Publicado el

¿Por qué los astronautas no lloran? de Jorge Alcalde

¿Por qué los astronautas no lloran?

Dijo alguna vez José Saramago que “la vejez empieza cuando se pierde la curiosidad” y no puedo más que coincidir con esa afirmación. Me pone de muy mal humor ver, por ejemplo, a personas que escriben con errores de ortografía pese a tener a su disposición miles de recursos para evitarlo, todos ellos gratuitos. Muchas veces ese enfado se incrementa cuando me responden “es lo mismo que escriba esa palabra con b o con v, mientras se entienda al leer” Es cuando me quedo pensando en la falta de curiosidad reinante en estas sociedades donde lo que importa es la…

Lee la reseña completa