Publicado el

Cuando los dioses escriben el Libro del Destino

Cuando los dioses escriben el Libro del Destino

Cuando los dioses escriben el libro del destino, de Alice Albina

Cuando los dioses escriben el Libro del Destino

Muchas son las ocasiones en que he viajado a la India y siempre de la mano de estupendos autores. Sí, a este país, de momento, solo he viajado literariamente pero no descarto ir de forma física, y créanme que no era fácil colocar el adjetivo, porque les puedo decir que en alguna ocasión cuando he viajado literariamente ha sido más productivo, emocionante e instructivo que cuando lo he visitado en persona.

Yo creí que el viaje lo haría de la mano de Alice Albinia, una joven escritora inglesa, que, tras estudiar periodismo en la Universidad de Londres, se trasladó a la India durante un par de años para profundizar en su historia y cultura, se especializó en los artículos y la literatura de viajes, y ambas cosas le habrán venido de perlas para la preparación de este libro. Pero como a esta autora no tenía el gusto de conocerla, y éste parecía un largo viaje, me terminó de convencer aceptar su compañía descubrir que, Alevosía, es, al parecer,  un sello de mi querida editorial Siruela.

Pero aun había más…

Ya la han visto ¿Creen que alguien puede pasar ante esa portada del libro sin que le llame la atención? Ya me conocen, yo no pude, pero además lo primero que hice fue desmontar la sobrecubierta para descubrir esta otra maravilla.

cuando_los_dioses_escriben_el_libro_del_destino
Al iniciar la lectura, lo primero que me encuentro es que no es Alice quien me acompañará en este viaje, sino el mismísimo Ganesh, ya saben,  el dios con cabeza de elefante al que se reconoce también con el nombre de Ganesa, Ganapati (Ga?apati), Vinaiaka (Vin?yaka) o Vignesha (Vighne?a), entre otros muchos nombres, que por cierto jamás imaginé que poseyera tal sentido … iba a decir del humor, pero no, debo decir que es más un maestro de la ironía, finísima y brillante.Y empezamos bien porque ya me hace interesar por esta divinidad tan curiosa, pero hay algo más, Alice Albinia quiere que me interese por la Mahabharata, que resulta ser un texto épico-mitológico del Siglo III a. C. está escrito en sánscrito y se considera la clave del hinduismo, y no, no me lo he leído ya que es segundo trabajo literario más extenso del mundo, solo superado por los Cuentos Tibetanos de Gesar, que tampoco he leído. La versión completa parece ser que es cuatro veces más extensa que la Biblia y ocho veces más larga que la Iliada y la Odisea. Les aseguro que me ha resultado muy interesante haber ido a la red a informarme y de paso formarme un poquito más, que falta me hacía.

Pero amigos míos, que si a ustedes nada les interesan estos temas y lo que buscan es una buena historia, profunda, actual, entretenida y sabiamente narrada, este es también su libro, y de mano de este simpático dios conocerán a Lila, una interesante mujer con un misterioso pasado que regresa desde Nueva York a Delhi, tras veinte años de ausencia, para asistir a la boda de una sobrina de su marido. La conoceremos a ella, pero siendo una saga familiar conoceremos a muchos más personajes, y ninguno decepciona, todos, como en la vida real, tienen su función en la obra, todos bien dibujados, todos con pasado, con presente y sueños de futuro. Y yo he estado allí, con ellos …

Ya ven, la historia me ha llenado, me ha dejado completamente satisfecha, poco más le puedo pedir al libro que me acompañe durante mis vacaciones estivales.

Susana Hernández

7 comentarios en “Cuando los dioses escriben el Libro del Destino

  1. corro a comprarlo en este mismo instante porque lo ví, quise comprarlo pero como últimamente compré algunos libros porque me gustó la portada o el título y no me han llenado, este me dije que no lo compraría hasta que alguien me dijera unas palabras sobre él. 😉 ahhh ¡la felicidad de saber que te espera un buen libro!gracias Susana 😉

  2. ¡No me digas que “Alevosía” es en realidad “Siruela”! A mí también me convence mucho. Conforme con tu valoración de las portadas. Y como ya viene siendo una costumbre, jajaja, muy tentador lo que cuentas qe contiene. A mí que me gustan todos estos textos clásicos de los que proceden las religiones, pero que no sé si algún día llegaré, y que nos avisas de su amplísima extensión, pues eso, esta opción puede ser una entretenida aproximación, por lo que parece, jeje.
    Muy simpática la divinidad elegida por tu preparada escritora 😀
    Un buen abrazo 😀

  3. Gracias, Susana, soy Dora Sales, la traductora de la novela de Alice Albinia. Me alegra que te haya gustado tanto, gracias por tus palabras y felices lecturas. Abrazo

  4. Querida Ale! Yo he disfrutado con el libro y espero que pronto me cuentes que tu también lo has hecho. Tienes razón, yo soy una destalentada y me quedé prendada de esta portada, pero como ves, en esta ocasión no me ha defraudado en abasoluto. Un libro que seguro, además que releeré este invierno al calor de la chimenea…

    Besicos !

  5. Hola Icíar, veo que todas hemos coincidido en que esas portadas entran por los ojos pero llegan a lo más profundo del cerebrito y se queda allí almacenado jejejje

    Como le decía a Ale, será un libro al que le dedicaré una relectura, cosa que ya pocas veces puedo hacer, pero me apetece mucho, seguro que en Navidades

    Este dios tiene un gran sentido del humor y eso me ha encantado jejejej

    Besicos !

  6. Muchísimas gracias por pasarte por aquí, Dora!

    Hace poquito les decía a mis compañeros de Librosyliteratura.es que nada había comentado de la traducción del libro en la reseña, y suelo hacerlo, porque si hay algo importante para mí (teniendo en cuenta que no hablo inglés), es una buena traducción, pero resulta que cuando es muy, muy buena, lees tan agusto el libro que al final olvidas el trabajo del traductor (dicen que es como cuando te olvidas en un partido que hay un árbitro) y eso es bueno, pero quiero aprovechar para decir que si he podido disfrutar de esta lectura ha sido gracias a tu brillante trabajo.

    Un fuerte abrazo también para tí.

  7. Gracias, Susana, un placer. Besote, Dora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *