Publicado el

Al otro lado de la pantalla

al-otro-lado-de-la-pantalla

Al otro lado de la pantalla, de Alba Quintas Garciandia El acoso puede vestir mil disfraces. Se esconde de palabras, de silencios, de golpes, de amenazas, consiguiendo que la víctima que lo sufre se vuelva una persona aislada, casi invisible para el resto del mundo porque, paradojas de la vida, donde más segura se siente es en su propia cárcel. Sólo los que hayan sentido alguna vez el acoso pueden entenderlo, pueden saber lo que se siente, o al menos, imaginarlo hasta acercarse aunque sea un solo milímetro. Porque aquellos que lo han padecido (como si de una enfermedad interna…

Lee la reseña completa