar, pensar, llenar, emocionar, ¡Sentir!

Penetrar, mirar, besar, entregar, ¡Pedir!

Abrazar, rozar, llorar, enamorar, ¡Vivir!

¿Verdad que son muy becquerianos?

Los siguientes versos reflejan el estilo de su poesía:

La poesía suele ser pasional,

Se refiere al bien, y no al mal,

La mía no, quiere ser terrenal,

Cantar al roce experimental

Y a ese goce que es natural.

La segunda parte del poemario tiene por título Cuando el tiempo no importaba. Un título perfecto para encadenar nostalgias y podríamos decir “aquellos maravillosos años” donde se mezclan las primeras emociones con los futuros recuerdos.

Si supieras…

Hoy he salido a la calle, y llovía,

sin paraguas, sin abrigo, sin cura,

sin tu brazo rodeando mi cintura,

aquel gesto tuyo que me conmovía.

Hoy he vuelto a echarte de menos.

¡Si tú lo supieras!

También me ha gustado el poema en el que nombra a todos esos maestros que le sirven de inspiración poética. Algunos de esos versos:

Como Neruda, a un cartero,

Como Alfonsina, a mi alma desnuda,

Como Cortázar, al breve amor,

Como Gabriela, a mi desolación,

Como Martí, a una musa traviesa,

Como cualquier cantor a su alma (…)

La tercera parte, Romance en Madrid, esa que sirve de homenaje a la ciudad donde nació y vive el autor, contiene algunos poemas que me han gustado bastante. Especialmente:

(…) Sí, hay dos Madrid en Madrid,

uno, fascinante,

otro, agotador,

uno, enmudecido,

el otro, hablador,

como hay verano e invierno,

uno, donjuanesco,

otro, noviciado,

uno, comendador,

o de puro, pecado (…)

Tríptico es un temario atípico. Me explico: no es esa clase de poemarios que abundan ahora en las librerías. Es más bien un poemario convencional, de los de toda la vida. Un poemario que no tiene más pretensiones que dejar al poeta vía libre para expresarse, sin caer en demasiadas trampas ni artificios. Dionisio Rodríguez es un poeta sencillo, elemental, pero nada simple.

Otros libros recomendados

2 comentarios en “Tríptico, de Dionisio Rodríguez

  1. Gracias, Victoria, por su crítica elogiosa. Estas cosas ayudan a seguir intentándolo.

    1. No hay de qué, un placer 😉
      Y sí, siempre hay que seguir intentándolo.
      Un abrazo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *