Publicado el

Un viaje pendiente… al reino de Mustang, de Daniel Torán

Un viaje pendiente... al reino de Mustang

Un viaje pendiente... al reino de MustangÚltimamente llevo un ritmo de lectura frenético. Entiendo que me pasa como a todos y que va por temporadas. Hay meses en los que puedo leerme diez libros sin casi darme ni cuenta y hay otros meses en los que si leo un par siento como si hubiera batido algún récord. Ahora estoy en esa fase maravillosa en la que puedo pasarme tres horas al día leyendo y cierro un libro para abrir inmediatamente otro.

Esto tiene sus cosas buenas, como que puedo ir haciendo tachones en mi lista de pendientes a un ritmo que me sube mucho la moral. Pero también tiene cosas malas y es que hay veces que, leyendo a esta velocidad, no consigo conectar demasiado con el libro o no le guardo el debido respeto cuando lo termino. Son manías mías, pero tiendo a digerir un poco la historia y guardarle un “pequeño luto” cuando termino un libro y así disfrutarlo un poquito más antes de empezar otro.

Pero a pesar de que llevaba una buena temporada saltándome mi propia norma, con Un viaje pendiente… al reino de Mustang he vuelto a las andadas, por fin. Después de terminarlo no solo he tenido que estar unos días pensando en él hasta que he cogido otro libro, sino que también para hacer la reseña me he tenido que dar un tiempo.

Os pongo en situación para que me entendáis. El protagonista tiene muchos miedos a los que enfrentarse. Su vida no es perfecta y sabe que en gran parte ello depende de él mismo y de su incapacidad por plantarle cara a todo aquello que le supone una barrera en su camino. Lleva tiempo pensando en hacer un viaje, en concreto a Nepal, al norte del Annapurna, donde tendrá tiempo de pensar en todo lo que necesita cambiar en su vida. Pero el acoso que viene sufriendo y la imposibilidad de vivir su propia vida de la manera que a él le gustaría, hacen que tenga que posponer el viaje una y otra vez. Hasta que un día, armado de valor, se decide: se va a ir a Nepal, se va a enfrentar a todo lo que tenga que enfrentarse y volverá siendo una persona completamente nueva.

En ese viaje lleno de aventuras y misticismo narrado por Daniel Torán, nuestro protagonista conocerá a personajes variopintos que le irán enseñando un sinfín de lecciones que después tendrá que aplicar a su día a día. Solo así, con la sabiduría de los que lo saben casi todo y la propia experiencia de emprender ese camino, será capaz de enfrentarse a los abusos de su vida anterior.

Contándoos esto espero que entendáis por qué he tenido que recapacitar un poco después de leer este libro. El protagonista bien podría ser cualquier persona, bien podría ser yo misma. Al terminarlo he estado pensando en mi propia vida: ¿la estoy viviendo bien?, ¿me he convertido en la persona que quería?, ¿me arrepiento de algunas decisiones que he tomado a lo largo de los años? Un viaje pendiente… al reino de Mustang  me ha hecho pensar en esto y en mucho más. Y, ¿qué queréis que os diga? Terminar un libro y recapacitar sobre todo lo que me ha enseñado es una de las cosas que más me gustan de este mundo.

He disfrutado mucho su lectura y, además, he tenido la oportunidad de encontrar alguna frase que no he podido evitar subrayar y pasar directamente a mi “cuaderno de frases”. Este cuaderno se va llenando poco a poco con las citas con las que me voy topando y que después de un tiempo me obligo a releer. Esto me permite recordarme quién era yo cuando leí ese libro y en qué medida he cambiado durante todo este tiempo.

En concreto, quiero compartir esta frase con vosotros: “Por mucha empatía que pueda tener la gente de tu alrededor, hasta que no eres la víctima, hasta que no sufres la cacería en tus propias carnes, no puedes comprender lo que es en toda su extensión, profundidad e impacto. Incluso puedes oír: <<lo que están haciendo contigo es excesivo>>. Como si se pudiera cometer un acoso sensato y comedido. Como si hubiera guerras sangrientas que fueran menos trágicas que otras”. Imposible no anotarla, ¿verdad?

Daniel Torán nos trae un libro en el que crea una atmósfera única. Acompañar al protagonista por todos esos parajes que parecen sacados de la ciencia ficción (pero no) es una experiencia increíble. Me gusta la forma que tiene de describir los escenarios: permitiéndose el tiempo suficiente para describirlos, pero sin llegar a ser abrumador o aburrido. En su justa medida, como debe ser. Además, el autor tiene una forma de escribir muy peculiar que se caracteriza básicamente por el uso de figuras literarias como el pleonasmo llevado a su propio campo: subir para abajo, entrar hacia fuera. Esto a mí me ha hecho mucha gracia y lo he admirado bastante durante el tiempo de lectura, ya que me ha parecido de gran valor el atreverse a usar ese registro en toda la narración.

Y es que a veces es imprescindible saber subir hacia abajo o entrar hacia fuera. Será una de las cosas que aprenderá nuestro protagonista y nosotros con él. Así que ¡normal que tuviera que darme un tiempo de descanso después de terminarlo! Pero ahora, que ya he hecho un repaso de toda mi vida y he estudiado todos aquellos puntos de inflexión que la han marcado irremediablemente, es el momento de cerrar (al menos durante una buena temporada) las tapas de este libro para dar paso —ahora sí— al siguiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *