Publicado el

BCN Noire, de VV.AA.

bcn noire

bcn noireLo negro en formato cómic y en píldoras. ¡Irresistible combinación! Tenía que caer y más después de haber ojeado los diferentes estilos y los cantos de sirena de la cuidada edición de Norma. Lo de que todas las historias estuvieran ambientadas en Barcelona era lo de menos. Toda ciudad tiene sus historias negras. Absolutamente todas. Barcelona tiene, además, el atractivo de su particular encanto urbano modernista y de sus gentes y, además, el haber sido declarada en 2016 por la UNESCO Ciudad Literaria, por su presencia continuada en el mundo literario, (aunque eso es lo de menos). Así que venga, va, compro la idea. De cabeza.

El germen de todo esto ha sido Raule (Jazz Maynard), guionista y experto en esto de la negrura. Su idea era escribir historias del género, ambientadas en la Ciudad Condal, escritas por autores que debían llevar muchos años viviendo en ella (aunque no hubieran nacido ahí), y que no fueran historias futuristas o históricas – la última se ha colado porque se le olvidó avisarlo–, ser profesionales del cómic y tener experiencia.

El resultado es una mezcla total de estilos que no hacen sino corroborar la gran salud del género. Veintitrés pildoritas que son veintitrés perlas que pueden leerse sin orden y que da igual por donde se abra el cómic, porque hacerlo, atraparte en su lectura y obligarte a seguir con la próxima y luego con la siguiente y la siguiente es todo uno.

Historias de echadores de cartas, videntes, carteristas que dan el palo y vuelven a su casa a cenar como si hubieran vuelto de su jornada laboral, taxistas, redes de prostitución, drogas, venganzas por chorradas, venganzas dormidas que despiertan tras un reencuentro inesperado, enchufismos en las mafias, sexo, skins, homófobos, detectives borrachos, envidias profesionales, más putas, malos tratos, más venganzas, Ferdie Mer-curie y su ayudante, paquistaníes que dejan su país para ganarse la vida vendiendo cerveza en las calles, noches de lobos, traiciones en la banda, trapicheos con un sofá, corrupción policial, fracasos y penitencias… Todo esto, y mucho más, puebla las páginas de BCN Noire.

Como dice Cristina Fallarás acertadamente en su prólogo, “Este volumen excelente es un compendio de drogas, sangre y putas. Las cosas por su nombre.” Y hablando de nombres BCN Noire en origen iba a llamarse Puta Barcelona, desechado por poco comercial, y después Barcelona viste de negro, título que tuvo que cambiarse (al igual que la gran ilustración de Pasqual Ferry que iba a ser la portada) tras el atentado del año pasado para evitar confusiones.

La verdad es que, para mí, como fan de la novela negra y de los cómics, me ha sorprendido gratamente el conjunto. Tal vez hay un par de historias que no me gustan del todo, pero el conjunto es soberbio, tanto por la enorme calidad del dibujo como de los argumentos. Historias sórdidas, realistas, con finales sin perdices en su mayoría, cruentas algunas, pero que te las crees, porque la realidad cada vez más supera la ficción y la vida es muy puta y hay gente como la que aparece en estas viñetas, que lo pasan jodidamente mal. Y eso no nos gusta. Parafraseando una vez más a Cristina Fallarás, “me gusta que no me guste”. Eso significa que el cómic ha reflejado fielmente cosas de nuestra sociedad que están ahí, pero no deberían. Y quién sabe sí, llegado el caso, no actuaríamos también como muchos de los personajes de estas historias si la situación nos empujara a ello. Si la vida, perra y puta otra vez, nos quisiera poner a prueba, –y, realmente lo hace muchísimas veces a diario y en pequeños actos que son, a su manera, semillas de novela negra que logramos controlar para que nuestra vida siga siendo una novela costumbrista y no pase de ahí a los periódicos–, ¿sabemos de verdad cómo somos? ¿Qué estaríamos dispuestos a hacer? Todos somos personajes en potencia de una novela de este género. Absolutamente. Y eso es algo que se reafirma tras la lectura de esta colección de historias.

Andreu Martín, Enrique Sánchez AbulíJorge Zentner y Joan Mundet, Natacha Bustos, Hernán Migoya, Diego Olmos, Oriol Hernández, Jordi Lafebre, Roger Ibáñez, Homs, Enrique Corominas, Cristina Bueno, Pedro Espinosa, Sagar, Danide, Marcos Prior, Francisco Sánchez, Josep Busquet, Josep Maria Polls, Danide, Manolo Carot, Ernest Sala y así hasta un total de 48 autores, algunos viejos conocidos, otros, descubrimientos a los que seguir la pista.

Comenta Raule que, si las ventas acompañan, podría hablarse de un segundo tomo. Esperemos que acompañen porque merecen mucho la pena estas historias de la Barcelona negra y criminal. De la Barcelona sucia, pero en realidad de todas las ciudades y de todos nosotros.

Un comentario en “BCN Noire, de VV.AA.

  1. […] RSS feed para los comentarios de esta entrada. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *