Publicado el

Arte

Arte

Arte, de Yasmina Reza

Arte
Es posible que ya conozcan a Yasmina Reza, autora de esta y tantas otras obras teatrales, y figura muy importante dentro del mundo de la dramaturgia, no sólo por su literatura sino también por sus actuaciones. De hecho es posible incluso que, dado que hace poco se estrenó, hayan visto también la última adaptación de su libro Un dios salvaje, llevada al cine por Roman Polanski. Si no es así véanla si pueden, es cuando menos curiosa y diferente. En cualquier caso, sepan o no quién es Yasmina Reza, les recomiendo sin dudar la lectura de Arte.

Arte es en apariencia una obra muy simple. Apenas aparecen tres personajes amigos de la infancia y un cuadro que, para más sorpresa, es totalmente blanco. También sus diálogos, libres de florituras, son claros, concisos y prácticamente imprescindibles para el mensaje que Reza quiere transmitir. Un mensaje que, sin embargo, dista mucho de ser sencillo. Más al contrario, nos habla de la complejidad y particularidad de la condición humana, de hasta qué punto es contradictoria y absurda. Y lo hace explicándonos, en clave de humor, cómo reaccionan los dos amigos de Sergio cuando éste les dice que ha comprado la supuesta obra de arte blanca por un precio exorbitante.

Pónganse en situación: alguien muy cercano se ha gastado una fortuna en, digamos, nada, y sin embargo él está muy contento y orgulloso, cree para sí haber adquirido una joya, una maravilla del arte. ¿Cómo reaccionarían ustedes? ¿Lo aprobarían? ¿O por el contrario pondrían el grito en el cielo? En la obra vemos reflejadas dos reacciones bien diferenciadas en los amigos de Sergio. Por un lado está Marcos, que no da crédito al despropósito de su amigo; no puede creer que alguien tan consciente, tan cabal, tan sereno como Sergio haya podido cometer semejante locura sin sentir la más mínima vacilación. Se enfada, y mucho, y más viendo que Sergio no cede ni un ápice en su opinión. La situación es tal que pronto pone en peligro la amistad que mantienen desde hace ya muchos años.

Pero ahí está el tercero en discordia, Iván, para el que nada es del todo negro o del todo blanco (nótese aquí la ironía). Él es alguien aparentemente con poco criterio, que se conforma con lo que tiene y parece aceptar de manera indiferente aquello que a los demás les parece bien. Así pues, entre los dos polos opuestos que son sus amigos ahora, él juega el rol de intermediario. En presencia de ambos quita hierro a las opiniones de uno y otro para darles después la razón a escondidas, contentándolos y paliando así su enfado. Pero Iván no busca sino la reconciliación de sus amigos y retomar la buena relación que han tenido siempre, pues  de todos modos la discusión no tiene sentido: ¿qué más da que Sergio haya comprado un cuadro que a ellos no les gusta? ¿Acaso no puede permitírselo y, mejor aún, no es él feliz así?

A medida que los amigos se enfrascan más en la discusión, el tema del arte contemporáneo -que no deja de ser la excusa, la gota que colma el vaso- trasciende a derroteros más graves, a acusaciones personales calladas por el tiempo y que ahora salen a la luz sin sentido alguno. Vemos así cómo los tres amigos han guardado mucho de sus opiniones, de sus intolerancias hacia los otros dos, reproches que no debieran ser más que comentarios inocentes hechos en su buen momento. El actor Luis Merlo, que interpretó el rol de Iván en una de las representaciones que se ha hecho de la obra, acertó muy bien al decir que “lo último que hay que acumular en el amor y la amistad son los silencios, y en esta función se habla de eso”.

Como decía anteriormente, Arte denota un interés de la escritora por la condición humana. Nos hace reflexionar sobre las actitudes que tenemos frente a la vida y frente a las opiniones de los demás. Como ya dijo la autora en una entrevista, lo que busca en esta y en todas sus obras en general es ir a la preocupación esencial, saber “qué es el hombre, cuál es el sentido de su vida, cuál es la identidad humana y cuál es su relación con el tiempo”.

En definitiva, de lo que esta pieza de teatro nos habla es de esa manía nuestra de hacerlo  todo según está marcado, según la tendencia, según “lo que debe ser” y no lo que queramos que sea. Tenemos miedo de romper las pautas y actuamos siempre en función de lo que nos marcan. Sin darnos cuenta, definimos nuestra conducta para ser aquellos que quieren que seamos, sin nunca pararnos a pensar en quién queremos ser nosotros realmente. En la obra es Sergio el primero en romper ese pacto callado que tenían entre los tres. Comprando un cuadro blanco como bien podría haber sido con cualquier otra cosa, deja de ser el que los demás pensaban y eso provoca una reacción inesperada en los que fueran sus amigos de infancia.

Todo esto empuja a preguntarnos si nosotros también somos algo hipócritas, si también actuamos, probablemente de manera inconsciente, de la manera que nuestros amigos esperan. ¿Tememos dar una imagen diferente a aquella positiva que ya se han formado los demás? Seguramente sí, así que ahora sólo cabe preguntarnos si seríamos capaces de variarla para seguir nuestros propios criterios.

De todos modos la conclusión, o moralina si prefieren, es clara: cualquier tipo de relación afectiva debe estar basada en la aceptación, puesto que de lo contrario no merece la pena. Da igual que sea una relación de amistad, de pareja o familiar. Si queremos ser nosotros mismos y actuar sin ataduras, debemos dejar que los demás hagan lo mismo. Sólo así encontraremos el tipo de relación, verdadera e inquebrantable, por la que Sergio, Marcos e Iván están luchando hasta el final sin darse cuenta.

Arte es una pequeña gran obra que disfrutarán desde la primera hasta la última palabra, así que no olviden anotarla en alguna parte. Pero ténganla también presente cuando digan de ir al teatro, porque seguro que interpretada debe ser aún mucho mejor. La experiencia como actriz de teatro de Reza hace que su obra sea muy visual, muy clara. Intencionadamente o no, Arte es una obra hecha para ser llevada al escenario. La autora conoce a sus personajes y lo demuestra, pero es claro que a su vez también deja una cierta libertad a los actores. Me gusta pensar que Yasmina Reza ve en ellos la última pieza que acabará de hacer perfecta su obra. Palabras, lenguaje, arte e interpretación: bello conjunto mire por donde se mire, ¿no creen?

Judit Rodríguez ( judit@librosyliteratura.es )
icono-facebook

 

2 comentarios en “Arte

  1. Bueno, entre tantos elogios que le das a Arte, no me queda otra que hacerte caso y anotar el título en mi cuaderno de libros a leer; excelente reseña!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *